#TwitterMiente? Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Ban Ki Moon exige la renuncia de Peña Nieto, científicos de la NASA dicen que el ADN del normalista identificado en Innsbruck fue sustituido, una mujer relata que la secuestraron tres días unos narcos de Acapulco mientras cenaba con su novio en un restaurante de lujo, aquí está la foto de los chavos de Ayotzinapa tendidos en el suelo.

El rumor, lo saben los políticos desde la antigüedad, es un arma poderosa. Mentira, insidia, calumnia, da igual. Echado a andar, se esparce y causa daño.

En la era digital, los profesionales del rumor han encontrado su mina de oro en las redes sociales. Cuando se vuelve “viral”, el cometido se cumplió. Y muchos se lo tragan completo, otros parcialmente y en algunos cuando menos siembra una duda.

Es, a fin de cuentas, política. Y desde las redes se hace política a la buena y política sucia. La hacen individuos que quieren participar y son espontáneos de una causa, pero también ejércitos pagados de rumorólogos.

La potente irrupción de las redes sociales en la escena pública, en la segunda mitad de la década pasada, causó reacciones entusiastas. Se les atribuyeron revoluciones y generación de cambios trascendentes, y desde los medios tradicionales y la política misma muchas voces declararon inaugurada la era de la libertad democrática plena.

Muy pronto la aparente inocencia de Twitter y Facebook, las más populares, se fue derrumbando para los más analíticos y observadores. Pero ante la masa, su poder positivo, democrático, de participación libre sigue intacto… y también su poder desinformador.

Es común confundir los conceptos y hablar de Twitter como si fuera un medio de información, como si sus contenidos fuesen responsabilidad de una entidad o institución. Es simplemente un canal de comunicación con características y dinámicas propias.

Por eso el título de esta columna es, digamos, tramposo o, ¿por qué no? mentiroso. Decir que Twitter miente es tan absurdo como decir que el teléfono miente. Hay quien usa Twitter para mentir y dañar como hay quien usa el teléfono para lo mismo. Y, claro, hay quien usa con responsabilidad ambos medios, con resultados maravillosos. No es tan difícil de entender.

En tiempos de efervescencia social y política, naturalmente las redes hierven. Se puede encontrar en ellas todo el espectro de opiniones, tendencias, filias y fobias. Y es fácil “entuiterarse” y creer que las expresiones más estridentes representan el sentir de la mayoría de la sociedad, del país entero. Creer que la verdad, o peor aún, la realidad está en Twitter.

No hace falta explicar la existencia de bots, trolls, oficinas enteras de personas pagadas por grupos de interés (políticos, empresariales) que tienen cada una 30 o 40 cuentas y se hacen pasar por mucha gente, que consiguen posicionar “trending topics” a gusto de sus clientes. La propaganda tiene mil formas de aparecer, pegar y hacerse “viral”. Simplemente es recomendable que al toparse con información, videos, fotos, documentos, declaraciones, se detenga uno a pensar unos segundos y buscar confirmación o señales de manipulación.

Que vivan las redes sociales, con sus tonos ruidosos y divertidos. Sólo estemos atentos para no caer en campañas mentirosas, manipulaciones políticas, propagandas malintencionadas que terminen beneficiando a quien menos imagina uno. Y no se trata de prohibir, como piensan algunos legisladores trasnochados, sino de que la propia comunidad usuaria vaya desarrollando vacunas contra las mentiras virales.

Carlos Loret de Mola
DIC 18

El verdadero gobernador de Guerrero Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Hay uno al que no tocan. Hay uno con el que no se meten. Hay uno que respetan y ensalzan. No lo atacan, no lo humillan, no lo agreden ni lo descalifican.

Los violentos maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), so pretexto de su indignación por la tragedia de Ayotzinapa, han cometido toda suerte de actos vandálicos contra la Casa de Gobierno, el Congreso, al INE, centros comerciales, el aeropuerto, la Autopista del Sol, oficinas de medios de comunicación, y sedes de partidos políticos. Le han pegado al PRI, al PAN, al PRD… pero no han tocado a Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Extraño, porque si su protesta es por la masacre de Ayotzinapa tuvieron que haber empezado por destruir vidrios, romper puertas, quemar documentos y achicharrar computadoras del partido que postuló al Gobierno de Guerrero al principal protector de los presuntos asesinos intelectuales: es bien sabido que López Obrador, tres meses antes de la matanza, elogió sin medias tintas a Lázaro Mazón, lo anunció como su candidato al Gobierno en 2015, y todo mundo sabe que Mazón es el padrino financiero y político del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y de su esposa, María de los Ángeles Pineda.

