Guadalajara, Jalisco

Sábado, 25 de Marzo de 2017

Actualizado: Mar-24 22:53 hrs

21°

Síguenos:

AVISO!
A partir de febrero de 2015 este blog de Genaro Lozano se muda a un nuevo sitio.
Da clic para ir a las nuevas entradas: Genaro Lozano

Una década de terror Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Pocos sucesos internacionales captan la atención y transforman la vida de millones de personas en todo el mundo. Los ataques terroristas contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 tuvieron y siguen teniendo ese efecto global y el sistema internacional sigue resintiendo el impacto de esa fecha que podría haber marcado el verdadero inicio del siglo XXI.

Para entender ese impacto, los efectos del 11 de septiembre pueden dividirse en dos niveles: el de la política doméstica —referente a Estados Unidos— y el de la política internacional —referente a la diplomacia global y las instituciones multilaterales—.

1) Un timonazo para Estados Unidos

George W. Bush llegó a la presidencia de Estados Unidos un 20 de enero de 2001, luego de una elección presidencial altamente cuestionada por la confusión en los resultados de los votos en Florida. Así, con una crisis de legitimidad y un país polarizado, Bush inició su mandato con promesas de enfocarse en política interna y de administrar la bonanza económica que heredaba de Clinton.

El 11 de septiembre significó un súbito cambio de prioridades. Los ataques contra el Pentágono y las Torres Gemelas evidenciaron las fallas de un sistema de inteligencia sin coordinación y que respondía al contexto de la Guerra Fría. Bush inmediatamente se convirtió en un presidente en tiempos de guerra y ordenó la mayor reestructuración del Gobierno federal en tiempos modernos con la creación del Departamento de Seguridad Interior.

La separación de poderes y los pesos y contrapesos del sistema político estadounidense se relajaron con la guerra contra el terrorismo. El Congreso cedió parte de sus poderes al presidente Bush y maniatado aprobó la llamada Acta Patriota en octubre de 2001. La política estadounidense se concentró en el Poder Ejecutivo y Estados Unidos entró en una dictadura constitucional, como la llamara el académico presidencial Clinton Rossiter.

La seguridad y el combate al terrorismo se convirtieron en la prioridad y en el sello de la política interna de Bush. Un Estados Unidos más seguro y un comandante en Jefe eficiente fueron los ejes rectores también de la política electoral. El discurso del miedo y de la paranoia marcaron la contienda presidencial de 2004. Bush fue reelecto para un segundo mandato y la política interna siguió dominada por el terrorismo por otros cuatro años más.

2) Política exterior

Bush llegó como un presidente obsesionado con el Hemisferio Occidental. Como gobernador de Texas, su única experiencia en política exterior había sido la relación bilateral de su estado con México. Por ello, al inicio de su presidencia, la política exterior de Bush estaba dirigida hacia mejorar la relación con México y con América Latina.

Las expectativas en la región se levantaron. México esperaba y demandaba de Bush la “enchilada completa” de un acuerdo migratorio y un TLCAN plus que incluyera el libre tránsito de ciudadanos mexicanos, estadounidenses y canadienses, dos sueños que nunca se concretaron.

Las Torres Gemelas cayeron y con ello se evaporó la atención de Bush hacia América Latina. La democratización forzada de Medio Oriente inició el 7 de octubre de 2001 con la Operación “Libertad Duradera” para terminar con el régimen talibán en Afganistán, y pronto el régimen de Saddam Hussein en Iraq se convertiría en la obsesión del Gobierno de Bush.

Tras la caída del régimen talibán, el equipo de Bush se enfocaría en demostrar que Saddam Hussein era una amenaza para la seguridad y la paz internacionales. Así, pronto empezaron unos largos meses de negociaciones en el Consejo de Seguridad de la ONU. El equipo de Bush pedía la autorización de ese órgano multilateral para obligar a Hussein de que permitiera el acceso de inspectores de Naciones Unidas para revisar que Iraq no tuviese un programa de armas de destrucción masiva. Hussein accedió y un equipo de inspectores ingresó a Iraq y concluyó que las armas no existían.

La paciencia de Bush con el multilateralismo pronto terminaría. Tras una cumbre con el británico Tony Blair y el español José María Aznar, el 16 de marzo de 2003, Bush lanzó una advertencia: Saddam Hussein era una amenaza a la seguridad internacional y Estados Unidos quitaría al líder iraquí con o sin el apoyo de las Naciones Unidas. Tres días después, un 19 de marzo, los primeros misiles Tomahawk empezarían la campaña militar “Libertad para Iraq” que terminó con el régimen de Hussein en 21 días.

