AVISO!
A partir de febrero de 2015 este blog de Clave se muda a un nuevo sitio.
Da clic para ir a las nuevas entradas: Clave

Vientos de guerra Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

Según se difundió hace apenas unos días en la introducción a un informe sobre seguridad nacional, el presidente Barack Obama marcaba el eje de la política exterior de su gestión: “La cuestión no es nunca si Estados Unidos debería liderar, sino como lideramos” y sigue adelante: “América lidera desde una posición de fortaleza. Pero esto no significa que podamos o debamos intentar dictar la trayectoria de todos los eventos que se desarrollan en el mundo. Poderosos como somos y seguiremos siendo, nuestros recursos e influencia no son infinitos. Y en un mundo complejo, muchos de los problemas de seguridad que afrontamos no tienen arreglos rápidos y fáciles”. Y para redondear la idea de su doctrina establece: “La creciente fortaleza económica de América es la base de nuestra seguridad nacional y una fuente crucial de nuestra influencia en el extranjero”.

Si al contenido de estas frases sumamos los hechos de estos días en donde el presidente de Francia y la canciller alemana se han reunido de forma urgente con los rusos para hablar de frente sobre la invasión rusa en Ucrania, y la advertencia del vicepresidente Joe Biden, en Munich, de que Estados Unidos permitirá a Ucrania defenderse por sí misma, presagian vientos bélicos. Más claro ha sido el presidente Hollande que ha dicho que si no se logra un acuerdo de paz, sabemos cuál será el escenario: se llama guerra.

En la diplomacia cuenta mucho la posición de fuerza de la que se parte, y en este caso el presidente Putin lo sabe, por eso no se ha movido ni un milímetro en su posición respecto a los derechos de Rusia sobre Ucrania, sabe muy bien que los europeos no quieren una guerra y por eso no estarían de acuerdo en armar a Ucrania como lo propone Estados Unidos.

Las cosas están llegando a un punto de no retorno y muy probable que veamos estos días más presión económica sobre Rusia con medidas dictadas desde Washington y desde Bruselas.

La política exterior norteamericana seguirá los lineamientos expuestos por su presidente en el caso del conflicto de Ucrania, pero también es aplicable a todas las regiones del mundo. Para el caso de México es claro que la capacidad de influencia de la que se habla en estos lineamientos, está enfocada a impulsar el crecimiento económico de la región de América del Norte. El liderazgo aquí no requiere sino una forma de armonización de intereses, en el caso de Europa requiere ahora del uso de la fuerza militar. Pero no podemos dejar de ver que en estos años este estilo de liderazgo global se ha fortalecido, a pesar del terrorismo, o con el pretexto de él. A pesar del crecimiento chino y a pesar de la consolidación de la unidad europea.

Para Obama ha sido un éxito el desarrollo de su doctrina de conducción global porque ha logrado como resultado fortalecer la influencia norteamericana a menos costo.
Es bueno darnos cuenta de los pasos que se dan el Norte.

Luis Ernesto Salomón
FEB 8

Recorte al gasto público Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

El anuncio del Secretario de Hacienda ha sido contundente. Nuestro país ha decidido actuar de forma responsable ante la turbulencia que ha provocado la reducción drástica del precio del petróleo y la perspectiva de bajo crecimiento global y de la economía de los Estados Unidos.

La reducción en el gasto público anunciada es una medida que se anota en los criterios más ortodoxos y pretende enviar un mensaje de responsabilidad hacendaria a los mercados.

El Presidente Peña ha decidido actuar a tiempo y lejos de criterios político electorales con un recorte presupuestal que no tiene precedentes en los últimos lustros.

Pero aun más importante que la reducción en sí es la decisión de no usar el camino fácil del endeudamiento y plantear una nueva forma de presupuestar el gasto. El hecho de que se anuncie que el presupuesto federal del año fiscal 2016 se construirá sobre una base cero, supone romper una inercia de décadas en la gestión del gasto público en México. Supone abrir la posibilidad de reestructurar a la administración federal de fondo.