Pero no. La CETEG, derivación estatal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), no se mete con Morena, no se mete con Mazón, no se mete con López Obrador.

Es solamente uno de los trucos bajo la mesa en la política guerrerense, carcomida por la corrupción y la violencia, pero concentrada en pelear por los restos de un Estado que parece no tener cimientos. El próximo año se elige gobernador y todos están moviendo sus piezas.

No es sólo la CETEG con Morena. Es también el PRD. Sus principales figuras —los senadores Ríos Piter y Sofío Ramírez— tienen tanto miedo a ser retenidos o humillados en las calles por la CETEG que no organizan actos públicos y ni siquiera se presentaron a la reunión de padres de familia de Ayotzinapa en el Senado (tampoco se atrevió a ir el priista René Juárez).

Cómo estarán las cosas que apenas el miércoles 10 de diciembre renunciaron a este partido cuatro dirigentes estatales históricos, tres de ellos vinculados al movimiento guerrillero de Lucio Cabañas.

El PRD consideraba que tenía casi “en la bolsa” la gubernatura. Primero, porque el gobernador llegó por el PRD, el vapuleado Ángel Aguirre. Segundo, porque Aguirre había establecido una alianza con el senador Armando Ríos Piter “El Jaguar” para operar a su favor. Y tercero, porque Ríos Piter aparecía como puntero cómodo en las encuestas.

Pues resulta que Ríos Piter ya no tiene ventaja tan holgada, Aguirre ya no es gobernador y el sustituto, Rogelio Ortega, parece estar operando para el PRI.

Y concretamente para una figura: el que era su jefe en la Universidad Autónoma del Estado, Javier Saldaña, a quienes los enterados en la Entidad ubican ya como el verdadero mandamás en Guerrero, con ganas de seguir al frente seis años más como abanderado del partido tricolor.

Carlos Loret de Mola
DIC 17

El Gobierno, al banquillo Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

El escándalo tiene el potencial de aquellos que tumban gobiernos. Y más en un contexto de indignación por la violencia e impunidad.

Imaginemos la reacción social, el descontento creciente, si en las próximas semanas sabemos de este, y este otro, y aquel, y aquel otro, secretario, subsecretario, dirigente, integrante del equipo del Presidente Enrique Peña Nieto que se compró una casa a través de la constructora Higa.

Quizá en la lectura textual de la ley no se puede tipificar conflicto de interés. Pero en lo que el público entiende como conflicto de interés, en lo que el grueso de la gente ya no quiere ver en la política, el asunto de las casas califica:

El que financió las compras inmobiliarias, Juan Armando Hinojosa, dueño de Higa, es amigo cercano del Primer Mandatario, amigo cercano también de su círculo, colaborador de la campaña presidencial priista, beneficiario de millonarios contratos oficiales cuando este equipo de políticos mandaba en el Gobierno del Estado de México y ahora que lidera la administración federal.

Si era amigo íntimo era lógico que cualquier licitación o asignación a su favor despertara sospechas. Más aún si se disfrazaba de banco para gestionar las casas de los personajes más encumbrados.

En este contexto de descomposición y desagrado, y en medio de forcejeos sobre si debe renunciar el Primer Mandatario, me parece central poner a prueba a las instituciones, a ver si resisten más allá de las mujeres y los hombres que coyunturalmente las integran.

Sería muy sano, por ejemplo, que el Gobierno publique una lista detallada de todos los funcionarios y familiares de éstos que han establecido alguna relación comercial con este grupo y otros que puedan representar un conflicto de interés, por sus atribuciones directas en el cargo o por su influencia dentro de la administración. Y que no sea sólo el Gobierno federal. También los estatales, municipales, y los Poderes Legislativo y Judicial.

Y a partir de los asuntos iniciales de la primera dama y el secretario de Hacienda, empezar con una investigación del Congreso, a través de una comisión con representación de todos los partidos, que signifique para los implicados comparecer, ser cuestionados por los integrantes del comité, y que sean sesiones públicas. El Presidente mismo. El asunto es de tal dimensión que lo amerita.

Todos los Congresos del mundo actúan de manera partidista, pero en las democracias avanzadas logran procesar investigaciones de este tipo. Hay muchos ejemplos. Valdría la pena dar la oportunidad al mexicano de hacerlo.

