El genio político del gobierno español Por José M. Murià jm@pgc-sa.com

Del gobierno español actual podría decirse aquello de que “se juntó la ronda con los piteros” o, en términos más peninsulares, “el hambre con las ganas de comer”. Del presidente, en fecha inmediata anterior, podemos Acusar recibo de su “Ley de mordaza” que recuerda los tiempos más duros de la longeva dictadura.

Con ello se confirma la hipótesis de que el Partido Popular español no deja de ser una prolongación cada vez menos disfrazada del franquismo que tanto daño le hizo a la humanidad y, por ende, también a la propia España.

Por su parte, los independentistas catalanes pueden agradecerle lo mucho que la prepotencia y la estulticia de Rajoy ha contribuido a que creciera su tendencia.

Pero no va solo: su ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, cuya ignorancia cubre todas las ramas del saber, en medio de la euforia nacionalista catalana de 2012, discurrió cambiar arbitrariamente una serie de normas bien aceptadas por todos los españoles a efecto de “españolizar a Cataluña”… El resultado es que él solito consiguió que creciera casi un 5% el independentismo.

Ahora repunta en el cretinómetro el ministro del interior, Jorge Fernández Díaz, quien se encuentra preparando un reglamento de circulación que pretende imponer límites de velocidad y controles de alcoholemia a los peatones españoles.

Lo cierto es que en España, desde los tiempos de Franco, existe la posibilidad de multar al peatón que no respete al semáforo o cruce la calle por un sitio no especificado, aunque también es verdad que hace tantos años que no se aplica sanción alguna por estos delitos que la gente en general ya no se acuerda siquiera.

Pues bien, si el señor Ministro sale con la suya, al igual que se aprobó la “Ley Mordaza” en el Congreso del que es mayoritario el Partido Popular, es posible que pronto los peatones puedan ser multados si sobrepasan lo que el proyecto se denomina “la velocidad del paso humano”.

Asimismo habrán de olvidar los españoles, en especial madrileños y andaluces que suelen practicar el recorrido de bares con mayor intensidad que los de otras latitudes de España donde la gente piensa más en trabajar, andar de “tapas” y “chatos” y, más aun, probar los diferentes ginantónic que ahora están de moda, pues en cualquier esquina le podrán enchufar el alcoholímetro y mandarlo directo al “torito” o, como hacen allá con los coches, inmovilizarlo hasta que se le pase la borrasca al conductor.

De lograrse la brillante iniciativa, con seguridad a ciertas horas de la noche abundarán quienes sean retenidos junto a un poste con un tobillo encadenado al mismo.

 

José M. Murià
ENE 30

La oportunidad que el PAN va a perder Por Sergio Aguirre sergio@aguirre-consultores.com.mx / @seraguirre

El PRI y compañía —el verde que no es verde y el PANAL que no educa—, la llamada izquierda —PRD, Morena, MC, PT— y los dizque partidos emergentes están más quemados ante la opinión pública que el PAN. Con todo y los “ánimo Montana”, los moches y sus telenovelas internas, no han logrado superar (y eso que le han echado muchas ganas) al caserío y robaderos priistas —que confirman las quejas que por todos lados surgen por el notable incremento de las mordidas y en general corrupción en todos lugar donde gobiernan— ni a la sorpresa de que la película “El Infierno”, de Luis Estrada, estuviera inspirada por los gobiernos de izquierda.

Y ante esa situación Madero y su partido (del cual es su dueño) el PAN, contrario a aprovecharla, cerró el camino a panistas decentes (y por ello populares y no chapulineros) como Margarita Zavala a nivel nacional y a liderazgos independientes locales como Macedonio Tamez (que recientemente renunció al PAN porque se negó a repartir cuotas para obtener una eventual candidatura para cierto cargo público) y Pablo Lemus (líder de la iniciativa privada y medios); mismos estos últimos que a mi parecer prefirieron jugársela como precandidatos (Macedonio por la diputación 10 federal en Zapopan y Pablo por su presidencia municipal) por un partido nefasto, como es el de los tránsfugas más oportunistas del PRI local: ese partido es Movimiento Ciudadano, creación del mafiosón veracruzano ex priista Dante Delgado y refugio en Jalisco de los inadaptados y renegados del PRI.