El terminar con proyectos de alto impacto como los ferroviarios e inducir de una forma u otra una reducción en el gasto de Estados y Municipios supone un alto costo político y social. La decisión apuesta a que el motor para el crecimiento de la economía mexicana será el sector privado. Afortunadamente, ahora ella no depende del ingreso petrolero estructuralmente, sino que quién depende en más de un 25% de sus ingresos es el gobierno federal.

Por ello el camino correcto es reducir el gasto del Gobierno e inducir que se generen mas ingresos de divisas mediante la exportación privada de bienes y servicios, la captación de turismo y otros mecanismos como las remesas de los mexicanos en el exterior, que permitan crecer de forma más sana. El papel del Estado está en conducir el desarrollo de las actividades económicas mediante políticas que generen incentivos, que fomenten las inversiones y garanticen seguridad en todos los sentidos. Las grandes obras de infraestructura han de impulsarse mediante mecanismos que involucren al sector privado a través de concesiones, conversiones y mecanismos innovadores que atraigan capitales provenientes de todo el mundo. Pero además de todo ello la consolidación del nuestro mercado interno es ahora más importante y oportuna que nunca.

Este es el momento para tomar medidas que favorezcan la construcción de una clase media capaz de articularse en los sistemas financieros que favorecen el desarrollo a largo plazo.

El consumo interno es un motor que debe ser considerado como estratégico. Por eso una medida responsable como la asumida por el Presidente merece ser respaldada y a su vez abre la puerta para que se tomen medidas adicionales de fomento a las inversiones en todo el país.

Para Jalisco y Guadalajara significa también el reto de crear con imaginación nuevas formas de trabajo para atraer proyectos de inversión que impacten en el empleo. Con finanzas públicas sanas, México es mucho más fuerte.

Luis Ernesto Salomón
FEB 1

Obama, de la esperanza a la igualdad Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

Cuando Barack Obama planteó en su campaña electoral para llegar a la presidencia de los Estados Unidos la esperanza de un cambio, nunca imaginó que el derrotero del poder lo llevaría a tomar decisiones militares y económicas tan alejadas de sus planteamientos.

Seguramente tampoco se planteó la posibilidad de que sus adversarios republicanos le arrebataran el control del Congreso y que infligieran a su partido la más dolorosa derrota electoral en unas elecciones intermedias.

La capacidad política de Barack le ha llevado a revolverse de los golpes y salir airoso. Ahora en el discurso del estado de la Unión ha planteado a los Estados Unidos un cambio de era producto de un verdadero cambio que pasa por la economía, que ahora crece como ninguna otra economía desarrollada en el mundo, con una fuerza global sostenida con vigor, pero que supone mucho menos costo militar; con un tono democrático que acepta el destino político pero que reclama el derecho de imprimir su sello a la historia.

No es casual que Thomas Piketty, el renombrado economista francés que ha puesto el tema de la desigualdad en el centro del debate económico en estos años, haya aplaudido a Obama luego de su discurso. Lo hizo porque el presidente llevó su narrativa política precisamente a plantear a su país un cambio de modelo que mira más a la equidad que a la salvaje libertad plena que ha provocado que algunos lleguen a afirmar que la cohesión social en Estados Unidos ha tocado fondo.

Ha planteado nuevos impuestos a los más ricos, ha insistido en políticas de salud más igualitarias y ha reforzado su visión transformadora de la economía para provocar un sistema más sustentable y respetuoso del planeta.

Hacia el final de su mandado, Obama apela otra vez a la esperanza de un cambio. Pero ahora lo ha llenado de un contenido específico que tiene a la igualdad como eje. El país más fuerte del mundo ahora resurge de una crisis iniciada en 2008, retoma el liderazgo global y se plantea una reforma con sentido social.

Para los europeos y asiáticos resulta seguramente sorprendente que mientras sus economías están sumergidas en procesos de ralentización, los americanos van encabezando (otra vez) el sentido de una transformación económica y social.

A Obama lo van a extrañar mucho cuando se vaya. Su figura habrá de crecer mucho, entre otras cosas, por su visión política de plantear rumbos aunque sólo alcance a señalarlos. El mundo ha iniciado un debate global en los factores de decisión, a partir del agotamiento del modelo neoliberal. La idea de valor central es la igualdad. El derecho a un mínimo de oportunidades. Sobre la dignidad de la persona respecto al poder político y económico. En ese debate, parece mentira, los americanos encabezados por Obama han tomado una iniciativa que puede significar el mayor legado del presidente que llegó de Chicago diciendo: “Yes, we can”. Entonces la fuerza estaba en la esperanza de cambio, y ahora la ha llenado de contenido: el cambio es hacia la equidad como derecho más eficiente.

