Guadalajara, Jalisco

Jueves, 27 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 09:42 hrs

13°

Síguenos:

AVISO!
A partir de febrero de 2015 el condenido de este blog se muda a un nuevo sitio.
Da clic para ir a las nuevas entradas: Columnas

Pulpos neo gallegos y otras formas de movernos Viernes, 9 septiembre 2011 por Guadalupe Morfín

No voy a pasar ninguna receta de cocina. Me referiré a la movilidad urbana y al pulpo camionero en estas tierras que fueron la Nueva Galicia. Del pulpo se habló en Car Free Cities, el Congreso “Hacia ciudades libres de autos”, con sede en Guadalajara, que concluye hoy en el teatro del IMSS. La movilidad, dijo el rector del ITESO al inaugurarlo, es un derecho humano: “Las personas nos movemos en uso de nuestra libertad. Nos movemos para ser personas y porque somos personas. Esa posibilidad (…) de salir al encuentro con los otros, de compartir saberes, inquietudes, soluciones, desafíos y logros, nos constituye como ciudadanos”. De ahí la urgencia de encontrar el modo de incluir a los miles de excluidos de este derecho, que cuando no se ejerce, paraliza proyectos de vida y nos aísla. No es asunto en blanco y negro, sino de muchos tonos de gris. Requiere pensarnos de otra manera.
Andrés Lajous aseveró en su ponencia: “Toda decisión de transporte es una decisión política”, y expuso la larga lista de intereses que suelen estar en conflicto: peatones, automovilistas, ciclistas, organizaciones ambientales y de movilidad, microbuseros, concesionarios, sistemas de metro, tren ligero, macro o metrobús, industrias automotriz y bicicletera, inmobiliarias, constructores, dependencias públicas de obras públicas, ecología, vialidad. Con todos hay que emprender largas negociaciones y convencimientos. Afectados actuales pueden ser beneficiados futuros. El gol se mete cuando el interés general está por delante. Nada sencillo. Por eso importa conocer la historia de las concesiones del transporte público en Guadalajara, saber cómo se reparten o se concentran, quiénes son los beneficiados, explicarnos por qué no podemos tener un buen transporte público barato al aeropuerto, por qué ha sido tan tortuoso movernos con seguridad y eficazmente aquí. Necesitamos saberlo, para poder trabajar y ganar, entre todos, una sana movilidad. Endiosar al automóvil puede paralizar a los ciudadanos. La “civilización” de la prisa hace que la forma de conducir sea cada vez más agresiva. Karina Gallegos, otra ponente del Car Free, de la Asociación de Peatones de Quito, Ecuador, tiene como uno de los objetivos de su movimiento la “pacificación del tránsito motorizado”. Se refirió a mundos ya perdidos: ciudades sin niños ni gente conversando. Rodrigo Díaz, chileno, exhibió con fotografías cómo rendimos tributo al miedo en cotos que nos aíslan y crean “toneladas de monotonía” en muros y casas; banquetas sembradas de obstáculos, donde parece que “el urbanismo mexicano le tenía pánico a la perspectiva”. Ricardo Montezuma, ex asesor de Antanas Mockus, en Bogotá, expuso la extraordinaria complejidad del problema. Para él, no hay que matar los autos, sino hacerlos fuente de financiamiento para el transporte público. Quienes menos dinero tienen en América Latina son quienes más dinero y tiempo invierten en moverse, dice. La congestión ni siquiera es problema para muchos, pues no pueden aspirar a moverse, de tan excluidos. “Es hora de movernos”, afirma Car Free. Eso requiere, quizá, conmovernos.

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Últimas Entradas