Pero quizá no podían hacer otra cosa. Creo que si por ellos fuera, hubieran escogido el camino de las ahora ya permitidas, pero boicoteadas por ley, candidaturas independientes de partidos. Pero eso es casi imposible, esperándome equivocar en los pocos casos de estos quijotes admirables en todo el país.

Y todo eso mina al PAN, partido supuestamente abocado a la inquietud cívica. Y por ello, la estrategia consistente en aprovechar la coyuntura de Madero de “subir” a los cuates “para que se agarren” en lugar de a los idóneos para gobernar mejor y en mayoría, es un “autosuicidio colectivo” como diría el delirante nuevo retoño del jefe de todo delirante populista: la cosa esa quebradora (por quiebra, no el baile) que se dice ser presidente de Venezuela: Nicolás Maduro, alias “Maburro”, que entre más habla, más se atraganta.

Madero (o nuestro “Maburro” mexicano), es el que prefiere el liderazgo no leal y crítico, sino por la fiesta chica del “ánimo Montana” (que invite) y los moches (que se moche) —tal como lo demostró al eliminar a Margarita Zavala de los plurinominales diputados y al meterle un faul financiero por la espalda a Josefina Vázquez Mota, candidata de su partido a la presidencia—; que a las fiestas grandes de las alegrías de ganar por unos ideales ya marchitos por su suciedad.

Sergio Aguirre
ENE 30

Allá en la fuente Por El Informador opinion@informador.com.mx

El PAN se quejó por el cambio de agenda del gobernador, Aristóteles Sandoval. El presidente de ese partido, Gustavo Macías, criticó la decisión del titular del Ejecutivo después de que invitó a su informe de gobierno a líderes políticos, sociales, académicos y económicos, pero cambió la fecha del martes 3 de febrero al domingo 8. Justo el mismo día en que el PAN y otros partidos políticos designan a sus candidatos para las elecciones de junio. ¿Será un problema de logística o nomás tino para complicarles sus eventos a los partidos?

***

Ya no sabemos si sorprendernos, asustarnos, reír o llorar. En el PAN las cosas están muy revueltas. Hace unos días le comentábamos que Gildardo Guerrero Torres dejó su curul para que el espacio fuera asumido por Felipe de Jesús Rivera; la decisión es parte de un acuerdo con el Comité Directivo Estatal. A cambio ese grupo de panistas apoyaría a Edgar Romo para ser candidato a diputado en el distrito 12 local.

Lo curioso es que Edgar Romo, pupilo de Guerrero y avalado por el CDE, recibió en redes sociales el apoyo nada más y nada menos que de Jesús González, hijo de Emilio González. En calidad de panista, él tiene el derecho de apoyar a quien mejor le parezca; lo raro es que Gildardo Guerrero es el mismo que en abril de 2014 arremetió en contra de Emilio González a quien culpó “de todo lo malo que le pasaba al PAN”. De pilón le restregó que la famosa mentada había sido un factor de la debacle panista. Guerrero Torres, el mismo que está detrás de Romo a quien ahora apoya Jesús González, fue a Casa Jalisco y se manifestó en contra de la gestión del último gobernador panista.

***

Por fin, después de más de un mes de no aparecer en eventos públicos, el titular de la Secretaría de Movilidad, Mauricio Gudiño, encabezará el banderazo de salida de la primera unidad prototipo del Trolebús en Guadalajara. Pero no se emocione, sólo será una unidad prototipo y otras 20 serán camiones de diésel, eso sí nuevos, que funcionarán “prestados” porque la empresa proveedora no logró tener a tiempo los camiones. Resulta que les falta una pieza que sólo se fabrica en Europa y que tardará 8 meses.

