Guadalajara, Jalisco

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 08:28 hrs

18°

Síguenos:

Jaime García Elías
SEP 12 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Burla inicua

El “Comunicado” mediante el cual la Liga MX trató de justificar la decisión de posponer el partido Atlas-“Tigres” del viernes pasado en el Estadio Jalisco, es, en la forma, una burda cantinflada; y en el fondo, una burla al Reglamento de la Federación Mexicana de Futbol.

*

Al Art. 33 del Reglamento de Seguridad para Partidos Oficiales, habla de los lineamientos que deben aplicarse “para evitar riesgos que pueden poner en peligro a los espectadores, jugadores”, etc. “que participan en un partido de futbol”, y establece la posibilidad de que un encuentro deba suspenderse “por diversos factores ajenos a la voluntad humana o (por) causas de fuerza mayor”.

La colocación de la estructura en que supuestamente se instalarían pantallas de televisión, a una altura en que sería un estorbo visual y un obstáculo para el desarrollo normal del encuentro, no es, en manera alguna, un factor “ajeno a la voluntad humana”. Es una torpeza.

*

Desde el martes 22 de agosto, cuando el Atlas jugó en el Estadio Jalisco contra Lobos BUAP, hasta el pasado viernes 8 de septiembre, cuando debió haber jugado contra los “Tigres”, transcurrieron 17 días. Si los proveedores del artefacto —y los dirigentes del Atlas, por supuesto— decidieron instalarlo, fue porque lo consideraron humana y técnicamente factible. Si fracasaron en el intento e incurrieron en la chambonada con que dieron la nota del día y se exhibieron, unos y otros, como los tontos de Patolandia, es obvio que evidenciaron su incompetencia, su ineptitud o su torpeza.

La decisión del Comisario, de suspender el partido por considerar que “la seguridad ya no está garantizada en el estadio” y que su celebración “sea un peligro potencial para los Clubes (sic) y espectadores” estuvo impecable. El armatoste aquel, amén de ser un estorbo, era una amenaza potencial para los actores del encuentro. Cualquiera se imagina la tragedia que podía haber ocurrido si ese mamotreto llega a caer en la crisma de un cristiano.

*

Colofón: la anuencia de los dirigentes de los dos equipos, de jugar el partido en una fecha posterior y de que el Atlas se limite a correr con los gastos de traslado de los “Tigres”, es la clásica “salida de pie de banco”… y una burla inicua al Reglamento que prevé, para esos casos, amén de una multa, la derrota por 3-0 del equipo responsable de la suspensión.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.