Con lo que ahí se revele y transparente, determinar las consecuencias políticas y judiciales que en su caso correspondan. Y que esa misma ruta sigan otros expedientes que puedan revelarse.

Sería fascinante atestiguar si el Estado mexicano es capaz de procesar este asunto. De lograrlo, sería un avance cualitativo para la democracia mexicana y sobre todo para sus dolidos ciudadanos.

Carlos Loret de Mola
DIC 16

Checa tu sueldo.com Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

¿Se imagina que en la empresa en la que usted trabaja, su jefe reportara un sueldo más alto del que usted percibe? Y peor: que la empresa se jacte en sus Asambleas de que invierte muchísimo en sus empleados, cuando no es cierto. O ya rayando en el escándalo, que la empresa en efecto erogue cierta cantidad justificada como sueldo para usted, pero usted reciba 20% menos. “Alguien” estaría recibiendo esa diferencia.

Eso se llama desfalco. Y está sucediendo impunemente en México.

La opacidad en el manejo del dinero del sistema educativo permite que esta práctica pueda darse a gran escala con profesores de educación básica que en su recibo perciben una cantidad menor a la que reporta el Gobierno estatal que les paga.

Uno de los objetivos centrales de la reforma educativa era acabar con los privilegios, la corrupción y la opacidad en el manejo del presupuesto. A más de un año de su entrada vigor no hay cambios sensibles y los gobiernos estatales esconden su manera de usar el dinero público destinado a la educación al reportar las nóminas magisteriales como a cada uno mejor le parece o conviene.

Los gobiernos estatales hacen pública la información que quieren, cuando quieren y con el formato que quieren: un mes informan los sueldos completos, al siguiente quitan datos y números, y luego de nuevo.

Eso en el mejor de los casos, porque por ejemplo entidades como Quintana Roo y Tamaulipas no han entregado nada en un año.

O Baja California Sur y Sinaloa, que sí han entregado documentos pero con la información que “transparentan” es imposible conocer los salarios porque la columna donde deben aparecer las percepciones !Está en blanco! No tenemos un solo dato de sueldo para estos dos estados en el último año.

Tan poca es la información ofrecida por los gobiernos estatales que diversas organizaciones y asociaciones civiles se han rendido en su intento de elaborar de forma confiable un índice de transparencia del gasto educativo.

Si un gobierno reporta que le paga más a un docente y éste recibe menos… ¿dónde queda el dinero?

Para comparar lo que el gobierno dice que le paga a un maestro y lo que realmente cobra ese profesor, un servidor ha impulsado el portal “Checa Tu Sueldo” (http://www.checatusueldo.com) que ayuda a los docentes de educación básica que trabajan en escuelas públicas a conocer cómo reporta la autoridad estatal su sueldo.

Mientras más profesores consulten su sueldo, lo comparen con su recibo y denuncien las diferencias, habrá más posibilidades de conocer las dimensiones del desfalco y de presionar para que los gobernadores dejen de aprovecharse del dinero público.

Es una alternativa. Ya hemos recibido cientos de denuncias de que les pagan menos de lo que reportan. Una bola de nieve en construcción.

Carlos Loret de Mola
DIC 11

Cinco mil horas de videos Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

¿Cuántas reuniones? ¿Cuántos arreglos? ¿Cuántas amenazas? ¿Cuántas instrucciones? ¿Cuántos personajes de la vida pública?

Los mandos medios de la Procuraduría General de la República y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional han concluido ya la revisión de los videos incautados en una casa de seguridad a las afueras de Morelia a Servando Gómez Martínez “La Tuta”, líder del cártel de Los Caballeros Templarios.

Sus jefes, embebidos unos en la tragedia de Ayotzinapa y otros en la persecución del conocido capo michoacano, no han más que revisado “por encimita” —me dicen dos fuentes de alto nivel— el gordo reporte que les hicieron llegar con la síntesis de los cómplices, rivales, políticos y sus familiares, empresarios, líderes sociales, ciudadanos en busca de justicia, comunicadores, que pasaron por las distintas salas de juntas donde se reunía con ellos el mediático jefe mafioso.

Las imágenes no son de buena calidad pues están grabadas a lo lejos, muchas veces a contraluz, con cámaras que se presumen clandestinas, quizá desde una tableta o computadora personal. En muchos de los casos se reconoce a la persona con el contexto de la conversación, y eso tampoco resultó fácil a los peritos por la distancia entre el micrófono y el sitio donde hablaban.

