Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

27°

Síguenos:

Jaime García Elías
SEP 11 2017
Entre veras y bromas

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

– “Dreamers”

Una de las noticias más importantes de la semana anterior no consiguió, a la postre, espacio en el pódium de las triunfadoras; la desplazaron la destrucción y mortandad ocasionadas por el sismo que sacudió principalmente al sureste de México, los graves daños causados por el ciclón Irma en la Florida y la visita del Papa a Colombia…

-II-

En suspenso durante los seis meses que el presidente Donald Trump concedió al Congreso para que emita una resolución legal al respecto, la amenaza de que 800 mil residentes en Estados Unidos, que fueron llevados por sus padres emigrantes cuando eran menores de edad –los llamados “dreamers”: soñadores—, pudieran ser deportados u obligados a regresar a sus países de origen, ha generado múltiples reacciones: manifestaciones en ciudades en que esos hijos de emigrantes integran núcleos numerosos; demandas como la que de manera conjunta interpusieron las fiscalías de 16 estados de la unión americana, en parte porque la decisión “está basada en prejuicios y puede ser discriminatoria” (considerando que 78% de los afectados son mexicanos), y en parte porque se retiraría a esos inmigrantes “un derecho del que gozaban, sin darles posibilidades de recurrir”.

Las autoridades mexicanas también jugaron su cuarto a espadas. En el entendido de que, al igual que el muro que el presidente Trump pretende construir en la frontera con México, la decisión que finalmente se tome, justa o injusta, corresponderá al ejercicio soberano del gobierno estadounidense, ya ha habido, desde acá, pronunciamientos. Estos, por ejemplo: “No se les dejará solos”; si quieren anticiparse a la amenaza y deciden regresar voluntariamente, en México “serán recibidos con los brazos abiertos”; acá “hay oportunidades” de educación y de trabajo para ellos...

-III-

“Right or wrong, your home” (“chueco o derecho, tu país”), suele decirse. La expresión, empero, no embona en el caso de los “dreamers”. Los 624 mil mexicanos y particularmente los 74 mil jaliscienses que se verían afectados por la medida, son –duele decirlo— fugitivos. Como los guanajuatenses, zacatecanos y michoacanos –principalmente— que emigran, por decisión propia o de sus padres, buscan en tierra extraña –y no pocas veces hostil— las oportunidades que en la suya se les niegan. Lo de menos es que allá –como cínicamente dijera alguna vez el ex Presidente Fox— tengan que hacer “el trabajo que ni los negros quieren hacer”.

Tanto la Secretaría del Trabajo –el Gobierno, pues— como los potenciales empleadores, han tenido que reconocerlo: habría oportunidades para los más capacitados… pero los salarios que aquí se les ofrecerían no son competitivos. O sea que la disyuntiva está clara: quedarse en Guatemala… o regresar a Guatepeor.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.