La operación unilateral estadounidense minó el prestigio de la ONU a nivel internacional y causaría una desconfianza, aún mayor, de las instancias multilaterales.

Genaro Lozano
SEP 10

Lo que sigue del monólogo presidencial Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Felipe Calderón dirigió ayer un mensaje al país en medio de la más grave crisis de seguridad que hemos vivido los mexicanos en los últimos tiempos, con indicadores que después de cinco años de guerra contra el narcotráfico no mejoran y sin embargo, con el mismo discurso que le hemos escuchado en los cuatro informes pasados.

Del monólogo presidencial de ayer, tal vez lo más importante es lo que sigue:

1) El futuro de Marcelo Ebrard: por primera vez en los casi cinco años que lleva el Gobierno de Felipe Calderón, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, estrechó públicamente la mano del Presidente Calderón. Si bien es cierto que ambos políticos ya habían coincidido en varios eventos anteriormente, ésta es la primera vez que Ebrard llega a un evento antes que el Presidente Calderón y que por protocolo estrecha la mano de éste. Ese gesto está cargado de una enorme carga simbólica. Hace cinco años, Calderón empezó su presidencia, sin el respaldo ni el reconocimiento del Partido de la Revolución Democrática, y en específico de Andrés Manuel López Obrador y del mismo Marcelo Ebrard. Hoy el escenario ha cambiado y Ebrard, en un gesto republicano y democrático que ya está siendo duramente criticado por los sectores más afines a López Obrador, se dejó fotografiar con un presidente al que en teoría no ha reconocido. Si ya antes a Ebrard se le complicaba la candidatura presidencial del PRD, por las aspiraciones de López Obrador, ahora el escenario se le ha complicado aún más entre los sectores que existen en la izquierda perredista y que ya han acusado a Ebrard de “traidor”. Por demás, pese a los resultados de su gobierno en la Ciudad de México, pese a la agenda progresista que ha empujado, Ebrard no logra levantarse en las encuestas. Inevitable preguntarse si realmente Ebrard quiere ser presidente en 2012 o si está esperando a 2018. Inevitable preguntarse si el saludo a Calderón no es un guiño a quienes aún ven posible un candidato presidencial del PAN-PRD para frenar a Peña Nieto. Inevitable preguntarse qué es lo que quiere Marcelo.

2) Inseguridad mata resultados: lo dijo el mismo Felipe Calderón, los avances en construcción de infraestructura, la casi cobertura universal médica, la estabilidad macroeconómica pese a la crisis mundial, todo palidece ante el tema de la inseguridad que se vive en el país. Al Gobierno calderonista le queda sólo un año para tratar de demostrar que el Presidente dejará un legado en esos avances y no un legado de sangre, de abuso a los derechos humanos, de más de 50 mil muertos y de los escándalos que se vayan juntando en los siguientes meses. ¿Cómo podrá hacer un presidente cuya popularidad va a la baja y que tiene ya sólo un año de gobierno para revertir esa percepción pública? Si éste ha sido ya el sexenio de los spots presidenciales, en los últimos años de su gobierno la publicidad oficial seguramente aumentará. El Gobierno de Calderón será uno de mercadotecnia cuya misión será la de mejorar la imagen de México en el mundo y mejorar la imagen del presidente saliente en el país. Será el paraíso para las televisoras y para las agencias de relaciones públicas, de imagen y mercadotecnia política.

3) El año más complicado viene: en las semanas próximas, la pelea por la candidatura presidencial panista —básicamente ya un duelo entre la diputada Josefina Vázquez Mota y el secretario Ernesto Cordero, aunque aún el gobernador Emilio González siga creyéndose en la jugada— contaminará el escenario político. Calderón tendrá que resistir los ataques a su secretario Cordero y la presión para que el encargado de las finanzas del país renuncie a su cargo para buscar la candidatura presidencial. De igual manera, la definición de las candidaturas presidenciales del PRI y del PRD golpeará la imagen presidencial. Si la popularidad de Calderón sigue en picada, los precandidatos tendrán todos los incentivos para atacar a su Gobierno. Lo mismo pasará con el Congreso y sus diputados que ante la ausencia de la posibilidad de reelección, su trabajo en los próximos 12 meses será el de encontrar su siguiente ocupación, en lugar de votar las reformas que están aún pendientes.

Genaro Lozano
SEP 3

Guadalajara sin autos Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Tal vez no lo veremos quienes pertenecemos a mi generación. Tal vez una ciudad sin autos sea una utopía. Hay demasiados intereses en torno a la industria de los automóviles y a la perversa irracionalidad en torno a la producción de crudo. Sin embargo, Guadalajara será la sede de un congreso sobre movilidad urbana en el que un grupo de renombrados expertos en la materia discutirán sobre las alternativas al uso del automóvil particular, del 5 al 9 de septiembre próximo.

