Guadalajara, Jalisco

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 08:50 hrs

18°

Síguenos:

Diego Petersen
SEP 12 2017
En tres patadas

Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

La hora de las cuentas

Es famoso el discurso de un alcalde del Norte que en su informe de Gobierno dijo sin tapujos: “Se hizo el 100% de lo que se pudo”. No más, pero tampoco menos. Todo lo que se pudo, solo lo que se pudo y nada más lo que se pudo.

La forma es genial y aunque es un absurdo lógico resulta ser absolutamente realista. Los grandes proyectos y promesas que hacen los gobernantes al llegar al poder se van haciendo chiquitos con el paso de tiempo y al llegar al quinto año se enfrentan a algo terrible llamado realidad: el tiempo se acaba y el dinero no ajustó.

La gran expectativa del Gobierno de Aristóteles Sandoval estaba en la relación con el Gobierno federal, en que ahora sí la revolución nos haría justicia no solo con la Línea 3 del tren eléctrico, sino con obras carreteras y de infraestructura nunca vistas. Poco a poco las calabazas se fueron acomodando y los grandes proyectos no solo no se terminaron, sino que ya ni siquiera están en el presupuesto. El presupuesto del año seis, que se discute justo ahora, es peor que el día que aparecen las listas de admitidos de la UdeG: lo que no está en las listas que presentó Hacienda al Congreso no tendrá presupuesto para ser terminado este año y lo más probable es que tampoco el siguiente, que es el primero del próximo Gobierno y quién sabe si después.

Entre las obras jaliscienses que ya no salieron en listas está la ampliación de la carretera 200, la famosa costera que detonaría, ahora sí, la zona turística de Costalegre. No está el nodo vial del Technology Park que lleva más de un año parado. Tampoco están ni la ampliación de la carretera Acatlán de Juárez a Ciudad Guzmán ni el programa de mitigación de inundaciones de Guadalajara que tanto presumieron juntos el gobernador y los alcaldes metropolitanos; como por arte de magia el programa desapareció del mapa presupuestal.

Mientras los estados sigamos viviendo de la buena voluntad del Gobierno federal éste seguirá siendo el pan nuestro de cada día: el desarrollo será una decisión del centro y no de los estados. No hay Gobierno que le guste cobrar impuestos ni gobernado que le guste pagarlos, pero mientras estados y municipios no nos hagamos caso de nuestro futuro, seguiremos dependiendo de la voluntad de otros. Ahora resulta que tenemos que darnos por bien servidos si se termina la Línea 3 y encima tenemos que ser agradecidos.

Llegó la hora de comenzar a rendir cuentas para el Gobierno del Estado. De evaluar qué de todo aquello que nos prometió el día de su toma de posesión realmente se llevó a cabo. Más allá de que nos digan qué fue lo que se pudo y lo que no se pudo, cuál es la explicación.

Diego Petersen

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.