Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

26°

Síguenos:

Jaime García Elías
SEP 12 2017
Entre veras y bromas

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

– “Dreamers” (y II)

Hay que decirlo: aunque cada mexicano que emigra, atraído por el “sueño americano”, es un problema menos para el Gobierno de México, y aunque cada mexicano que fuera deportado –o invitado a repatriarse “voluntariamente” si se consuma la amenaza implícita en la petición del presidente Donald Trump al Congreso, de buscar la solución legal al problema de los jóvenes que, niños aún, fueron llevados por sus padres emigrantes a la Unión Americana– sería un problema más para el Gobierno mexicano, la de los “dreamers” no es, como pudiera desprenderse de los augurios de muchos analistas, una batalla perdida…

-II-

La interpretación más simplista consiste en establecer que si aquí no están dadas las condiciones para que todos los mexicanos tengan acceso a un rango decoroso de bienestar, mucho menos podría haberlas para acoger a los connacionales que ya decidieron buscar ese bienestar en otro suelo. Por más que se le estire, la cobija ya no alcanza a cubrir a tantos… O, en otras palabras, aplicaría, a contrario sensu, el viejo adagio: “A más burros –sin ánimo de ofender–, menos olotes”.

Las esperanzas de que los “dreams” (sueños) de esos más de 700 mil mexicanos no se transformen en “nightmares” (pesadillas), no están cifradas en los mensajes de las autoridades y de los potenciales empleadores mexicanos, en el sentido de que aquí serían recibidos “con los brazos abiertos”. La oferta de que aquí tendrían acceso a la bolsa de trabajo, al Seguro Social o al Seguro Popular y al sistema educativo, no pasa de ser una promesa hueca para quien tiene noción de qué empleos y qué salarios encontraría; qué calidad y calidez tienen los servicios de salud; qué posibilidades reales hay de encontrar cupo en la educación media y superior, y qué perspectivas de encontrar, ya titulados, acomodo en el campo laboral.

-III-

Sus esperanzas, en todo caso, están cifradas en las reacciones que despertó el mensaje de Trump entre sus propios connacionales. Dos botones de muestra: “Es particularmente cruel ofrecer a los jóvenes el sueño americano, alentarlos a salir de las sombras y luego castigarlos por ello” (Mark Zuckerberg, creador de Facebook); “Es un acto de vergonzosa cobardía política y un despreciable ataque a jóvenes inocentes” (Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes).

Las esperanzas de los “dreamers”, así, están cifradas en una realidad: que –duele decirlo– son más apreciados (y más respetados) fuera que dentro de su propio país.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.