El Congreso de Carfreemx, organizado por Jesús Soto Morfin, un joven activista político que lo mismo se mueve en temas de movilidad urbana que en temas de política y rendición de cuentas, y por organizaciones como GDL en bici y Ciudad para Todos, tratará del 5 al 9 de septiembre sobre el tema de la movilidad en bicicleta, además de muchos otros más como la polémica construcción de vías elevadas que sólo fomentan el uso del automóvil y que después son derrumbadas porque se convierten en monumentos inservibles al absurdo.

Las bicicletas nunca han sido ajenas al paisaje urbano en México, antes las veíamos sólo como un medio de trabajo para repartidores de pan, para quienes hacían entregas de comida a domicilio o a oficinas, como una forma de entrenamiento para los deportistas del ciclismo de ruta o entre los trabajadores de plantas industriales en los suburbios de las aglomeraciones urbanas del país. Hoy cada vez es más común ver a grupos de personas, en su mayoría jóvenes entre 18 y 30 años, que utilizan la bicicleta como medio de transporte.

El uso de la bicicleta como medio de transporte cada vez más en nuestro país. Ya sea por el impulso que le han dado desde abajo grupos de jóvenes activistas o por el hecho de que su uso sea fomentado por las instituciones.

Al respecto, en la Ciudad de México, el Gobierno del Distrito Federal ha impulsado el uso de las bicicletas con paseos dominicales que cierran la Avenida Reforma y un domingo al mes con una ruta de más de 30 kilómetros de la ciudad. Además, se ha implementado un ambicioso, aunque aún limitado, programa de ciclovías y de ecobicis en algunas zonas de la ciudad. Así, la Ciudad de México ha incorporado a la bicicleta como un medio de transporte urbano y actualmente hay unas 90 estaciones de ecobicis con más de mil 200 bicicletas disponibles para los defeños. El resultado: 200 mil viajes realizados en bicicleta al día, según datos del Instituto de la Juventud del DF.

El uso creciente de la bici en el DF está cambiando la forma en la que los defeños nos relacionamos con la ciudad. Hay quienes ya tomaron la bici como su único medio de transporte, y otros, como yo, que aún nos desplazamos en distancias largas en automóvil, pero que hemos renunciado al uso del auto para movernos entre colonias vecinas.

Guadalajara no es ajena a los ciclistas urbanos. Hace unos meses, un grupo de jóvenes pintó una ciclovía en Zapopan, desafiando a las autoridades. Como resultado, las autoridades municipales decidieron hacer de esa ciclovía una ruta ya oficial y protegida.

En el mundo hay varios casos de ciudades que han apoyado el uso de la bicicleta como medio de transporte eficazmente. Las ciudades chinas lo han hecho de manera masiva desde la Revolución de Mao, pero otras como Copenhague, Nueva York, París, Oslo y Berlín desde principios de los noventa.

Tal vez una ciudad sin autos sea una utopía en el corto plazo, pero el trabajo que realizan estos congresos busca construir modelos de ciudades más humanas, más vivibles para todos y son un vistazo a un futuro alcanzable.

Genaro Lozano
AGO 27

El delirio por controlar internet Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Los recientes actos de violencia y vandalismo que se han registrado en varias ciudades del Reino Unido han vuelto a revivir el debate sobre qué hacer con el internet y las redes sociales cuando son usadas con fines de violencia o antidemocráticos. Tal debate se ha dado en diferentes años, en diferentes países y bajo distintos escenarios. El caso más reciente es el de la propuesta del primer ministro británico, David Cameron, de limitar el acceso a las redes sociales en internet en caso de disturbios.

Esa propuesta no es nueva. La revuelta zapatista de 1994, que bajo la figura de Marcos atrajo la atención de miles de activistas de todo el mundo en parte gracias al internet, fue calificada en su momento como la primera guerrilla cibernética por los cientos de sitios web que aparecieron con información “Desde algún lugar de la Selva Lacandona”. El Gobierno de Ernesto Zedillo en su momento intentó bajar esos sitios de la red, pero fue una batalla inútil: por cada sitio que se bajaba, aparecían dos nuevos.

Hace poco Hugo Chávez afirmó: “La internet no puede ser una cosa libre donde se haga y se diga lo que quiera”. Por ello, en diciembre de 2010 la Asamblea Nacional venezolana aprobó la llamada “Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos”, que obliga a los proveedores de internet a monitorear los mensajes de sus usuarios desde entonces y a censurar mensajes antigobierno. Chávez impuso entonces el delirio de control a los empresarios privados, pero falta por ver si en efecto una ley así se puede instrumentar.