El Informador
ENE 30

Epidemia de cesáreas Por Guadalupe Morfín guadalupemorfinotero@gmail.com / @guadalupemorfin

Parir, dar a luz, es un arte natural que tiene sus requisitos para hacer el proceso exitoso. Caminar una vez iniciado el trabajo de parto, trabajar con la respiración para mantener el relajamiento que hace soportable el dolor; hacerse acompañar por el esposo, o la pareja, y por una “Dougla” u operadora experta, o por una mujer que haya vivido con gozo la experiencia de traer un hijo al mundo por vía vaginal. De esto habla el libro de un prestigioso ginecólogo nacido en Sinaloa, radicado desde hace muchos años en Guadalajara, el doctor Arnoldo Guzmán Sánchez, escrito con varios colegas suyos: ¿Cómo reducir la epidemia de cesáreas? Tenemos la respuesta.

Por supuesto que hay cesáreas necesarias, y son justificadas. Pero el libro fue escrito dado el alarmante incremento de cesáreas innecesarias, a las que se acude bajo la falsa creencia de que los niños nacen mejor así, por lo que cada vez hay más parturientas que exigen “ser operadas” como si fuera condición de salud. El texto cita cifras de cesáreas en México que van de 19.4% a 54.5 % (datos de 1997), que se han agravado drásticamente los últimos años, al grado que hoy es casi excepción el parto natural incluso cuando el embarazo es sin complicaciones. Por conveniencia de ginecólogos en agendas y honorarios, por ignorancia o miedo al dolor de las gestantes, se confunde cesárea con símbolo de estatus, un error grave con consecuencias en la salud de madres y bebés.

En el Seguro Popular, en Jalisco, se practica hasta 90% de cesáreas, reconoce el Dr. Guzmán. Son niveles ya epidémicos, y reflejan el desconocimiento en hospitales públicos y privados de la Norma Oficial Mexicana para la Atención de Embarazo, Parto, y Puerperio, que establece que no debe hacerse más del 15 y 20 % de cesáreas en gestantes de riesgo normal y alto, respectivamente. Si un médico o un hospital practican más de una cesárea o parto abdominal por cada cinco casos, están recurriendo innecesariamente a la cesárea. Un bebé que nace por vía abdominal tiene más posibilidades de problemas respiratorios, y la mamá riesgos resultantes de transfusiones de sangre.

El libro es fruto de veinticinco años de trabajo del Dr. Guzmán en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara, desde donde ha emprendido una campaña para disminuir las cesáreas innecesarias, cuyo porcentaje logró bajar ahí de 28 a 13% gracias a un programa iniciado en 1993. Introdujo en el currículo de la carrera de Medicina de la Universidad de Guadalajara dicha Norma Oficial, y ha divulgado las ventajas del parto por vía vaginal a través de programas de radio y material impreso, y de convenios con otros hospitales públicos y privados.

Tres veces di a luz en parto natural y fue un excepcional regalo de la vida. Requiere entrenamiento, compañía y sabiduría. Una bendición haber contado con ello y poder agradecerlo y compartir que vale la pena.

Guadalupe Morfín
ENE 30

Góber gasolina Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

En 2007, al inicio del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, se generó una gran controversia. El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai) tuvo la intención de que Petróleos Mexicanos (Pemex) hiciera públicos los planos de los ductos por los que transportaba gasolina.

Hubo jaloneo entre ambas instituciones. Pemex no quería, argumentando razones de seguridad nacional y vulnerabilidad ante el robo de combustible porque los criminales, con un clic en internet, podrían saber exactamente dónde perforar.

Un ataque los agarró en el “estira y afloja”. A principios de julio de 2007, la guerrilla Ejército Popular Revolucionario (EPR) patrocinó ocho explosiones en ductos de Pemex.

La idea de hacer públicos los trazos de los ductos de Pemex quedó congelada por miedo a más atentados de este tipo.

Pero dos años bastaron para que la opinión gubernamental cambiara.

Lo que no lograron el IFAI ni el EPR, guardada la debida proporción, lo consiguieron ¡los gobernadores!

