Entre el Chivas-América y la vuelta a las campañas Lunes, 9 Abril 2012 por Jorge O. Navarro

En Guadalajara el último día de la Semana Santa fue futbolero. El esperado Clásico entre Chivas y América fue “el evento” de la jornada, y los candidatos a la gubernatura se montaron en la ola, y aunque al final el resultado deportivo no abonó a su favor, ya habían ganado espacio en los medios de comunicación para mostrarse con la camiseta rojiblanca porque, obvio, tienen que ser seguidores de la oncena local.

Sin embargo, al margen de la anécdota futbolera (que seguramente no da votos, a menos que haya algún extraviado que decida apoyar a un candidato sólo porque es fan de las Chivas), el amanecer del lunes de Pascua sí plantea retos específicos para los candidatos a Casa Jalisco.

Quizá quien más pendientes tiene con esto es el candidato panista Fernando Guzmán Pérez Peláez.

Por más que sus incondicionales en el equipo de campaña intentan hacer ver la efectividad de sus estrategias (?), lo cierto es que Guzmán sólo ha aparecido en alguna pega de calcas en cruceros viales y sus spots han recibido más críticas que aplausos entre quienes se toman la molestia de comentarlos.

Lo más sonado, aunque con tinte negativo, fue la controversia con las candidatas del PRI a cargos legislativos, por la confusión sobre si dijo o no dijo que 700 pesos le alcanzan a cualquier ama de casa o madre soltera para sacar adelante sus compromisos familiares.

Sus allegados pueden decir que la campaña avanza, pero Fernando Guzmán sabe que con esta dinámica, difícilmente podrá emparejarse en las preferencias no con el puntero, Aristóteles Sandoval, sino con Enrique Alfaro, quien con menos recursos y sin el respaldo del aparato del Gobierno estatal, está consolidando un segundo lugar.

Lo que más llama la atención es que ni siquiera se ligue a la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, quien no tiene en agenda una visita a  Guadalajara en los próximos días.

En tanto, de Alfaro Ramírez se espera esta semana un reforzamiento en la estrategia de confrontación y contraste con el sistema establecido. El candidato de izquierda necesita con urgencia ir más allá de las simpatías que provoca en redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook, para cumplir con el pronóstico de ganar votos entre integrantes de clase media y media alta que no quieren dar continuidad a los gobiernos panistas, pero que desconfían del retorno del PRI.

Mientras Aristóteles Sandoval lleva una campaña “suave”, acomodado en la punta de las preferencias, los otros competidores saben que en una campaña de 90 días, cada semana cuenta mucho.

Ya se consumió una que no levantó mayor expectativa. ¿Qué propondrán en la que inicia? No basta con ponerse la playera de las Chivas.