Guadalajara, Jalisco

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 08:50 hrs

18°

Síguenos:

Jaime García Elías
SEP 6 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Salomónico

Lo malo fue que se escabulló la victoria que México ya parecía tener en la mano. Lo bueno, que el empate deja al “Tri” como líder invicto de la eliminatoria zonal, ya con el boleto para el Mundial en la bolsa.

*

En las consideraciones preliminares, las opiniones estaban divididas. Por su condición de local; por la necesidad imperiosa de buscar el resultado que le asegurara el boleto; por el antecedente lejano de su brillante participación en el Mundial más reciente, más el inmediato de su victoria sobre Estados Unidos en calidad de visitante, y, finalmente, porque sus números en materia de goles anotados y recibidos eran (y siguen siendo) los mejores de la eliminatoria zonal, los ticos llegaron en calidad de favoritos, aunque fuera por estrecho margen.

A favor de México sólo estaba la historia: su calidad de “gigante de la Concacaf”.

*

En la práctica, aunque dieron claras señales de tener estupendas individualidades y claras ideas colectivas, los ticos no fueron capaces de tomar la iniciativa ni de adueñarse de la pelota. Salvo el disparo de Borges, a los 20 segundos de iniciado el encuentro, resuelto por Ochoa con un lance tan espectacular como efectivo, y el disparo que Ruiz puso en órbita cuando se plantó frente al arquero mexicano en la acción previa al gol con que el  “Tri” abrió el marcador, los mexicanos, aun carentes de recursos individuales o de ideas ofensivas, fueron dueños de campo y balón en la etapa inicial.

No fue cuestión de suerte, pues, que se encontraran con el gol que los puso en ventaja: fue cuestión de lógica, considerando que, como sentenció Perogrullo, “La pelota, de ordinario, se mete en el marco que está más cerca”.

*

A cambio de la frustración por la incapacidad del “Tecatito” Corona para rubricar el triunfo mexicano cuando se plantó frente a Navas, en el segundo tiempo, con un pase que Lozano le sirvió en bandeja de plata, y al margen de que los cambios dispuestos por Juan Carlos Osorio resultaron contraproducentes porque propiciaron la reacción que a la postre se tradujo en la igualada que dejó conformes a los ticos, habrá que admitir que Ochoa salvó en dos ocasiones la caída de su marco… y que el partido estuvo en un tris de perderse al estrellarse en el palo un disparo de Venegas, en el último minuto de tiempo añadido.

Colofón: resultado salomónico.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.