Después vinieron Irán, en 2009, y las revueltas del Medio Oriente en la primavera de 2011, y autores como Malcolm Gladwell y Evgeny Morozov ya han cuestionado lo que ellos llaman la “ciberutopía” de creer que las revoluciones se pueden armar a través de Facebook y Twitter, lo cierto es que a raíz de las protestas tanto Teherán como El Cairo intentaron controlar el internet.

Y esto nos lleva hasta Inglaterra y sus disturbios. Dado que los participantes en los disturbios han utilizado servicios de mensajería como el chat de BlackBerry y las redes sociales, el Gobierno de David Cameron, que ha llamado estos disturbios como un momento de “colapso moral”, ha propuesto limitar el uso de las redes sociales, lo que desató una serie de críticas dentro y fuera de Inglaterra en contra del ya de por sí impopular primer ministro.

Es un error gigantesco calificar las redes sociales y el internet como peligrosos o dañinos para la sociedad. La tecnología es neutral y lo que varía es el uso que sus usuarios le dan.

“El mal” no es el internet ni el problema de fondo es la libertad en las redes sociales. El problema de fondo es un modelo educativo que no prepara bien a esos jóvenes que no encuentran trabajo y que después acampan en plazas. El problema son los sistemas políticos verticales que no representan a la ciudadanía. El problema es una policía represiva y abusadora de los derechos humanos. El verdadero “colapso moral” al que se refiere Cameron es el estancamiento de un modelo económico global que no ha logrado cerrar la brecha de la desigualdad entre ricos y pobres, sino sólo ensancharla en casi todo el mundo.

En resumen, el delirio por controlar el internet es una tarea inútil y casi imposible. Al final del día, cada vez que en alguna democracia occidental se baraja la posibilidad de limitar el internet, los dictadores del mundo son los únicos que sonríen.

Genaro Lozano
AGO 20

Made in Italy; Hecho en México Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

ROMA.- Dice el cliché, y dice bien, que los italianos son los mejores para el dolce far niente, para disfrutar de los placeres de la vida o, por caer en un segundo cliché en menos de 300 caracteres, en la dolce vita, esa histórica película con la que Federico Fellini retrató el espíritu de una época y que le regaló al mundo las míticas imágenes de Anita Ekberg bañándose en la Fuente de Trevi.

Y sin embargo, los italianos son también unos expertos en el drama. No en balde las óperas como Tosca, de Puccini; o Aida, de Verdi, han hecho llorar y emocionarse a generaciones durante décadas. Y es que después de las tragedias económicas de Grecia y España, en Europa todos se preguntan quién sigue. La crisis española, con los miles de jóvenes en las calles, con un desempleo superior a 19% han hecho que los italianos se preocupen y miren de reojo lo que sucede en los otros países europeos con un nivel de desarrollo similar al italiano.

El reciente colapso de las bolsas occidentales ha vuelto a prender la alarma para los italianos. En los medios principales, las noticias que acaparan las planas son la estrepitosa caída de las bolsas mundiales y la pérdida de la categoría triple A de Standar & Poor’s del Gobierno estadounidense, noticias que hacen que los medios italianos no den crédito a lo que está sucediéndole al Estados Unidos de Obama y que los regresen los ecos que llevan décadas advirtiendo sobre el declive de la hegemonía estadounidense en el mundo, pero también algunos medios empiezan a preguntarse cuándo caerá Italia en la desgracia.

Y tales preocupaciones de la economía mundial se extienden también a la política nacional. En las librerías romanas abundan títulos apocalípticos que hablan sobre la “crisis de la democracia italiana”, como el ya bestseller “Poderes salvajes”, del conocido filósofo del derecho Luigi Ferrajoli, quien en un ensayo de apenas 82 páginas hace un diagnóstico pesimista del sistema político italiano y de la democracia constitucional y ofrece algunos remedios para intentar salvar a la democracia italiana.

Imposible no reflejarse en ese espejo. Leí el libro de Ferrajoli y parecía como si estuviese leyendo un libro de política mexicana actual. Ferrajoli habla sobre la apatía de la ciudadanía italiana para informarse sobre los abusos del poder por parte de Berlusconi y su desaire a movilizarse para detener a Il Cavaliere. Ferrajoli también habla sobre la perversa fusión entre las cúpulas del poder político y los medios de comunicación, que en Italia son precisamente dominados por el magnate Berlusconi y que por ello han renunciado a ser el contrapeso al poder político. De igual manera, el constitucionalista también revela cómo el sistema político a través de los partidos políticos se ha cerrado a representar los intereses de la ciudadanía privilegiando los intereses de los partidos y sus cúpulas, alejándose de la rendición de cuentas y no permitiendo la renovación de los liderazgos políticos, creando así una democracia vieja y estancada, vertical en su actuar, en lugar de ser horizontal y representativa.

