Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

26°

Síguenos:

Rubén Martín
AGO 23 2017
Antipolítica

Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

TLCAN, a espaldas del pueblo

En los próximos meses presenciaremos otro capítulo de entreguismo y traición a los intereses de la mayoría de la sociedad por parte del gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto. Veremos a representantes populares y servidores públicos trabajar con y para quienes parecer ser sus únicos representados o, peor aún, sus amos: las cúpulas empresariales y los dueños de los grandes negocios privados en México.

Todo esto ocurre con motivos de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Obligados por Donald Trump a renegociar el TLCAN pactado por México, Estados Unidos y Canadá en 1992 y en vigor desde el 1º de enero de 1994, los equipos negociadores de los tres países se encontraron por primera vez en Washington la semana pasada. Se reunirán luego en la capital mexicana del 1 al 5 de septiembre y al final de ese mismo mes, se llevará a cabo la tercera reunión en Canadá.

La postura de los negociadores mexicanos quedó más nítida tras la primera ronda de negociaciones. El propio Peña Nieto, su secretario de Economía y los miembros del equipo que “representa” a México han mostrado abiertamente su defensa del TLCAN y de las políticas radicales de libre comercio. Es decir, apuestan por imponer otro ciclo de políticas económicas-comerciales (que se traducen en cambios constitucionales y en los hechos en un orden jurídico supranacional) que tanto daño han hecho al país en los pasados 25 años.

Y esta negociación de los “representantes” mexicanos, ocurre a espaldas del pueblo, pues tal como ocurrió en 1991-1992, los temas de negociación y acuerdo con Estados Unidos y Canadá no se someten a deliberación democrática y consulta abierta a toda la población del país y, principalmente, a los sectores afectados por 25 años del TLCAN.

¿Quiénes son los únicos representados? Las cúpulas empresariales, los dueños de los grandes negocios privados de México. Los “representantes” mexicanos se hicieron acompañar de una comitiva de más de 150 dirigentes empresariales a los que llaman “el cuarto de junto”, lo que da idea de la cercanía que existe entre funcionarios de gobierno y líderes empresariales.

La renegociación del TLCAN es un asunto que atañe a todos los sectores de la población porque su imposición afecta a toda la sociedad. Por ejemplo, las políticas de privatización energética que se puedan derivar de esta renegociación, ponen en riesgo la propiedad social del país, es decir, a las autoridades ejidales y comunales de todo México y sin embargo a Washington no se invitó a ningún líder campesino o representante de pueblos indígenas que defiendan sus derechos.

Pero así como el gobierno de Peña Nieto manda el mensaje de que los únicos que cuentan en las negociaciones son los grandes empresarios del país, tal como hizo Carlos Salinas en 1992, así también el actual mandatario se llevará un gran chasco por el repudio que emergerá del México profundo y de abajo ante estas políticas entreguistas, en amasiato con las cúpulas empresariales, y traidoras a los intereses de la mayoría de la sociedad. Todo indica que se viene otro “ya basta”, como el de los zapatistas lanzaron el 1º de enero de 1994.

Rubén Martín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.