Con el argumento de hacer un atlas de protección civil de colonias en las que pasaran por debajo ductos que pusieran en riesgo a la ciudadanía, la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) negoció un convenio con Pemex para recibir los mapas de los ductos. Fue en 2009. Por la Conago firmó su entonces presidente, Mario Marín, el mandatario de Puebla mejor conocido como el “Góber Precioso”, involucrado en escándalos de pederastia, denunciado internacionalmente por perseguir periodistas y recientemente apuntado para retomar su carrera política en su partido, el PRI.

Según el protocolo firmado por Pemex y la Conago, habría un firme resguardo de los documentos para evitar que cayeran en manos indeseadas y también habría distintos niveles de acceso a ellos, con claves secretas y toda la cosa.

De acuerdo con fuentes de inteligencia del Gobierno federal actual, nada de eso sucedió. Y los planos estratégicos de Pemex terminaron en manos de gobernadores, secretarios estatales, alcaldes, ayudantes… delincuentes.

Hacen notar que las cifras oficiales sobre robo de combustible dan un salto justo en 2009 y se desatan hasta llegar a la actualidad: 17 mil millones de pesos en 2014.

El asunto va mucho más lejos. En las carpetas de inteligencia sobre este tema, que cada vez es de mayor preocupación para la administración Peña Nieto, aparecen fotografías que captan aparentemente robando combustible a bandas organizadas de delincuentes y narcotraficantes, pero también vecinos que aprovechan el desorden para llenar sus bidones en los borbotones de las fugas que deja la ordeña ilegal, empresarios transportistas que cargan sus pipas para luego vender el producto como “derecho” y ¡hasta militares!

SACIAMORBOS

Cosa de quince personas ejecutadas en un predio de Guanajuato. A la sorda. Fue una disputa por el robo de combustible. Presuntamente una red que va de Guanajuato hasta Tamaulipas, pasando por San Luis Potosí.

 

Carlos Loret de Mola
ENE 29

Los Otros Chapulines Por El Informador opinion@informador.com.mx

Por: Pablo Latapí

Quizás trabajar para el gobierno no sea el “gran” negocio, porque los sueldos generalmente no son tan buenos, pero seguramente debe ser muy atractivo porque son pocas las responsabilidades y se tiene un ingreso seguro quincena tras quincena. No hablamos desde luego de quienes ya “llegaron” a puestos de relevancia donde sus grillas se ven premiadas con acceso a una bolsa enorme de recursos irregulares que les permite darse gran vida, comer en restaurantes de lujo, comprar suburbans y contratar guaruras.

Hablamos de cientos de personas que están muy pendientes de dónde va quedando cada quien en el servicio público para ir a tocar la puerta de aquellos a quienes conocen.

Son una gran cantidad de personas, hombres y mujeres de todas las edades y niveles académicos, que quieren estar cerca de los chapulines, los que ya están saltando de un puesto a otro, y los buscan para tratar de conseguir un trabajo y seguir viviendo del presupuesto. Ese ejército son los otros chapulines, los que están detrás de los primeros, y andan detrás de “cualquier” cosa como actividad laboral.

Si les va bien trabajarán cerca de sus chapulines mayores, en puestos “de confianza”, o serán recomendados a otras oficinas, donde sí haya plazas, donde vegetarán a la espera de algo mejor pero, eso sí, recibiendo su sueldo.

El problema es que esa operación de los otros chapulines es un perder-perder por donde quiera que se le vea.

Pierde el chapulín mayor, el “importante”, porque tiene que contratar o recomendar a gente que sólo busca una forma de sobrevivir y no de participar en un proyecto, y que en pocas ocasiones tiene una idea de qué se trata el trabajo que le están dando. Pierde la dependencia porque desperdicia plazas en alguien que no suma, y por tanto deja de hacer eficientemente muchas de sus obligaciones. Y pierde el interesado porque por ese afán de verlo como “un trabajo”, una mera forma de subsistencia, pierde la gran oportunidad de hacer algo que le guste y así realizarse.

Recuerdo una de las historias breves que contaba la conferencista Linda Nacif y que encaja con esta situación.