Luis Ernesto Salomón
ENE 25

Terrorismo Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

El bienestar se socava con el terror.  Las acciones de los activistas que llaman a la “yihad” sembrando la muerte de inocentes son golpes al modelo del estado de bienestar. Cada disparo llega al corazón de la estructura de las instituciones que consagran la libertad de los individuos. Aunque aparentemente se justifican por  supuestas razones relacionadas con la religión, en realidad están dirigidas a establecer una guerra contra la dignidad de la persona humana. Son estallidos desgarradores que pugnan por un poder absolutista que desprecia profundamente la libertad.

Son tiros contra la diversidad. Golpes a la multiculturalidad. Amagos que retan al imperio económico y militar que  significan los Estados Unidos por una parte y Europa por el otro.

Cada golpe del terrorismo abre la tentación de fortalecer la capacidad del Estado para intervenir cada vez más en el ámbito privado de las personas. El peligro del terrorismo no está solamente centrado en el riesgo de los ataques islamistas, sino quizá, la verdadera amenaza es la reacción de los gobiernos que se plantean intervenir en las comunicaciones de la red. En las facultades que trastornan nuestra vida pacífica. En la tentación de vivir siempre en una situación de miedo. En cambiar la forma de vida.

El ataque a la redacción de la publicación parisina es un incentivo para quienes quieren restringir las libertades. No es casual que en el encuentro del presidente Obama con el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, uno de los temas fue la propuesta de abrir la puerta para que las autoridades puedan intervenir en las bases de datos de empresas como Google o Facebook. Tampoco es casual que ahora se ha establecido un nuevo tono bélico en Francia y en el resto de Europa.

Ahora mismo estamos en el inicio de una nueva etapa del combate al terrorismo que seguramente llevará a una intervención militar en Iraq y las zonas ocupadas por el Estado Islámico en Siria. Estamos en el inicio de un proceso de endurecimiento de la política de seguridad en los Estados Unidos.

Es muy probable que veamos episodios de una historia que puede afectar la economía y la vida de millones de personas. Es hora de cuidar las libertades en cada nación. Es tiempo de estar atentos para medir los efectos de los disparos de París. Han muerto periodistas inocentes y se ha dañado la estructura del estado de bienestar que cada vez se muestra más agotado.

En México habría que cuidar aun más la seguridad de las fronteras y profundizar la lucha contra la impunidad.

Quizá la mejor respuesta al brutal asesinato sea levantar la voz como en aquel manifiesto famoso para decir “hombre libres del mundo unidos”.

Luis Ernesto Salomón
ENE 18

¿De qué hablan Obama y Peña Nieto? Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

La agenda de las relaciones entre México y Estados Unidos está llena de asuntos muy trascendentes como de otros que son coyunturales. La relación económica entre las dos naciones supone un intercambio de más de 550 mil millones de dólares al año. México es el segundo cliente más importante de las mercancías estadounidenses, compramos más que todo el resto de América Latina juntos y más que lo que adquiere Europa en su conjunto.

Con más de 20 millones de mexicanos que residen allá, ambos países comparten la frontera más activa en términos económicos y demográficos del mundo. Por eso en la agenda bilateral los temas económicos son prioritarios. Y ahora mismo una parte esencial de los temas económicos tiene que ver con la energía. La integración energética también es una realidad que se está construyendo a pasos grades y acelerados. Esto incluye explotación conjunta de yacimientos, interconexión eléctrica, homologación técnica y normativa, formación de empresas que operan en ambas naciones y la proyección global de Pemex, entre otros muchos temas.

La región norteamericana está destinada a ser la más próspera del planeta por razones geopolíticas y México está integrado cada vez más profundamente en esta red. Los temas de seguridad constituyen la otra parte fundamental de la agenda. Pero más que una agenda de temas policiales, lo más trascendente es lo que podemos llamar seguridad nacional conjunta que implica asuntos militares, de comunicaciones, lucha contra el terrorismo, narcotráfico y gobernabilidad interna en México.