Muchas de las transcripciones contienen advertencias de que resultaron inaudibles por fragmentos. Aunque son casi descripciones de escena pues señalan momentos de entrada y salida de los personajes de la toma, atuendos, armas, características, personas a quienes se dirigen durante la charla, etcétera.

¿Qué van a hacer con ellos? Parece que exhibirlos todos ciertamente no. “No quedaría nadie en Michoacán”, explica informalmente una fuente para hacer notar la cantidad de personajes locales que figuran ahí.

Quizá menos en un momento de sucesión política, como es el caso de la elección para gobernador, presidentes municipales, diputados locales y federales que tiene en agenda ese Estado para el 2015, y cuyo proceso ha arrancado descarnadamente.

Y aún menos si Michoacán no está en las primeras planas, acaparadas por el escándalo de indignación internacional a consecuencia de la tragedia por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Ni siquiera jaló la atención el proceso judicial que anunció el comisionado Alfredo Castillo contra colaboradores cercanísimos a los ex gobernadores perredistas Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy.

Tal vez la única noticia que quisiera el Gobierno emanara de esa Entidad es la captura de Servando Gómez Martínez “La Tuta”. Siguen diciendo que “ya casi”. El “ya casi” lleva como medio año.

SACIAMORBOS

El verdadero gobernador de Michoacán no es el gobernador de Michoacán, eso ya lo sabemos. El verdadero gobernador del Estado de al lado es el que era jefe del actual.
 

Carlos Loret de Mola
DIC 10

El Presidente, su esposa, Televisa y el Teletón Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Fue el peor año de su historia para el Teletón. La transmisión tuvo que extenderse para recaudar más y declarar alcanzada la meta.

¿Por qué fue más difícil que nunca?

Es posible que se deba a la situación económica vigente: crecimiento estancado, reforma fiscal recesiva, la confianza de los consumidores en el sótano histórico. Sin embargo, en otros momentos de crisis el Teletón no sufrió tanto.

Una segunda explicación puede encontrarse en el cambio de formato del programa: este año la emisión tuvo menos rating y hubo más comedia que drama. Quizá para motivar al donativo hace falta enfatizar más en la tragedia de la discapacidad.

Pero entonces —tercer factor— la ONU expresa su molestia. No la ONU en pleno, sino su Comité para los Derechos de las Personas con Discapacidad, que en un reporte reciente acusó que “dicha campaña promueve estereotipos de las personas con discapacidad como sujetos de caridad”. En el documento de doce páginas dedica sólo dos párrafos al Teletón.

El presidente de la Fundación, Fernando Landeros, respondió que los “investigadores” de la ONU, durante sus supuestos cuatro años de indagatoria, no visitaron un solo Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) ni entrevistaron a una sola familia o niño beneficiado.

Esos dos párrafos del comité de la ONU fueron gasolina pura para los detractores que desde hace años repiten la mentira de que Televisa usa al Teletón para evadir impuestos (la acusación no pasa la prueba del primer semestre de Contabilidad), y se montaron en el dolor por Ayotzinapa y la indignación por el escándalo de la casa del Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera.

Estancamiento económico, comedia en lugar de drama, ONU y Ayotzinapa-“Casa Blanca”. Teletón deberá estudiar cuál de los factores pesó más. Pero hay algo que puede adelantarse.

Es profundamente injusto cobrar a los niños con discapacidad la factura de la indignación social.

Por Ayotzinapa hay que reclamarles al alcalde de Iguala y su esposa, al gobernador que los protegió, al PRD y a López Obrador que les dieron cobijo e impulso político, a Los Pinos por la impunidad y violencia que privan en el país. Pero ¿los niños con discapacidad merecen pagar por esto?

Por la mansión del Presidente y su esposa, y las explicaciones oficiales insatisfactorias sobre su financiamiento, hay que criticar a Enrique Peña, a Angélica Rivera, y si quieren incluso a Televisa, de la que fue estrella, pero me resulta fuera de foco atacar al Teletón, dizque porque es un símbolo.

Boicotear al Teletón es cerrar la puerta de la rehabilitación a miles de niños con discapacidad. No actúan contra el gobierno ni contra Televisa sino contra los más desamparados.

