Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

27°

Síguenos:

Pablo Latapí
AGO 31 2017
Errante peregrino

Por Pablo Latapí platapi@hotmail.com

Esa Grosería de Nuestros Diputados

Para los diputados de Jalisco quizás sea una más de sus “obligaciones”, pero para nosotros como ciudadanos no es un tema menor, y sentimos que no lo han tratado con el merecido respeto.

Nos referimos a las comparecencias de viernes y lunes pasados en el Congreso de Jalisco de los 51 aspirantes (que al final fueron 48) a formar parte de una Comisión que a su vez elegirá un Comité de Participación Social que será el encargado de encabezar activamente en la designación del Fiscal Anticorrupción en el Estado, y eventualmente del mismísimo Fiscal General de Jalisco.

Por la razón que sea, que mucho tiene que ver con la competencia por ganar la atención mediática entre el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval y el presidente municipal Enrique Alfaro, se abrió una puerta (quizás pequeña, pero abierta al fin) a la participación de actores ciudadanos vacunados de los partidos políticos y los grupos de poder.

Tan valoró la ciudadanía esa puerta o resquicio abierto, que los 48 aspirantes que estuvieron en el Congreso y hablaron ante los diputados para exponer sus motivos son en su gran mayoría ciudadanos probos, de primer nivel, que han honrado el proceso con su presencia y su participación. Vamos, pusieron sobre la mesa su nombre y su prestigio los rectores de las principales universidades privadas de Guadalajara. De ese tamaño.

Pero, para los señores diputados se trató de un asunto menor, o por lo menos así lo transmitieron, cuando de una comisión integrada por nueve diputados, a la primera sesión sólo asistieron cuatro, y para la segunda sólo estuvieron de fijo cinco, porque el resto entraban y salían seguramente para atender asuntos de mayor envergadura.

Llamó la atención que a esa primera sesión faltaran dos de los considerados diputados “políticamente correctos”: el joven independiente Pedro Kumamoto, y por su parte Ismael del Toro, líder de los legisladores de Movimiento Ciudadano, quien leyó un discurso, salió en la foto y se retiró.

Si tomamos la asistencia como el nivel de interés del Congreso al proceso, al final fue de 50%, es decir reprobado. En dos sesiones hubo 18 sillas, y sólo se ocuparon nueve.

Pero el proceso afortunadamente avanza, y hay enormes posibilidades de que la Comisión y el Comité salgan libres de la contaminación de los grupos de políticos que manejan el poder en Jalisco. Ya después vendrá el tema de las leyes secundarias anticorrupción, pero ahí habrá que presionar y tomarle la palabra al gobernador cuando al celebrar la ley “Sin Voto no Hay Dinero” dijo que Jalisco busca ser ejemplo nacional de participación ciudadana.

¿Porqué el desinterés de los diputados?

Bien visto se explica porque a fin de cuentas, independientemente de su partido, forman parte de esa clase política que, también lo dijo el gobernador, tiene a la corrupción “como parte de su ADN”.

La metáfora es fuerte pero quizás los diputados están conscientes que, como parte de esa clase política visiblemente corrupta, ellos a final de cuentas están seleccionando en última instancia a los soldados que más tarde o más temprano formarán el pelotón de fusilamiento que algún día los tendrá enfrente.

Pablo Latapí

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.