En ese sentido neutro país está inmerso en una profunda transformación de sus fuerzas armadas y del sistema policial que está en marcha desde hace algunos años y que ahora resulta imperioso acelerar para llevar a las corporaciones a niveles de eficiencia operativa comparables a los de nuestros vecinos del Norte, soportados en la capacidad tecnológica y la preparación profesional, cualidades que sólo se obtienen con el esfuerzo sostenido en periodos largos.

Y una cuestión fundamental de la seguridad compartida es el control adecuado de la migración. Ha llegado el momento en que por la estructura demográfica como por la disposición de herramientas tecnológicas, es posible llegar a controlar eficientemente el tránsito de las personas en el territorio. Por eso el contar con un sistema efectivo de identificación personal obligatorio facilitará la implementación de medidas que permitan ordenar de mejor forma el tránsito de los más de 370 millones de personas que cruzan la frontera cada año. Finalmente, los temas políticos son fundamentales para tener capacidad de hacer realidad los programas y proyectos, y en este sentido, el momento es por demás importante dado el proceso electoral que se avecina allá para suceder a Obama, como por el momento de desgaste político que vive el Presidente Peña, de cara a las elecciones intermedias.

Seguramente los temas relacionados con la integración financiera, interconexión energética, potencial económico de la nueva relación con Cuba, como los asuntos relacionados con la agilidad en el tránsito de personas y mercancías fueron el tronco de la agenda.

Luis Ernesto Salomón
ENE 11

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

La elección del nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un hecho institucional de alto valor simbólico. En primer lugar lo tiene en sí mismo por lo reñido del proceso que requirió de 32 rondas de votación, mostrando la independencia plena del poder judicial y el compromiso de los ministros con sus posiciones.

Para la vida democrática es relevante la expectación que ha levantado la elección, porque introduce a la agenda social y de la información los asuntos de legalidad que serán cada vez más importantes para el país y que están en manos del Poder Judicial. El derecho es una obra colectiva que se forma cada día y que pasa por el tamiz de los jueces, por eso su criterio es importante para la solución de los casos más difíciles.

En el caso del nuevo presidente de la Corte, Luis María Aguilar Morales, es importante repasar algunos de sus juicios en asuntos relevantes para la vida nacional. Por ejemplo expuso, su voto a favor para declarar constitucional las reformas al Código Civil del Distrito Federal que permite el matrimonio de personas del mismo sexo.

También votó por la inconstitucionalidad de normas que pretendían establecer que el inicio de la vida humana parte de la concepción, abriendo la posibilidad para la interrupción legal del embarazo; aunque luego votó a favor de la constitucionalidad de normas contra el aborto en Baja California.

Su criterio en la aplicación de las reformas a la Constitución en materia de derechos humanos ha sido consistente con la protección de los derechos en el sentido más preciso. Aunque es conocido por su jovialidad, también es reconocido su sentido de aplicación estricta de las normas.

Su amplia carrera judicial le dota de un conocimiento de las instituciones que seguramente se hará notar en su gestión. Ha llegado a la presidencia de la Corte un jurista experimentado cuyo principal reto es consolidar las reformas que hagan plenamente aplicables las reformas en materia de derechos humanos y amparo que ahora mismo se digieren lenta y consistentemente en los juzgados federales. Su formación como abogado egresado de la UNAM y su conocimiento de la vida institucional implican también una posición más abierta de la que tenía su contrincante en la disputa por la presidencia del máximo tribunal.

Seguramente, en los próximos años muchos de los asuntos judiciales trascendentes serán materia de amplia difusión y comentarios como es propio en una sociedad libre e informada, y será entonces cuando veremos con más nitidez el perfil de cada ministro.

México necesita un Poder Judicial cada vez más fuerte y más actuante en el control de la legalidad y la constitucionalidad de los actos de todas las autoridades para ampliar la esfera de libertades de los habitantes.

Salud al nuevo presidente que tiene la oportunidad de fortalecer el papel de la Corte para consolidar el estado de derecho. Habrá que respaldar su labor encaminada a la aplicación de la ley en un ámbito de libertades.