Yo reto a los detractores a que visiten un CRIT. Media hora. Hablen con los niños, entrevisten a sus familias, hurguen en los estados financieros de la Fundación. Sin miedo a la verdad. Sin telarañas. Y luego seguimos debatiendo.

SACIAMORBOS

Esto lo dije durante el Teletón y como siempre en mis opiniones, fue a título personal. Los cabilderos mediáticos del ingeniero creen que todos son de su condición.

Carlos Loret de Mola
DIC 9

La muerte del ministro causa terremoto político Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Hace cuatro años, el ministro José Ramón Cossío recibió una noticia terrible: la muerte del también ministro José de Jesús Gudiño. Le afectó en lo personal y derrumbó su sólida carrera hacia la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: sin el voto de Gudiño, le ganó el ministro Juan Silva.

El destino y sus tiempos políticos.

Por segunda vez consecutiva fallece un ministro en la víspera de la elección del nuevo presidente de la Corte. Tras varios años de mala salud, ayer murió el ministro Sergio Valls. Esto es un terremoto para la política interna del Poder Judicial, que elige a su cabeza el 2 de enero en una sesión pública.

Hasta antes de la muerte del ministro Valls, el favorito era el ministro Luis María Aguilar. ¿Se mantendrá?

Aguilar empezó hace casi un año su campaña. Fue el que llegó a sumar más ministros de su lado, pero nunca se supo si tenía seis, los seis votos necesarios para ganar. El segundo lugar era el ministro Arturo Zaldívar.

Sin embargo, hace varios meses, inesperadamente levantó la mano como aspirante alguien que hasta entonces parecía respaldar a Aguilar: la ministra Margarita Luna Ramos, integrante de una familia muy extendida dentro del Poder Judicial. Abrió cuenta de Twitter, activó un equipo de prensa y empezó a acudir a actos con reflectores.

Su activismo desató que otros ministros comenzaran a evaluar sus propias posibilidades.

Fue el caso de Fernando Franco, impulsado por el ministro Cossío con quien le une una cercanía personal y laboral por todos conocida.

También se enlistó Jorge Pardo, desmarcándose de Aguilar, quien se quedaba sólo con los votos de Valls y Arturo Pérez Dayán.

Este viernes vence el plazo que tienen los togados para inscribir su postulación a la presidencia y presentar su plan de trabajo. Fuentes de la Corte esperan seis inscripciones: Aguilar, Luna, Zaldívar, Franco, Pardo y como sorpresa de los últimos días, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

Arrancan seis. Eso da mucho margen de maniobra a dos presidentes: el de la Corte y el de México.

Una primera clave es descubrir por quién votarán —seguramente por la misma persona, dada su cercanía— los dos ministros “salientes”: Olga Sánchez Cordero y el actual presidente Silva Meza. Se podrá deducir fácilmente tras la primera ronda de votaciones de la sesión del 2 de enero, y eso fortalecerá a tal candidato.

La segunda clave es que el sensible fallecimiento del ministro Valls abre la puerta para que el Presidente Peña Nieto intervenga:

Para ocupar su vacante, el Mandatario manda tres nombres al Senado, que escoge a uno. Si en la terna figura uno bien visto por PAN o PRD, y este proceso concluye antes del 2 de enero, Peña Nieto tendría la posibilidad de influir decisivamente en la sucesión en la SCJN a través del sufragio de su nominado.

¿Se querrá meter? ¿Lo dejarán?

Hay muchas reglas no escritas. Muchos cabildeos discretos. Dependencias e independencias. Hay un asiento con enorme poder y presupuesto. Ya veremos qué sobrevive.

SACIAMORBOS

Existe un funcionario, añejo aspirante a Pino Suárez, que ha trabajado para gobiernos de dos partidos.
 

Carlos Loret de Mola
DIC 4

El hijo de Fausto llegaba armado con “La Tuta” Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Cuando en esta columna revelé que el hijo del entonces gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, aparecía en un video con Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, el mandatario dio una entrevista para rechazar el asunto y puso a sus voceros formales e informales a atacar. Fue tajante: “Se ha hablado mucho sobre el video o sobre algunas cuestiones de mi hijo, familiar; quiero decirles que en la familia no hay delincuentes”.

A los pocos días se publció la imagen de ese video y el todavía gobernador trató de engañar una vez más: declaró que si su hijo había sido grabado con “La Tuta” seguro era porque lo habían secuestrado.

