Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

26°

Síguenos:

Juan Palomar Verea
SEP 6 2017
La ciudad y los días

Por Juan Palomar Verea jpalomar@informador.com.mx

Juan Palomar y Arias: a treinta años de su muerte

Siempre vio por su patria, por su matria. Nadie luchó por Guadalajara como él lo hizo, ininterrumpidamente, desde 1932 hasta 1987: cincuenta y cinco años cumplidos. Nació el 17 de julio de 1894, se murió el 3 de septiembre de 1987. Formó parte de una generación que legó mucho de lo mejor de Guadalajara, eso que las últimas décadas han tratado con tanto éxito de echar a perder. Sus amigos y compañeros de luchas y proyectos: Jorge Matute, Luis Barragán, Elías González Chávez, Efraín González Luna, Pedro Castellanos, Enrique de la Mora y Palomar, José Villagrán, Antonio Gómez Robledo, Ignacio Díaz Morales, Francisco Serrano… y tantos otros. Digámoslo: patricios, todos ellos. Gentes que tomaron sobre sí la responsabilidad de la ciudad, de su justicia y su armonía, de su futuro.

Hacia 1930, a su regreso de Europa y África del Norte intentó con insistencia adaptar los avances aprendidos en diversas ciudades donde vivió, particularmente de París. Junto con Pedro Castellanos, de 1937 a 1940, trabajó en lo que irónicamente llamaron “El plano loco”: el primer intento moderno por establecer un plano urbano que le diera a Guadalajara sentido y viabilidad ante lo que ya veían venir. A partir de entonces, el ingeniero aportó centenares de sugerencias, grandes o menores. Algunas fueron atendidas, otras no: interperrito, prosiguió con esa práctica toda su vida. Participó en numerosos proyectos y en muchas obras trascendentales para la ciudad.

Ingeniero, y arquitecto por derecho propio. Desde 1930 hasta 1950 combinó su trabajo por la ciudad con la práctica de la edificación. Con una particular y altamente original expresión, sus obras se inscriben dentro de la Escuela Tapatía de Arquitectura. Tuvo un despacho, en los portales, en sociedad con el arquitecto Agustín Basave y el ingeniero Filiberto López Aranda. De allí surgió el heredero de esa práctica y de ese despacho: su discípulo Miguel Aldana Mijares.

Posiblemente fue el único maestro que impartió clases, simultáneamente, en la Universidad de Guadalajara, el ITESO, y la UAG. Esto habla de un espíritu ecuménico, conciliador, siempre dentro de principios inflexibles. Sin embargo, fueron legendarios sus fulminantes repetunes, que lo mismo enderezaba contra gobernadores, alcaldes, rectores, colegas o alumnos. Nunca se calló lo que le parecía torcido, tonto, dispendioso, corrupto. O feo. (Luis Barragán solía decir que Juan Palomar tenía el ojo estético más certero de la ciudad).

El día que el PRI le quitaba una jornada de salario, como era la abyecta costumbre, iba y encaraba al alcalde: “Licenciado, mañana no vengo a trabajar.” “¿Por qué Don Juan?”, era la pregunta obligada. “Porque hoy su partido me robó mi sueldo”, respondía el ingeniero secamente. Y claro que no iba. Participó en la política de heroica oposición, fundó junto con Efraín González Luna el PAN en Jalisco: cuando el PAN era el PAN. Hacían sus campañas (fue candidato a senador, entre otras cosas) yendo a todos los pueblos posibles, con rufianes municipales armados apostados alrededor del mitin. Era, posiblemente, el único funcionario abiertamente opositor, en sus trabajos en el Ayuntamiento y en la Junta de Planeación y Urbanización del Gobierno de Jalisco.

Fue hombre de dilatadas lecturas, de frecuentes y variados viajes en los que siempre llegaba a los departamentos de planeación de las ciudades que visitaba en busca de experiencias y materiales útiles para la prefiguración de Jalisco. En Planeación del Estado formó una valiosa biblioteca criminalmente dispersada a su muerte. Fotógrafo persistente, legó un acervo que va de 1911 a 1987. Coleccionista de imágenes en grandes cuadernos, con la leyenda que de su mano ponía al principio: “Mostrar no es aprobar”. Francófilo irredento, recibió del Gobierno de Francia las Palmas Académicas. Feroz en la amistad, los afectos y el humor... y las regañadas. Ciclista y ecologista de la primera hora. Férreo y devoto católico. Hijo y desarrollador de la Hacienda de la Cofradía del Rosario, cercana a Zapotlán el Grande, donde dejó obras –como ciertos acueductos– de muy notable concepción y factura. Por muchos años colaboró en EL INFORMADOR, junto a su entrañable amigo Jorge Matute y otros prohombres tapatíos.

Toda su vida tuvo la costumbre de recorrer minuciosamente la ciudad y sus alrededores, tomando debidas notas y fotos. Cuenta su chofer de los últimos tiempos que le parecía increíble cómo, ni en los andurriales más remotos de la periferia precaria, perdía su orientación y su camino. A los 93 años cumplidos.

Ahora dos calles tapatías llevan su nombre (una en el municipio de Zapopan, otra en el de Guadalajara: siempre sostuvo que toda la mancha urbana era una sola ciudad). A treinta años de la muerte de Juan Palomar y Arias no mucha gente queda que sepa por qué, o qué hizo ese señor que así se honra.

Está en curso una biografía, personal y profesional. Sus archivos se mantienen íntegros y a buen recaudo. El libro resultante podrá, a su debido tiempo, ayudar a entender y justipreciar la trayectoria, el genio y la figura de uno de los hombres más ilustres del siglo XX jalisciense. Después de que alguno de sus cientos y cientos de alumnos aprobaba su examen profesional, el sinodal Juan Palomar y Arias solía regalarle un pliego de buen papel con una leyenda en latín. Proviene del Salmo 126. Su traducción es: Si el Señor no custodia la ciudad, en vano vigilan los que la guardan.

jpalomar@informador.com.mx

Juan Palomar Verea

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.