Problemas que suenan a Made in Italy, pero que hacen eco en lo que vivimos en México y que parecerían ser sólo Hecho en México. Precisamente por ello vale la pena mirar en el espejo de los problemas de otros países, en los temas que se debaten y las soluciones que se ofrecen, así no sólo se pueden emular experiencias exitosas, sino evitar errores ajenos. Así también veremos cómo esas distancias de miles de kilómetros que separan a dos países como México e Italia se acortan y se convierten en cercanías.

Genaro Lozano
AGO 13

Hugo Chávez por siempre… Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

No se ha ido. Hugo Chávez sigue y seguirá gobernando Venezuela. Sobrevivió a un golpe de Estado, en 2002, y ahora empieza una nueva batalla, la del cáncer.

Todo empezó en la mayor secrecía. Chávez había salido en una gira oficial a Brasil, Ecuador y Cuba a principios de junio pasado. El 8 de junio, al llegar a Cuba, Chávez fue operado de emergencia por un “absceso pélvico”, según se informó inicialmente. Tuvieron que pasar tres semanas para que Chávez informara desde Cuba que estaba siendo tratado por cáncer. Un mes después regresó a su país, justo en el marco conmemorativo del bicentenario de la Independencia de Venezuela.

Sin duda, Venezuela es un país cuyas peculiaridades provocan asombro dentro y fuera de sus fronteras. Por un lado, hay quienes no logran entender cómo un mandatario que ha tenido todos los escenarios internacionales favorables para el crecimiento de la economía de su país, los ha desaprovechado. En este rubro están quienes toman los indicadores macroeconómicos de Venezuela y ven un decrecimiento económico (-1.9 % en 2010), una de las inflaciones más altas de Latinoamérica (30 % en 2010), un desempleo alto (12 % en 2010) y el desaprovechamiento de una prolongada bonanza petrolera.

Por el otro lado, están quienes también señalan los retrocesos democráticos que se viven en Venezuela desde que Chávez llegó al poder por primera vez. Aquí se critica que el Movimiento Quinta República, fundado por Chávez en 1997, y hoy el Partido Socialista Unido de Venezuela, fundado en 2007, sea la principal fuerza en el Congreso venezolano desde 2000, sin una real oposición. Aquí también se señala cómo el mandatario venezolano ha cooptado al Poder Judicial y cómo la oposición se encuentra maniatada, dividida y fuera de la toma de decisiones de gobierno desde hace ya una década.

Quienes criticamos la involución democrática de Venezuela, lo hacemos porque, pese a que se han cumplido los mínimos para decir que las elecciones presidenciales de 1998, 2000 y 2006 han sido legítimas y democráticas (como el mismo Centro Carter lo ha avalado), lo cierto es que Venezuela es hoy un régimen híbrido, que combina elecciones democráticas con violaciones de procedimientos democráticos, un régimen “autoritario competitivo”, como han teorizado los politólogos Steven Levitsky y Lucan Way.

Y no obstante, el breve mes que Chávez estuvo fuera de su país arroja un poco de claridad sobre la fortaleza de su mandato. A diferencia de 2002, el año del golpe, Chávez hoy tiene un control real del poder político en Venezuela. No hubo en su ausencia un solo intento de golpe de Estado, los ministros de su gabinete pronto hicieron filas y respaldaron al mandatario, lo mismo sucedió con los legisladores en la Asamblea Nacional, con el Poder Judicial y hasta con la oposición.

Venezuela no enfrentó ni enfrenta un vacío de poder, y pese a que se empezó a especular sobre quién podría suceder a Chávez en caso de que éste muriese, lo cierto es que no se vislumbra una sola figura política que pudiese continuar con el proyecto de Chávez tal como es hoy.

Venezuela se encamina así hacia las elecciones presidenciales de 2012, con problemas económicos pero sin un verdadero vacío de poder, con una oposición que no ha logrado articular su descontento en 12 años, ni unirse en torno a un propósito con la consolidación de Hugo Chávez en la Presidencia. Para los críticos más férreos de Chávez y sus políticas, lo peor es que aun si la oposición lograse tomar la Presidencia en 2012, un presidente opositor no podría tirar en seis años los 12 que Chávez lleva gobernando. Con cáncer o sin él, hay Chávez para rato.