Luis Ernesto Salomón
ENE 4

La ciudad que queremos Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

La planeación de las ciudades es una labor que amalgama la visión de especialistas en urbanismo, arquitectos y sociólogos con las decisiones políticas. En los últimos años en nuestra ciudad se ha establecido un debate respecto a lo QUE se puede o no hacer con la utilización del suelo urbano.

Las normas del desarrollo urbano se han enfocado a regular la capacidad, intensidad, como la definición de determinados usos y destinos. Sin embargo, son pocas las propuestas de CÓMO establecer nuevos modelos de convivencia citadina que mejoren la calidad de vida de los habitantes y visitantes.

Precisamente para llevar bienestar es indispensable pensar en formas de vida que potencien el aprovechamiento sustentable de los bienes y espacios públicos. Y al mismo tiempo es necesario pensar en mecanismos que hagan más accesible a la población la adquisición en propiedad o uso de un inmueble que le represente una mejora en su forma de vida.

La movilidad representa uno de los aspectos más relevantes en el uso de los bienes públicos y en ese tema estamos avanzando con iniciativas como el tren eléctrico, la bici pública y la reestructuración del transporte tradicional. Movernos más implica tener más tiempo y, por ende, acceso a más oportunidades de desarrollo personal.

La conectividad es otro aspecto fundamental para “movernos” en el espacio virtual y en ese tema hay aún mucho por hacer para brindar ancho de banda gratuito a grupos y espacios estratégicos o necesitados.

Respecto al desarrollo de espacios privados merece la pena pensar en cómo los desarrollos comerciales, industriales y de servicios interactúan virtuosamente con los espacios públicos generando sinergias muy positivas. La concesión de servicios y usos del espacio público para hacerlos confluir con proyectos rentables que generen valor a los barrios y colonias es un aspecto que aún está en ciernes.

Respecto a la vivienda es necesario repensar el modelo de espacios en función de la forma de vida. Hacer más ciudad, como afirma Enrique Norten, significa potenciar la capacidad de los espacios para generar convivencia, diálogo, expresión y compromiso comunitario. Por eso la vivienda situada en inmediaciones de servicios intensos produce valor en el sentido más humano y también en el económico. El aislamiento es entendible en el sentido de la intimidad familiar, pero eso no significa elevar muros, aislar jardines o generar verdaderos guetos que segregan. Esta ciudad merece ser mucho más incluyente, abierta, accesible, participable, vivible. Para ello es necesario dejar de lado modelos restrictivos que limitan la capacidad de generar nuevas formas de vida, de trabajo y de esparcimiento. Abrir las posibilidades para que sea el talento creador encausado por la protección al interés público, pero primado la libertad personal es el mejor camino para la planeación participativa.

El debate centrado en las limitaciones suele ser al final estéril, mientras que el que se centra en propuestas innovadoras, atrevidas es fecundo y genera valor. Por eso las nuevas regulaciones deben considerar CÓMO vivir mejor en la ciudad, y dejar de lado el sólo criterio de QUÉ se prohíbe o se permite hacer materialmente.

El nuevo año es propicio para el debate creativo de la ciudad. Para estimular iniciativas. Es hora de que la autoridad incentive, promueva, impulse la enorme capacidad creativa y emprendedora que posee Guadalajara.

Luis Ernesto Salomón
DIC 28

Las razones del acercamiento de EU con Cuba Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

El anuncio de la liberación de presos que detonó el acercamiento de los Estados Unidos con Cuba tomó a los medios diplomáticos y políticos por sorpresa. Significó un nuevo asunto en la agenda internacional y abrió también un frente nuevo en la política interna de nuestros vecinos del Norte.

El tema abre la puerta para muchas especulaciones, pero antes de dar rienda suelta a la imaginación, vale la pena detenerse ante algunos hechos que pueden darnos luz respecto a las razones que han llevado a los gobiernos a tomar esta trascendente decisión política.

Primero habrá que ver las cuestiones económicas entre las que pueden destacarse tres: la explotación de los yacimientos de petróleo en la Región del Golfo de México denominada Hoyo de Dona en donde Cuba posee derechos que ha ido dando en concesión a empresas internacionales, lo que puede significar ingresos importantes en el futuro para los cubanos. En este tema las empresas norteamericanas pueden jugar un papel preponderante.