Sus palabras textuales fueron: “En su momento fui informado que diversos empresarios y presidentes municipales habían sido obligados a reunirse con delincuentes, y en ese contexto fue en el que mi hijo me manifestó que había sido víctima de un levantamiento cuando yo me encontraba fuera del país por el tratamiento médico que es conocido por todos”.

He tenido la oportunidad de ver los ¡tres videos! que comparten Rodrigo Vallejo Mora alias “El Gerber” y Servando Gómez Martínez alias “La Tuta”. No hay rastro alguno de sometimiento, secuestro, levantón ni victimización.

Incluso en la grabación más reveladora de las tres, Vallejo junior llega con ¡dos pistolas! a la reunión con el líder templario. Desenfunda la que llevaba calzada al cinturón y uno de los guaruras se acerca como para enseñarle una técnica para guardarla. Luego exhibe la segunda arma.

Las grabaciones de la “Tutateca” —las cinco mil horas de video que las autoridades incautaron al narco michoacano en una casa de seguridad en las afueras de Morelia— no son de buena calidad: la imagen se ve a lo lejos, borrosa, frecuentemente a contraluz, a veces fuera de foco y mal encuadrada, y con el audio muy bajo.

Para los peritos que las han analizado, seguramente fueron grabadas a distancia desde alguna tableta o computadora portátil. Y aunque en las transcripciones hay muchos fragmentos que resultan inaudibles, también se captan claramente frases que no dejan espacio a la duda.

En el video donde Vallejo Mora llega armado, “La Tuta” quiere dar por terminada en un par de ocasiones la reunión, y es el hijo del entonces gobernador quien lo anima a seguir platicando.

En otro momento de la conversación, Rodrigo Vallejo le relata que usó el C4 de Michoacán (el Centro de Comunicaciones, Cómputo, Control y Comando del Gobierno del Estado, desde donde se manejan las cámaras de video de toda la zona y se obtienen datos de inteligencia de sus habitantes) para seguir a un hombre que presuntamente le debía dinero.

El líder templario lo interrumpe y se ufana sugiriéndole que mejor, para la otra, le pase a él una foto del sujeto y su teléfono celular “y yo te lo localizo en 5 minutos”. Le desliza que incluso si lo quiere ejecutar, es cosa de que se lo pida.

Para la historia.
 

Carlos Loret de Mola
DIC 3

El día que Chespirito quiso meterse de nuevo al barril Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Para Florinda Meza, Roberto Gómez Fernández y familia

A media entrevista, como si las dolencias y las enfermedades se le olvidaran de golpe, don Roberto Gómez Bolaños se levantó de su silla cuando rodó hasta sus pies la sorpresa que le llevamos: el barril original, de madera oscura reforzada, que era la vivienda del “Chavo del Ocho”.

Agarró con sus dos manos el filo del cilindro y por un momento pensé —y él también— que se metería a sus 76 años de edad, doce después de haber interpretado al personaje por última vez: “a lo mejor puedo… pero no, mejor no lo intento”.

Hablamos de sus creaciones. De cómo serían en la época actual. Que si el Chavo ya no viviría en un barril, que si el maestro Longaniza habría engordado a tamaño butifarra, que si nunca le hubiera hecho caso doña Florinda, que si los caquitos habrían dejado de robar, que si el doctor Chapatín despacharía en su anhelado hospital para sanos.

Me di cuenta que nos referíamos a ellos como viejos amigos a quienes les habíamos perdido la pista, familiares a los que el destino hubiera vuelto lejanos.

— ¿Usted piensa en la muerte?

— Pero nada más diario, contestó sin titubear. Brutalmente simple y brutalmente profundo. Carcajada autómatica. Una chespiritada de libro de texto.

—Sí pienso mucho. Soy de alguna manera místico, no santurrón ni religioso ni nada de eso. El paso más trascendente a donde vamos es a morir.

—¿Le da miedo?

—A mí me da miedo, a mí me da pánico. A mí morir, no. Me da miedo estarme muriendo, ¿me explico? Sobre todo una de esas agonías que ve uno prolongadas con mucho sufrimiento. Eso me da mucho miedo. Pero si me mataran de un balazo por atrás y no me di cuenta, no me preocupa. Entre otras cosas, porque ya Dios me concedió el privilegio de una vida sensacional.

Fue el 22 de junio de 2005. Sólo porque lo tengo apuntado me creo que han pasado casi diez años.

