Nueva campaña de Emilio y Alfaro Sábado, 12 Enero 2013 por Javier Hurtado

La solicitud de endeudamiento por tres mil 200 millones de pesos (mdp) que  el gobernador de Jalisco envió al Congreso del Estado el jueves pasado, más que asunto de trámite legislativo y financiero normal, parece más  una trampa política, una “manzana envenenada” o un anzuelo para ser mordido por ingenuos peces que morirán en el acto.

Emilio González Márquez será recordado —entre otras muchas cosas— por haber sido el gobernador que más endeudó al Estado, por sus dobles juegos políticos y por su afición a repartir culpas y no aceptar responsabilidades. Veamos:

Según datos de la SHCP, en 2007 —cuando EMG tomó posesión del  cargo- la deuda  del Estado y sus municipios era de ocho mil 480 mdp (en 1995 era de tres mil 371  y en 2001 de cinco mil 004) y para septiembre de 2012, el adeudo era ya de 26 mil 289 mdp. Es decir, mientras Alberto Cárdenas la incrementó en mil 633 millones y Ramírez Acuña en tres mil 476, Emilio lo hizo con 17 mil 809 mdp. Con los mil 400 del crédito quirografario  ascendería a 27 mil 689 y a 29 mil 489 mdp con los tres mil 200 pretendidos. Con estos últimos el endeudamiento neto personal de Emilio sería de ¡21 mil nueve millones de pesos!

Decir que Jalisco es el 16º Estado más endeudado del país es la mentira más grande del mundo. La página de la SHCP da cuenta que —a septiembre de 2012— nuestro Estado es el 7° más endeudado y como gobierno el  6° que más debe. La mentira y el engaño como forma de hacer política envilecen y empobrecen a Jalisco.  

Ante el problema, EMG se “lava las manos” y manda a su vocero Enrique Alfaro a decir que el causante del endeudamiento del Estado será el PRI (si aprueba esos tres mil 200 mdp) y Aristóteles Sandoval, próximo gobernador del Estado.

Se necesita ser muy cínico para engañar y confundir a la población de esa manera. Una simple resta dice que los gobiernos panistas endeudaron al Estado en 24 mil 318 mdp (incluido el crédito de mil 400 contratado por Emilio). Además, si la reciente solicitud de endeudamiento se hizo entre Aristóteles y Emilio “en los sótanos de Casa Jalisco” y si Alfaro lo dijo antes de que Emilio lo presentara, es obvio que Emilio le dio esa información a Alfaro para atacar al PRI y al próximo gobernador; o si no, Alfaro andaba de fontanero en los sótanos y escucho una conversación que no le incumbía.

¿Por qué  Alfaro nunca antes dijo nada por los casi 18 mil mdp que en los cinco años anteriores contrató como deuda Emilio? En cambio, ahora sale  a despotricar y a cargarle la culpa del brutal endeudamiento de Jalisco a un partido que no estaba en el poder y a un gobernador que aun no toma posesión del cargo.

El PRI necesita ser muy ingenuo e irresponsable para aprobarle ese “postre” de endeudamiento al jefe de Alfaro por un monto casi igual al que en seis años tuvo su antecesor en el cargo.