Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

27°

Síguenos:

Jaime Gallardo
SEP 3 2017
Marca personal

Por Jaime Gallardo marcapersonal.informador@gmail.com

El Zar de la Concacaf

Con paso marcial México calificó al Mundial de Rusia 2018, teniendo que pasar muchos años para que la Selección Mexicana culminara su camino a tierras mundialistas prescindiendo de plegarias, veladoras, rosarios y mandas. La postrer ocasión que así aconteció fue en el 2005 con Ricardo La Volpe en el timón del Tri; fue el técnico pampero quien acuñara el término “caminando” al llevar sin contratiempos al equipo mexicano al Mundial de Alemania 2006.

Con todos sus asegunes pero a Juan Carlos Osorio no se le puede regatear el reconocimiento a la labor que realizó con sus jugadores en la eliminatoria. Logró el cometido para el cual fue contratado y lo hizo con nota sobresaliente. De manera invicta, con tres fechas de antelación, habiendo recibido tan solo dos goles en siete partidos, sumando 17 de los 21 puntos que se han disputado, estadísticas irrefutables que hablan de una elevada productividad.

En la eliminatoria de la Concacaf hizo un meritorio trabajo, que no se puede manchar por la antipatía que se le pueda tener al seleccionador colombiano, quizá, incluso, pareciera que fue hasta con lujo de facilidad la manera como se matriculó el Tri a la Copa del Mundo.

Si como dicen algunos, México tiene la obligación de calificar en la Concacaf esta vez se hizo con suficiencia, lo cual tiene su valor, especialmente si se toma en cuenta que no se pudo hacer de esa manera en los dos últimos procesos mundialistas.
Si en esta ocasión el nivel del resto de los participantes fue bajo, ese no es problema de México y mal hubiera hecho no aprovechar la debilidad de los oponentes.

No son pocas las selecciones que envidiarían estar en la situación en la que hoy está el Tri.

En el merecido reconocimiento que se debe hacer cuando las cosas se hacen correctamente, tampoco se deben omitir ciertas cosas, por ejemplo, el andar del Tricolor en el Hexagonal fue el “clavo ardiente” al cual se aferró el proceso de Osorio en los momentos más turbulentos. Fue el sólido argumento utilizado por Decio y Cantú para sostener al colombiano tras sus fracasos en otros torneos.

El equipo de Osorio aún calificado no enamora a la afición, por ello se realizaron promociones para intentar, sin éxito motivar a la gente a acudir al Azteca; nadie se congregó en el Ángel para festejar el pase al Mundial. Porque ante Panamá, de nuevo México ganó y punto. Guillermo Ochoa fue la figura, jugadores ubicados en posiciones en donde no aportan su mejor desempeño, la terquedad de no tener un cuadro base, han sido factores que le siguen generando dudas a los aficionados de que tienen un equipo confiable.

De la eliminatoria no hay peros. Pero por lo que ha sido la gestión de Osorio fuera de la Concacaf y de cara al Mundial los antecedentes no son alentadores, por lo que el panorama es incierto.

Tal vez Osorio, con su metodología, pretenderá ser en Rusia 2018 la versión moderna del futbol total de la Naranja Mecánica de Holanda de Rinus Michels en Alemania 74, vaya usted a saber.

Jaime Gallardo

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.