Enseguida debemos recordar el potencial que puede significar la mano de obra calificada cubana con costos bajos para el desarrollo de la industria y los servicios asociados junto a una capacidad de consumo, que si bien ahora es muy limitada, puede crecer estratégicamente.

Y finalmente lo que en términos de gasto militar significa ya no tener una nación adversaria, que por reducida que pareciera implica una erogación sistemática.

Por otra parte están las razones políticas que implican el debilitamiento de las alianzas entre Venezuela y Cuba y su influencia en otras naciones como Bolivia, Argentina y Ecuador. Ahora los cubanos estarán mucho más atentos a la apertura con Estados Unidos que a la relación con sus viejos aliados ideológicos. También implica para Obama una maniobra que puede tomar simpatías entre los votantes hispanos especialmente en la Florida.

En todas estas cuestiones debe estar el interés de México. Desde la explotación conjunta de los yacimientos el Golfo, hasta la oportunidad de negocios que significa la apertura en sectores como el turismo, los alimentos y la industria. La capacidad de participar en el proceso de desarrollo económico de la isla es importante para México y puede convertirse en una oportunidad de crecimiento para las empresas, como seguramente lo será para las corporaciones norteamericanas.

Pero además implica la necesidad de replantear las relaciones políticas con las naciones de Sudamérica afines a Cuba. Tener mejores y más productivos vínculos con Cuba debe ser una prioridad en los próximos años. El Caribe se convierte ahora en una plataforma franca a la expansión del mercado norteamericano y México debe tener un papel fundamental.

Finalmente es importante considerar que desde el punto de vista energético y militar al fin de cuentas estamos camino a una integración con EU y que en esta tendencia Cuba puede jugar un papel. La agenda política de Latinoamérica cambió súbitamente con una maniobra que nos debe implicar activamente como sociedad y Gobierno.

Luis Ernesto Salomón
DIC 21

La Luz del Mundo Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

Una gran comunidad de la ciudad está de luto. Ha muerto el líder de la Iglesia de La Luz del Mundo. La comunidad religiosa nacida en esta ciudad que ahora está presente en decenas de países del mundo se ha sacudido con la noticia de la muerte de Samuel Joaquín Flores, su apóstol.  

Las manifestaciones de duelo se han hecho sentir en muy diversas formas. Las exequias se extienden para permitir que miles y miles de fieles lleguen a presentar sus condolencias. Si miles de nuestros vecinos están de luto, nosotros también lo estamos. La solidaridad con el dolor por la ausencia de un hombre que consolidó una comunidad cristiana con lineamientos pentecostales singulares es más que justa. Porque más allá de las cuestiones religiosas hay que reconocer el valor que civilmente ha tenido esta organización que ahora sufre.

Desde su fundación, en 1926, la Iglesia de La Luz del Mundo ha mantenido una posición comprometida con la ley y el respeto a la dignidad de la persona.  Lo han mantenido a pesar de las descalificaciones continuas de las que han sido objeto a lo largo de muchos años. Desde su fundación, los miembros de esta comunidad se han manifestado como personas comprometidas con la ciudad, exponiendo su disposición para ordenar su conducta conforme a valores de respeto a los demás, obediencia a las leyes y servicio a la comunidad.

De hecho, esto queda de manifiesto en las colonias y barrios en donde tienen presencia. La vida ordenada, limpieza y atención a los espacios públicos es evidente. Encomiable labor civil enfocada en la formación personal. Más aún si consideramos que sus actividades están ubicadas en zonas en donde viven personas con necesidades materiales evidentes. Pero aún más importante es el sentido de tolerancia y respeto a la libertad que se manifiesta en su forma de conducirse en la sociedad.

Alguna vez, cuando pregunté por la razón que les movía a impulsar estos modelos de conducta civil, me explicó uno de sus líderes: para ser buen cristiano hay que ser buen ciudadano.

Buenos ciudadanos es lo que una ciudad como ésta necesita para transformarse en una metrópoli libre, abierta y cosmopolita, por eso hay que rendir un homenaje a quien impulsó durante su vida este sentido de convivencia comprometida con la vida civil.