Genaro Lozano
JUL 9

Peña Nieto, el PRI y la diversidad sexual Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Es el puntero en las encuestas de cara a 2012, y como tal se puede dar el lujo de no despeinarse, de elegir los temas sobre los que quiere opinar y cuándo quiere hacerlo. Por ello, no es menor que la semana pasada, el gobernador Enrique Peña Nieto hablara sobre temas de la diversidad sexual en México en una entrevista con la cadena CNN en español.

En esa entrevista, Peña Nieto habló sobre matrimonios entre parejas del mismo sexo, la adopción de menores por parte de personas gays o lesbianas y del aborto. Tres temas que siguen polemizando y sobre los que los políticos hablan poco en general, pese a que se montaron en la agenda pública del país desde hace ya una década, bajo la batuta de la Ciudad de México, capital que ha llevado el liderazgo en temas de diversidad sexual desde 1997.

Peña Nieto se mostró cauto ante los tres temas y zigzagueó. El gobernador del Estado de México primero decidió hablar sobre el aborto y lo que dijo fue “son derechos ya adquiridos por la sociedad”, pero “hay que evitar que sea usado como un método de planificación familiar”… Sobre adopción de menores y matrimonio también dijo que eran “derechos adquiridos y sancionados incluso por la Suprema Corte de Justicia”, pero que en lo personal “no comparte, pero no se opone a un derecho ya ganado”.

Peña Nieto no dejó en claro si está a favor de los matrimonios ni de la adopción. Lo que señaló al respecto el gobernador fue que “no puede haber marcha atrás sobre derechos adquiridos”. En otras palabras, su postura se traduce como “no intentaría ni podría revertir esos temas”. El grave problema de este asunto, es que el gobernador Peña Nieto, que tiene ambiciones presidenciales, habló de estos temas con tintes locales, sin una visión nacional.

Sin decirlo, Peña Nieto se refería a que en efecto, la interrupción legal del embarazo es un derecho adquirido por las mujeres de la Ciudad de México desde el año 2007, al tiempo que los matrimonios entre parejas del mismo sexo y las adopciones desde diciembre de 2009. Sin embargo, lo que el gobernador omitió fue mencionar el dato de que en 18 estados más del país, las mujeres que desean practicarse un aborto legal no podrán hacerlo y que en algunos casos recibirán hasta 30 años de cárcel si interrumpen su embarazo ilegalmente. Lo que Peña Nieto tampoco mencionó en la entrevista, es que en esos 18 estados el PRI apoyó al PAN para aprobar esas leyes que criminalizan a las mujeres.

Lo que Peña Nieto tampoco mencionó fue que en la Ciudad de México, el PRI en la Asamblea Legislativa del DF se mantuvo ambiguo sin apoyar las Sociedades de Convivencia, que se debatieron de 2001 a 2005, ni tampoco los matrimonios gay en 2009. Lo que Peña Nieto obvió decir es que el mismo PRI que en Coahuila aprobó los Pactos Civiles de Solidaridad es el mismo PRI que en Yucatán promovió una enmienda constitucional para prohibir los matrimonios entre homosexuales.

En otras palabras, el PRI que mide cada una de sus palabras, que zigzaguea, que no es claro en sus posturas, el PRI que millones de mexicanos rechazamos en 2000 y en 2006, no ha aprendido, ni en las caras y copetes de “el nuevo PRI”, que los votantes ya piden definiciones claras de los políticos en torno a estos temas, coherencia y que la sociedad mexicana cambia a ritmos acelerados. Lo que sí, es que al menos Peña Nieto no declara abiertamente su “asquito” por las personas LGBT.

Genaro Lozano
JUL 2

Monsiváis, una deuda eterna Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Para Consuelo Sáizar, Marta Lamas y Alejandro Brito.

Conocí a Carlos Monsiváis a mediados de los noventa. Una noche en un antro de arrabal gay, que ya desapareció, una buena amiga me dijo: “Mira, ahí está Monsi, vamos a saludarlo”. En ese momento yo había escuchado su nombre, pero nunca lo había leído. Acababa de entrar a la universidad en México y mis años de estudiante preparatoriano transcurrieron en Italia y por ello mi primera educación literaria se debe más a escritores italianos, españoles y franceses que a los mexicanos y latinoamericanos.

Fuimos entonces a saludar a Monsiváis, quien saludó breve y cortésmente a mi amiga, para hacerla a un lado y dirigirse hacia mí. Me dijo, buenas noches, joven, ¿cómo se llama? Me intimidó a tal grado que sólo balbuceé mi nombre para luego huir a la pista de baile. Unos minutos después, un mesero llegó con unas flores para mí. “Son del Maestro”, me dijo. Y yo, todavía más intimidado, ni las gracias le di.

Unas semanas después, en otro antro más, lo volví a ver y me volvió a mandar flores. Yo, cual torpe joven atemorizado, las mandé de regreso y me subí al segundo piso. Nunca más lo volví a ver en persona, pero se volvió un ente omnipresente.

Monsiváis se me aparecía en la televisión, en el radio, en la prensa, en las librerías, en los cartones, en la música de Gloria Trevi, en los primeros conciertos de Madonna en México, en la irrupción del movimiento zapatista, en las películas de Pedro Infante, en sus crónicas en El Universal, en sus libros que veía en los estantes de las librerías. Monsi estaba pues hasta en la sopa.

Transcurrieron mis años como estudiante universitario de Relaciones Internacionales durante los cuales devoré textos académicos que me conectaron con el mundo, pero que me despegaron de mi país —sí, ésa es una deficiencia de la formación de los internacionalistas—. Inicié mi vida profesional, primero en el Gobierno federal y después en los medios de comunicación y posteriormente vinieron los posgrados, primero la Maestría y luego el Doctorado, y de nuevo salí de México sin haber leído a Monsi.

Como estudiante de posgrado inició mi interés académico por los movimientos sociales y mi investigación en torno al movimiento LGBT mexicano. Ahí descubrí la otra encarnación de Monsiváis, la del líder en un clóset de cristal, la del cristiano rebelde que apoyaba las causas del movimiento lésbico-gay-bisexual-transgénero (LGBT) mexicano. La del hombre que se opuso a las sociedades de convivencia en 2001, según cuentan los impulsores de tal ley, pero también la del actor detrás del telón, la del guía, el mediador que apoyó los matrimonios entre parejas del mismo sexo en 2009, según cuentan los impulsores de esta ley. Monsiváis, como el papa de la diversidad sexual mexicana.

Me siento en deuda con Monsiváis. Mi deuda consiste en seguirlo leyendo, en seguirlo descubriendo, en seguir encontrando esos reflejos y en tratar de que su obra no muera, en intentar que lo sigan leyendo las próximas generaciones. Hoy entiendo por qué tantos se sienten huérfanos . Yo no sé si siento aún esa orfandad, pero lo que sí siento es un enorme sentimiento de arrepentimiento por no haberme ido a sentar con él a platicar y a agradecerle esas flores.

Genaro Lozano
JUN 25

López Obrador y Calderón en Estados Unidos Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Todavía falta poco más de un año para la elección presidencial de 2012 en México, pero la campaña por Los Pinos arrancó hace ya algunos meses en nuestro país, y el fin de semana pasado cruzó la frontera.

Por un lado, el pasado domingo 12, el Presidente Felipe Calderón estuvo en Palo Alto, California, para asistir como orador principal en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford.

Calderón utilizó su discurso para abordar el tema por el que desea dejar un legado: el calentamiento global. Sin embargo, el Presidente no desaprovechó la tribuna para recordar, una vez más, el mensaje electoral con el que hace ya 11 años el PAN llegó a Los Pinos: el pasado autoritario de México bajo las siete décadas del PRI, la represión contra estudiantes, la falta de democracia y de libertades y la corrupción que se vivió en México bajo el régimen de partido único, todo esto mientras una avioneta que sobrevolaba el estadio donde el Presidente daba su discurso le recordaba una realidad de sus cinco años de gobierno: 40 mil muertos, ¿cuántos más?

Por el otro lado, y quizá aún mucho más importante e interesante, Andrés Manuel López Obrador mostró el fin de semana que aprendió de uno de sus errores de 2006: su desdén a las comunidades de mexicanos en el exterior.

El pasado domingo 12, López Obrador se reunió en Los Ángeles con un grupo de migrantes mexicanos. Ahí, López Obrador presentó su proyecto rumbo a 2012, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), al tiempo que pidió el apoyo de los connacionales que viven en Estados Unidos.

Si bien el mensaje de López Obrador no fue novedoso en su contenido, pues volvió a repetir una vez más los ejes discursivos que utiliza desde 2006: que si “hay una mafia que robó la presidencia”, “que si un grupo de poderosos controla el país” que si “en México no hay democracia, sino oligarquía”, etc., lo cierto es que López Obrador presentó propuestas para los mexicanos en Estados Unidos y dejó una ruta de acción para formar comités de apoyo a su movimiento en territorio estadounidense. De hecho, López Obrador pidió formalmente a cada persona un compromiso para convencer a cinco más a unirse a su movimiento y así crear una fuerza de votantes importante para 2012.