A la orilla de un camino había tres hombres tallando con un cincel sus respectivos bloques de piedra. Los tres hacían exactamente lo mismo.

Al preguntarle al primero qué hacía, respondió: “Estoy tallando una piedra…”

El segundo dijo: “Me estoy ganando el pan para mi esposa y mis hijos…”

Y el tercero, con un brillo especial en los ojos y una gran emoción respondió: “Estoy construyendo una catedral…”

Ahí está la diferencia. Hace tanta falta gente que construya catedrales.

El Informador
ENE 29

Allá en la fuente Por El Informador opinion@informador.com.mx

El presidente del Poder Judicial ahora sí que se voló la barda. Dice que en Jalisco no hay crisis. Luis Carlos Vega Pámanes defendió la idea de que a los jueces se les suba el sueldo hasta en un 50 por ciento; los jueces ganan 50 mil pesos mensuales y quieren 100 mil. En el caso de los magistrados dijo que hace más de 10 años que no les suben el sueldo. ¡Plop!

El magistrado mostró sus dotes de estadista y habló del precio del petróleo y de las reservas de México, que están más sanas que nunca, además dijo que las autoridades locales deberían aprender de Estados Unidos, que allá se ajusta el presupuesto a las necesidades del Poder Judicial y no al revés como sucede en Jalisco, en donde se destina a ese poder “lo que sobra”.

Por acá nuestros vecinos de mesa consideran que en una entidad donde existen más de tres millones de pobres, la declaración no fue bien recibida. Qué bueno que Luis Carlos Vega no busca un cargo de elección popular porque su carrera política estaría en problemas. Que al cabo por eso gana más que el gobernador: nomás 182 mil pesos mensuales brutos.

—-

Dijo el auditor que siempre no. Según las nuevas cuentas de Alonso Godoy Pelayo, las finanzas de Alfonso Petersen cuando fue alcalde de Guadalajara en 2009 están limpias. A pesar de que se habían encontrado presuntas irregularidades en los manejos financieros por más de 220 millones de pesos, ahora el auditor dice que no hay anomalía que señalar.

El precandidato a la alcaldía de Guadalajara señala que pudo presentar todas las pruebas para demostrar que el recurso se ejerció de manera adecuada. Lo malo es que la aclaración de las presuntas irregularidades se hace justo en periodo preelectoral. Para la bancada de Movimiento Ciudadano en el Congreso la información dada a conocer por el propio precandidato resulta “sospechosa” y considera que es muestra de un presunto acuerdo entre el PRI y el PAN para permitir que Petersen Farah llegue como precandidato. Tiempo al tiempo.

El Informador
ENE 29

Cuatro meses sin 43 Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

Nos siguen faltando 43 normalistas y más de 23 mil personas desaparecidas en México, pero al Estado le sobran inconformes en las calles. En esta tensión creciente se cumplieron cuatro meses de la masacre de Iguala.

El lunes pasado, al cuarto mes, cientos de miles de personas en México y el mundo participaron en la octava acción global de solidaridad con Ayotzinapa, y el tamaño de la movilización sigue sorprendiendo al Estado y sus aliados.

Al Estado le urge cerrar ya el caso Ayotzinapa, necesita desaparecer de los medios comerciales la voz de las víctimas, el dolor y la rabia de los padres, la dignidad de los normalistas sobrevivientes, las protestas en Guerrero y muchos estados del país.

Por eso no debe sorprender la estrategia que el gobierno de Peña Nieto, sus aliados de la oposición, medios comerciales y empresarios han echado a andar justo al cumplirse cuatro meses de la desaparición de los normalistas.

Es una acción concertada: por un lado, empresarios exigiendo endurecimiento en el trato a protestas y manifestantes; de otro lado, una cobertura cada vez más parcial hacia el gobierno de los medios comerciales; un cierre de filas de la oposición al gobierno: el presidente del PRD, Carlos Navarrete, criticó a quienes llaman a no votar y pidió al Presidente y al INE a evitarlo.

La estrategia del Estado se cerró el martes 27 de enero con tres acciones: un nuevo mensaje de Peña Nieto pidiendo a los familiares y víctimas dar la vuelta a la página, resignarse: “No podemos quedarnos ahí”, dijo como si entendiera lo que es tener un hijo desaparecido. El procurador Jesús Murillo Karam: sus hijos están muertos y calcinados. Mientras la Policía Federal, el Ejército y la Marina se desplegaron en las casetas de cobro de la autopista México-Acapulco para impedir manifestaciones.

La estrategia está clara: dar carpetazo al caso Ayotzinapa; tratar de convencer a la población de que su versión es definitiva (a los padres jamás los van a convencer). Tanto el discurso como las acciones encaminadas a dar el carpetazo se van a intensificar y eventualmente se montarán provocaciones para reprimir.

Les urge cumplir esta estrategia para, supuestamente, cerrar esta página, dar carpetazo y volver a la “normalidad”. ¿Cuál es esa normalidad? La “normalidad” que pintaba Peña Nieto hace cinco meses, de un país abierto a la inversión privada, dispuesto a mover el país al ritmo de los inversionistas, es decir, la normalidad del capital, que necesita no sólo de carreteras y calles despejadas, sino de masas controladas para el trabajo y el consumo.

Pero el México de esa “normalidad” ya no existe, ni existía antes salvo en los discursos y propaganda oficial. Lo que existe, a cuatro meses de la masacre de Iguala, es una sociedad tocada y revolucionada por la desaparición de 43 normalistas y miles más en este país. Es un movimiento de insubordinación que ha dejado de creer en el régimen y que no aceptará pasivamente este llamado a dar la vuelta a la página y volver a la “normalidad” de los negocios capitalistas, como si nada hubiera pasado. Sí ha pasado, y mucho.

Rubén Martín
ENE 28

Los forenses del Quijote, a Ayotzinapa Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

No han querido que se sepa. Ambas partes guardan sigilo. Saben que el tema es especialmente sensible. Pero de primera mano sé que el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, ha establecido contacto con uno de los jefes del equipo científico forense que logró encontrar e identificar los restos de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de “Don Quijote de la Mancha”, fallecido en 1616.

La búsqueda de evidencias sobre el destino final de los normalistas de Ayotzinapa continúa, y la tecnología y los conocimientos del grupo español pueden ser un aporte clave.

Según la información a la que tuve acceso, el equipo de forenses encabezado por el reconocido Luis Avial, propone emplear un método llamado “sonar de barrido lateral”. Consiste en que a través de aviones no tripulados se realiza un mapeo de una superficie terrestre o cuerpo de agua.

Los especialistas ibéricos tienen en la mira volar los drones sobre el río Cocula, donde podrían existir más restos óseos y quizá en mejor estado, a los que habría en dado caso que realizarles nuevas comparaciones de ADN.

El acercamiento se dio por intermediación de Petróleos Mexicanos (Pemex). Una parte del equipo de peritos españoles que sigue laborando en Madrid sobre los restos del también apodado “Manco de Lepanto” está de gira de trabajo en México para ayudar a Pemex en la detección de contaminación subterránea.

Los especialistas están echando mano de sus instrumentos para detectar fugas no visibles desde la superficie, que son originadas por rupturas en las tuberías a través de las que se transporta el combustible.

Para hallarlas, utilizan las técnicas de termografía infrarroja y georradar. Una vez que las ubican, un segundo comando de ingenieros entra en acción y repara el problema.

Aunque en México están haciendo esta labor ecológica, en España son más conocidos como peritos en asuntos policiacos. Por eso es que, aprovechando su estancia en nuestro país, se realizó el contacto con la Procuraduría General de la República.

Para la tarea que vislumbran en Guerrero, necesitarían reforzarse trayendo de España al grupo forense que encabeza Francisco Echavarría, quien está en Madrid realizando los últimos trabajos en el caso de Cervantes Saavedra. Se espera que en cosa de una semana, el equipo de especialistas de varias disciplinas que intervino en el hallazgo dé a conocer oficialmente los resultados sobre el análisis de los restos que hoy se presume son de uno de los más grandes escritores que ha dado la lengua española.

Un grupo como este, acreditado nacionalmente en España por sus contribuciones a los más escabrosos crímenes y que ha ganado respeto internacional por el caso de los restos de Cervantes, podría arrojar necesarias certezas en torno a lo sucedido a partir de la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Al fin que desde lo de Cervantes han pasado cuatro siglos. Desde Ayotzinapa van apenas cuatro meses.

SACIAMORBOS

Para él, premio, lo que se dice premio… sería la Conade.

Carlos Loret de Mola
ENE 28

Taxistas, seguridad y Uber Por Ivabelle Arroyo ivabelle@gmail.com

En octubre pasado compartí una reflexión sobre el estrepitoso fracaso del Estado para garantizar la seguridad de los usuarios de taxis frente al éxito que tienen aplicaciones móviles para dar certidumbre a quienes se mueven en autos ajenos por la ciudad.

Soy una usuaria de Uber, pero también podría serlo de otra empresa que me garantice el servicio que hoy encuentro en esta. No defiendo a Uber, defiendo el esquema que inauguraron en el mundo.

Primero, hay que distinguir entre taxis, taxis piratas y choferes privados. Un taxi es un auto identificado y certificado por el Estado para recoger gente en la calle. Para eso, se pintan de cierto color, pagan derechos especiales (placas), se ajustan a tarifas reguladas, y pasan filtros. Con eso, se supone que el usuario no es víctima de abusos en el precio y sabe con quién va porque lo ve en una foto en el asiento. Eso ya no es suficiente para denunciar asaltos ni abusos. ¿Han sabido del desenlace de estas denuncias?

Un taxi pirata no pasa por esa regulación. Uno no sabe con quién va, las tarifas no se ajustan y el Estado no los tiene en una lista. Si un taxi pirata lo asalta, hay que denunciarlo como un robo común, y resignarse.

Los autos de Uber no están identificados por el Estado, sino por tres lados privados distintos (la empresa, el usuario y un tercero), más uno público: el fiscal.

Todo esto lo permite la tecnología. No hay que aprenderse el nombre del chofer ni las placas: al pedir un auto, este se identifica con el usuario y manda señal a la central. Tanto Ivabelle como la central saben que Juan, en el Focus placas XCV recogerá a Ivabelle en La Paz. El trayecto lo pueden ver el chofer, Ivabelle, la central y un tercero al que Ivabelle elige para sentirse segura: su amiga Olga. Olga recibe en su celular o en su computadora el recorrido en tiempo real sobre un mapa, el teléfono de Juan, las placas y el contacto con la central.

Cuando Ivabelle se baja, todos son notificados por el sistema. Al usuario le aparece en la app un letrero con el costo (130 pesos de la Americana al ITESO) y recibe la factura en su correo electrónico. La app le pide que califique a Juan. Si olía feo o iba muy rápido, Ivabelle lo puede notificar sin que Juan se entere de que fue ella.

El registro del viaje permanece en el sistema. Si Ivabelle dejó un paraguas, puede llamarle a Juan y Juan puede llamarle a ella. Cuando el registro del viaje se borra, ambos pueden llamar a la central. Los autos son modelos nuevos y seguros. Traen botellitas de agua. Sabiendo esto, ¿creen que Ivabelle va a preferir un taxi?

Las ventajas para el usuario son inmensas. Los taxistas consideran que estas ventajas se deben llamar “competencia desleal”. Pero los Uber necesitan que los usuarios tengan un teléfono inteligente con acceso a internet y una tarjeta de crédito, lo que significa que es un universo muy reducido. Los taxistas tienen un mercado más amplio, pero trabajan en un esquema anacrónico al que los obliga el Estado, cuyo papel ya está sobrando: no garantiza seguridad, exprime a los taxistas y favorece las mafias. Los taxistas tienen razón: se van a quedar fuera. Pero tienen que pelear contra el esquema estatal, no contra la tecnología.

Ivabelle Arroyo
ENE 28