Domingo, 16 de Junio 2024

Comercio con valor

Encontrar solución a una problemática de los agricultores de Michoacán y abrir sus propios horizontes fue el motor para que Luis Gustavo Fuentes creara Frozen Trading Group

Por: Gabriela Aguilar

Luis Gustavo Fuentes García, el empresario estudió Administración de Negocios Internacionales. EL INFORMADOR/ A. Navarro

Luis Gustavo Fuentes García, el empresario estudió Administración de Negocios Internacionales. EL INFORMADOR/ A. Navarro

Oportunidad y comercio justo, eso podría definir el impulso de Luis Gustavo Fuentes García para iniciar con la empresa Frozen Trading Group, una procesadora y comercializadora de frutas congeladas. El joven empresario decidió un día que sus conocimientos en Administración de Negocios Internacionales iban a tomar forma en la práctica, con el rostro de exportación de frutos rojos desde Michoacán hacia Estados Unidos y Canadá, entre otros países.

Luis exploró su vena como empresario con un gimnasio de crossfit y justo en una conversación con uno de los alumnos se dio cuenta la difícil situación por la que atraviesan los agricultores de berries en Michoacán, ya que los compradores acaparan el producto a precios muy bajos. “Cuando me gradué en la Universidad Panamericana me regresé a Zamora, Michoacán; aquí el 90% de la economía se rige por la agroindustria. Platicando con los agricultores me di cuenta que muchas veces se le castigaba el precio a su fruta. Investigué un poquito al respecto, al querer darle un valor agregado y aplicar los conocimientos adquiridos en la universidad fue que decidimos empezar a exportar fruta congelada”. 

Como muchos empresarios inició apoyándose en otras empresas para echar a andar la operación. Lo importante era no detenerse. “En un principio alguien nos maquilaba hasta que logramos tener nuestras propias instalaciones” y ahora Frozen Trading Group cumple nueve años de operaciones en México.

Enfrentar la realidad

Luis comenta que nunca fue un alumno de excelencia, pero aprovechó los recursos que la universidad le brindó para extender sus relaciones públicas y adquirir conocimiento. “Fui un alumno promedio, pero las materias en las que reprobaba ahorita soy experto”, comparte con orgullo. “La escuela me dio la apertura para desenvolverme, me dio bases, me dio relaciones, pero la práctica es otra cosa. Los verdaderos problemas y los casos reales están en la práctica. Es ahí donde hemos adquirido la experiencia y el conocimiento”.

Y así como en el camino fue afinando las reglas del juego, ha tenido que ser muy exigente con los productos que comercializa, sobre todo para que cumplan con los estándares de calidad que se exigen para la exportación. “Siempre puedes negociar con el agricultor sobre su producto, lo difícil es que el agricultor te sea leal y no te entregue frutos cultivados con pesticidas prohibidos, porque ese es un tema delicado en Estados Unidos. Si la FDA te inspecciona en la frontera y sales con problemas, te pueden quitar hasta la licencia para exportar”, por ello confía en cada producto que lleva su etiqueta.

Círculo virtuoso

Luego de una operación exitosa por siete años, Luis decidió diversificarse y abrir una empresa en Estados Unidos para distribuir los productos que exportaba. Se “autocompra” los productos mexicanos y de otros países y a su vez los distribuye al cliente final, pues se dio cuenta que gran parte de las utilidades las dejaba en los intermediarios a quienes él entregaba el producto.

Cuando yo empecé a exportar le vendí a un bróker de Estados Unidos. Una vez recibí por error un correo con los precios de venta que ellos manejan con el cliente final y cuando me doy cuenta en la enorme diferencia supe que se quedaban con la mayor utilidad. Decidí buscar yo mismo el cliente final; invertí mucho en la investigación del mercado, de temporadas, gustos”, comparte, y así logró expandirse hace dos años con su distribuidora americana. Ahora adquiere importaciones de otros países, por ejemplo mangos de Perú y Vietnam, así como Frambuesas de Serbia y Chile. “Con la empresa de Estados Unidos le compra a la de México y también le vendo a las cadenas de supermercados. Hemos exportado a Francia, Alemania y Polonia”, entre otros. 

El camino de Luis sigue trazando rutas y reconoce que aunque no ha sido sencillo, pero vale la pena el esfuerzo. “No es nada fácil ser emprendedor, siempre existen retos, pero lo único que puedo decir es que aprovechen cualquier oportunidad y no la suelten. Atrévanse a vivir la experiencia”, concluye con la energía de quien disfruta los resultados del esfuerzo.

Para saber

México se encuentra entre los primeros 10 países con la mayor producción de frutos rojos del mundo. Jalisco se destaca en la producción de arándanos, pero Michoacán encabeza la producción de fresas, frambuesas y zarzamoras. 

De acuerdo con una publicación de Forbes, durante el primer bimestre del año pasado los frutos rojos se posicionaron como el producto mexicano con mayor venta en el extranjero con más de 777 millones de dólares, por encima de la cerveza y el tequila.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones