Guadalajara, Jalisco

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 08:28 hrs

18°

Síguenos:

Rubén Martín
SEP 13 2017
Antipolítica

Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

Sismo y lucro con el dolor

El terremoto de la medianoche del jueves 7 de septiembre apunta a convertirse en la peor tragedia y devastación de la historia reciente del país. Cientos de municipios del país, especialmente de Oaxaca y Chiapas, han sido devastados por el fenómeno sismológico.

En Oaxaca 282 municipios fueron afectados, y se estima que 40 mil viviendas fueron dañadas, dejando a cerca de 800 mil damnificados. En Juchitán, por ejemplo, 80 por ciento de las viviendas fueron afectadas gravemente y 30 por ciento de las mismas se derrumbaron tras el sismo de 8.2 grados de intensidad (Richter). En Chiapas, en cuyas costas ocurrió el epicentro, se estiman afectaciones en 122 municipios, dejando 40 mil viviendas dañadas con más de 1.5 millones de damnificados.

Hablamos al menos de dos millones 300 mil mexicanos que perdieron patrimonio o resultaron dañados por el sismo, más de 300 municipios y decenas de miles de viviendas afectadas. Millones de mexicanos tocados por la muerte, las heridas o el daño patrimonial.

Y ante la tragedia, la respuesta de la clase política ha sido tardanza, la chabacanería, el reparto partidista de despensas y el espectáculo o el lucro político. Todavía los pueblos más afectados no habían enterrados a sus muertos, cuando los gobernantes comenzaron a lucrar miserablemente con el dolor de los damnificados por el terremoto.

La clase gobernante mexicana ha dado varias muestras de este tipo de solidaridad hipócrita o instrumental. Por ejemplo, los senadores abriendo una cuenta bancaria para recibir donativos sin hacer ellos una donación, o el anuncio de los 500 diputados anunciando la aportación de un día de su salario, es decir 1.2 millones de pesos (mdp), apenas 0.01 por ciento del presupuesto anual que tienen (7,620 mdp). No sólo están ofreciendo donaciones miserables, también están haciendo un miserable uso electoral de la ayuda, como el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes poniendo propaganda en las despensas entregadas a damnificados; o el proselitismo que hizo la coordinadora de los diputados federales de Morena, Rocío Nahle, presumiendo que la ayuda era de su partido.

Muchos funcionarios usan la tragedia para buscar su propia promoción en redes sociales o medios convencionales. Es el caso de la esposa del Presidente Peña Nieto quien aparece con otras esposas de funcionarios ataviada con el “outfit” que sacaron del armario para aparecer bellas y con estilo organizando las despensas; o la esposa del gobernador de Chiapas, la ex cantante Anahí, lamentándose de que no está peinada ni maquillada mientras visita a los damnificados.

El dolor de millones de mexicanos damnificados por el sismo también es aprovechado para el lucro privado: medios comerciales y empresas pidiendo donativos y víveres a través de sus fundaciones mediante las cuales evadirán impuestos, lavarán su imagen y ganarán publicidad.

Es una solidaridad tipo “selfie”, podríamos decir, porque se otorga siempre y cuando se aparezca en la foto y se obtengan beneficios políticos o personales. La lista del lucro con el dolor es interminable, pero también intolerable. No debemos permitir esta supuesta solidaridad instrumental que se otorga siempre que se obtenga un rendimiento electoral o en imagen personal. 

Rubén Martín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.