Guadalajara, Jalisco

Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:54 hrs

19°

Síguenos:

Diego Petersen
SEP 1 2017
En tres patadas

Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

Democracia sin demócratas

Nuestra democracia cumple hoy 20 años. Fue un primero de septiembre de 1997 cuando por primera vez en la historia, tras unas elecciones organizadas por un instituto electoral ciudadanizado, con certeza en los resultados, tuvimos un Congreso sin mayoría del partido en el poder, pero sobre todo sin mayoría para el partido de siempre, el PRI. Por primera vez PRD y PAN tenían juntos más de la mitad de los votos y aquel día un diputado de oposición presidió el Congreso y como tal contestó el tercer informe del presidente Zedillo. Fue Porfirio Muñoz Ledo a quien le tocó esa tarea y comenzó así su discurso: “Este acto encarna sueños y simboliza aspiraciones democráticas de los mexicanos. Es condensación de historia. Aquí desembocan y toman nuevo cauce luchas perseverantes y aun sacrificios en contra del poder absoluto, de sus arrogancias y excesos, y en favor de la libertad y la dignidad…”.

Veinte años después de aquel acto de condensación de la historia, la niña de los ojos de nuestra generación, el hijo de todos, creció como un ser feo y deforme. Nuestra democracia es un adolescente obeso, miope, torpe, caprichoso y, lo que más nos enfurece, terriblemente ineficiente. Sus padrinos, los partidos, se apropiaron del engendro e hicieron de su cuidado y desarrollo un modus vivendi.

¿En qué fallamos? Me atrevo a decir que el peor de los errores fue pensar que se podía imponer una democracia por decreto, que la democracia era el fin y no el vehículo para la transformación del país. Dice mi amigo Fernando González que lo verdaderamente sorprendente de la transición mexicana es que construimos una democracia sin demócratas. Y es ahí, me parece, donde se explica buena parte de la frustración. Diseñamos y construimos una democracia para asegurar la transición pacífica del poder, pero no para construir nuevas formas de relación entre Estado y sociedad; no para debatir el futuro deseado; no para escuchar al diferente ni para reconocernos como iguales ante la ley. No hay queso sin leche (salvo en Lagos de Moreno, según decía Hugo Gutiérrez Vega) ni habrá democracia sin demócratas.

Gran parte de la discusión de los últimos años se ha centrado en la necesidad de una nueva transición, en la construcción de una nueva República que ponga al día las instituciones para que funcionen de acorde a las necesidades del país. Pero servirá de muy poco crear una nueva República e incluso hacer una nueva Constitución si quienes la habitan son (somos) ciudadanos que no entienden, creen y practican la democracia. La construcción de una Democracia 2.0 pasa necesariamente por el desarrollo de nuevas ciudadanías. Ese es el reto de la democracia adulta, pero son procesos largos que no se miden en años sino en generaciones. Ahora sí que, parafraseando al ex premier británico, Gordon Brown, en la construcción de la democracia lo más complicado son los primeros cuatro siglos.

Diego Petersen

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.