— Se lo vamos a guardar, don Roberto, por si lo quiere volver a usar algún día— le prometí al final de la conversación señalando al barril del Chavo.

— Gracias, Carlos… algún día.

SACIAMORBOS

Me entusiasmaban los lunes porque a las 8 de la noche prendía el canal 5.

Cuando yo era niño, a Chespirito había que ganárselo. Así que si nos portábamos bien, mi hermana y yo teníamos permiso de sentarnos frente a la tele. Y si no, habríamos de escabullirnos.

Como a todos, Chespirito me hacía reír. Pero creo que me asombraba más: ¿Cómo se hacía pequeño El Chapulín? ¿Cómo podía dormir El Chavo en un barril?

¿Cuándo llegaría la policía por Los Caquitos? ¿Se le rompería esta vez la bolsa de papel de estraza al Doctor Chapatín? Y sobre todo, ¿cómo lograban hablar en rima durante una hora completa en los especiales que parodiaban a don Juan Tenorio?

Con el paso del tiempo, resolví algunos de esos misterios infantiles.

Me gustan más aquellos para los que no hallé respuesta. Porque así puedo mantener el asombro —que con los años maduró en admiración— y escabullirme de cuando en cuando como si fuera lunes a las 8 de la noche.
 

Carlos Loret de Mola
DIC 2

Disfrazado de tigre Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

El corderito Barack Obama se puso disfraz de tigre. El presidente de Estados Unidos finalmente le entró al tema migratorio, lejos de su promesa de campaña pero al tope de sus capacidades actuales.

A través de una “acción ejecutiva” —que no pasa por el Congreso, donde dominan sus rivales del Partido Republicano— abrió la posibilidad de que 5 millones de personas sin documentos puedan escapar a la deportación y quedarse en Estados Unidos. Millones de mexicanos duermen hoy mejor.

Obama se la debía a los latinos. Durante sus dos campañas a la presidencia —2008 y 2012— prometió una reforma migratoria. Los latinos votaron abrumadoramente por Obama (67% y 71% respectivamente), y nada: Obama le dio preferencia a su reforma de salud que amargó las relaciones con los republicanos en el Capitolio.

Luego, para lograr algún espacio de negociación con los conservadores que ven migrante y piensan terrorista, el mandatario decidió batir el récord de deportaciones: más de dos millones de personas, la gran mayoría mexicanos.

Pero Obama no quiere pasar a la historia como el “deportador en jefe”. El Premio Nobel de la Paz busca un asomo de humanidad en su vulnerado currículum.

La decisión de Obama de confrontar al Congreso por el tema migratorio ha sido recibida con fuertes críticas de sus opositores, quienes lo tachan de “presidente imperial” y “emperador”. Su acérrimo rival en la Cámara Baja, el presidente del Congreso John Boehner, lo acusa de haber “envenenado el pozo”, una expresión en inglés para señalar que Obama cerró toda posibilidad de lograr algún acuerdo bipartidista en el tema. Ni iba a suceder.

Tienen razón los republicanos en estar furiosos. Obama hizo política electoral y de la efectiva. Hillary Clinton o quien logre la candidatura del Partido Demócrata para la Casa Blanca en el 2016, estará ampliamente agradecido con Obama pues la comunidad latina volverá a castigar al candidato republicano por su negativa a aprobar una reforma migratoria.

Con esta acción ejecutiva despierta un Obama que luce distinto, dispuesto a ejercer su voluntad y todo el poder que le otorga la legendaria Oficina Oval. Que no es todo, pero no es poco.

Decían que Obama era un corderito. Por ahora el de tigre es disfraz. Veremos si se queda con esa piel.

SACIAMORBOS

Morena se estrenará con una multa de millón y medio de pesos, tras su primera revisión de gastos como partido político que le hizo la Unidad de Fiscalización del INE.

Cheques que no existen físicamente, recibos sin folio, falta de contratos de donación, cuotas que no coinciden con los recibos, estados de cuenta bancarios que no se presentaron, son sólo algunas de las inconsistencias, por un monto de 4 millones, detectadas en la corta vida de la casa de López Obrador.

El INE votará en breve que Morena impidió que la autoridad electoral estableciera a cabalidad el destino y manejo de los recursos y por lo tanto no puede saber si el partido está usando legalmente el dinero público que recibe.

Se creen distintos, superiores a sus rivales. Son igualitos.

Carlos Loret de Mola
NOV 27