La presencia de Felipe Calderón y de Andrés Manuel López Obrador en California dio inicio oficial a la campaña presidencial mexicana en Estados Unidos. Al respecto, cabe recordar que el Instituto Federal Electoral calculó en 2005-2006 que hasta 4.2 millones de votantes potenciales mexicanos se encuentran esparcidos por el mundo, y principalmente en Estados Unidos. Si bien es cierto que en 2006 apenas se emitieron unos 32 mil 600 votos desde el extranjero, de los cuales 19 mil fueron para Felipe Calderón y 11 mil para López Obrador, o lo que es lo mismo 57% para Calderón y 34% para López Obrador, lo cierto también es que en la elección presidencial de 2006, apenas 244 mil votos de diferencia colocaron a Felipe Calderón en Los Pinos.

En resumen, más vale que los candidatos a la Presidencia de México que no lo tengan aún, vayan abriendo un club de acumulación de millas con alguna aerolínea, y sobre todo que vayan delineando mensajes de campaña para cortejar el voto de los mexicanos en el exterior sin que éstos hagan ruido en la propia dinámica electoral de la contienda por la Casa Blanca que arrancó ya también en Estados Unidos.

Genaro Lozano
JUN 18

Twitter y el cambio político Por Genaro Lozano twitre@genarolozano.com

Cada vez más, las redes sociales en internet, y en especial Twitter, se convierten en un elemento central en la vida de millones de personas en todo el mundo. Desde quienes las usan como una bitácora personal, a modo de registro de vida, pasando por quienes hoy en día se informan principalmente a través de ellas y, claro, también quienes simplemente usan las redes sociales para divertirse, socializar o para crear alter egos.

De igual manera, las redes sociales hoy en día se están convirtiendo también en una plaza pública cibernética para dialogar, debatir, hacer política y llamar al activismo para producir un cambio político en el mundo real, como lo demuestran los casos de las revueltas ciudadanas en el Medio Oriente, convocadas a través de Facebook y Twitter, o las acampadas de ciudadanos españoles que tuvieron réplicas en varias partes del mundo. Respecto al uso de las redes sociales para el activismo político, la editorial Random House Mondadori acaba de publicar el libro “Ciudadanos.mx: Twitter y el cambio político en México”, un libro de bolsillo, que ya está en las principales librerías del país, coordinado por los politólogos del CIDE Ana Vega y José Merino que reúne las experiencias de un nutrido grupo de twitteros mexicanos que ha utilizado esta red social para impulsar algunos temas del debate público en México.

Los autores de los capítulos en esta colección somos: @ricardozamora, un comunicólogo que escribe sobre cómo Twitter fue usado para debatir y oponerse a un impuesto que los legisladores federales querían ponerle al internet. El caso fue conocido en Twitter como #Internetnecesario. El periodista @mariocampos responde a Zamora con un texto sobre el impacto de este caso en los medios tradicionales.

Después Daniel Gershenson (@alconsumidor) y Jesús @roblesmaloof, dos activistas políticos y defensores de los derechos humanos, quienes escriben sobre su experiencia con Twitter para distribuir información en torno al caso de los niños que murieron en la Guardería ABC, de Hermosillo, Sonora. La respuesta a ellos viene por parte de la periodista Katia D´Artigues (@kdartigues).

El tercer capítulo está escrito por @antoniomarvel y por Geraldine Juárez (@sinkdeep) otros dos activistas políticos quienes describen en su texto el caso de un acuerdo multilateral conocido como “Acuerdo Comercial Antifalsificación” que el Gobierno mexicano todavía se encuentra negociando. La respuesta a ese texto es del senador Javier Castellón (@Senadocastellon).

En el capítulo siguiente, @maiteazuela y @andreslajous, dos activistas políticos que también tienen presencia en medios tradicionales, explican cómo han usado Twitter para conectar a ciudadanos interesados en temas como la reforma política o el voto nulo para movilizarlos a tomar acciones para impulsar estos temas. El politólogo @javieraparicio contesta el texto de los autores.

Finalmente, el libro cierra con un capítulo que escribí sobre el caso del matrimonio entre parejas del mismo sexo en el Distrito Federal y cómo fueron usadas las redes sociales para debatir información en torno a ese tema. El diputado David Razú (@drazua), quien impulsó la iniciativa en la ALDF contesta mi texto.

Si bien estos son sólo cinco casos, sí muestran el enorme potencial que tienen Twitter y las redes sociales que vengan tras de ésta, para romper la apatía de la gente en un país como México, para acercar a los gobernantes con los ciudadanos, para ejercitarnos en el debate de las ideas y para valorar la capacidad que pueden tener estas redes para formar una ciudadanía comprometida con los temas políticos que a todos nos afectan.

Genaro Lozano
JUN 11