Deseamos sentidamente que esa labor de hacer ciudad perdure y se refuerce en el seno de esta organización que ha dado muestras de compromiso con Guadalajara. Descanse en paz Don Samuel Joaquín. Salud a las comunidades que inspiró y el mejor deseo para que la organización religiosa siga comprometida con los valores civiles que orienten la conducta personal a la formación de mejores ciudadanos mediante la práctica de valores que incluyan la tolerancia y el amor a la libertad.

Luis Ernesto Salomón
DIC 14

¿Bajar el precio de la gasolina? Por Luis Ernesto Salomón luisernestosalomon@gmail.com

En los últimos meses el precio del petróleo ha caído casi 40% por lo que el precio ha llegado a niveles inferiores a los 69 dólares por barril. Si este nivel de precios se mantiene por un tiempo prologando habrá repercusiones muy importantes para México y para muchos otros países del mundo. Ahora mismo hemos visto una devaluación del rublo ruso, una caída estrepitosa de los ingresos en Venezuela y hemos visto a nuestro peso cotizar en más de 14.4 pesos por dólar. Una caída mayor puede resultar en un deterioro económico para nuestro país.

Por lo pronto la situación está controlada por las coberturas de precio contratadas, pero la situación puede cambiar si el precio se sitúa por debajo de 65 dólares. A ese nivel muchos de los proyectos de explotación petrolera como los que se tienen proyectados en México y otros que ya están en marcha en Estados Unidos pueden dejar de ser rentables. Y de hecho la OPEP induce esta baja en el precio del petróleo precisamente para intentar quitarle rentabilidad a las empresas productoras de Estados Unidos que mediante la técnica del ''fracking'' y otras han conseguido que aquella nación sea prácticamente autosuficiente en hidrocarburos.

Hay una guerra comercial en el mercado petrolero que nos involucra y debemos tomar medidas. Un caso específico es el precio de las gasolinas en México. Ahora mismo el precio bajo del petróleo no se refleja en el de los combustibles mexicanos, mientras que sí lo hace en las naciones industrializadas. Esto nos resta combatividad e irrita a la sociedad. En Estados Unidos el bajo precio del petróleo está permitiendo que se transfiera el ingreso real de los productores de petróleo a los particulares, lo que eleva la demanda a corto plazo, ya que los hogares gastan una mayor proporción de sus ingresos que las empresas petroleras. Por la misma razón, el precio más bajo también impulsa la demanda agregada en Europa, Asia y otras regiones importadoras de petróleo.

Si observamos detenidamente los grandes perdedores de la caída de los precios del petróleo son países como Venezuela, Irán y Rusia, que no son amigos de Estados Unidos. Estos países dependen en gran medida de los ingresos provenientes del petróleo. Incluso si los precios se sitúan en un rango de 70 dólares por barril, será difícil para estos gobiernos financiar los programas populistas. Y por otra parte Arabia Saudita y varios de los países del Golfo están empeñados en que los precios bajen porque sus costos de producción son muy bajos y poseen enormes recursos económicos que les permiten financiar sus actividades nacionales e internacionales durante un período prolongado, mientras intentan transformar sus economías para reducir la dependencia de los ingresos provenientes del petróleo.

Una caída más pronunciada en el precio del petróleo podría tener importantes repercusiones geopolíticas, particularmente en Rusia, donde un barril cotizado a 60 dólares probablemente acarrearía graves problemas. para el presidente Vladimir Putin, e Irán y Venezuela sufrirían consecuencias similares. En el caso de México la situación implicaría consecuencias en el tipo de cambio con el dólar y la necesidad de acelerar el proceso de exploración y explotación petrolera para revertir el deterioro tanto en la cantidad de crudo extraído como en su precio. El Gobierno federal seguramente está estudiando nuevas formas para substituir los ingresos provenientes del petróleo en los próximos dos años como de evitar distorsiones en los precios. Una medida que se puede adelantar es liberar el precio de los combustibles para lograr que se reduzcan de forma tal que estimulen la actividad económica y generen más ingresos a las familias.

Luis Ernesto Salomón
DIC 7