Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

26°

Síguenos:

Martín Casillas de Alba
AGO 19 2017
El sonido y la furia

Por Martín Casillas de Alba malba99@yahoo.com.mx

Tercera llamada, tercera

Oigo la primera que reverbera y se queda en suspenso como los puntos suspensivos de una lectura en voz alta, antes que el sacristán le de vuelo a las hilachas de su campanario. Son las seis y media de la mañana dormida. Las campanadas vuelan desde la parroquia de San Agustín de las Cuevas, a cuatro largas cuadras de mi casa. Es la duermevela y es la misma hora cuando las oía desde el Templo de los Santos Ángeles, a la vuelta de mi pubertad, tan cerca y tan lejos, donde imaginé que habitaba el ángel de la Guarda que se espantaba al oír a las del Expiatorio, siempre en construcción, con esas torres que quieren alcanzar el cielo.

Espero ‘la tercera llamada, tercera’ antes de entrar en acción e improvisar mis líneas en el momento adecuado. Mientras, imagino a ese ángel que, ‘si me hubiera ceñido, me hubiera borrado con la fuerza de su ser’, como decía Rilke, sin saber que son terribles, como la belleza que ahora reconozco.

Ya no cantan los pájaros. Nos han abandonado. Terminó esa primavera cuando oía sus ansias con sus grititos y las mías para que supieran que había alguien en el coro terrenal que los había escuchado, antes que desplegaran sus alas para la lucha por la vida con el ‘Jesús mío’ en la boca, mientras tratamos de no olvidar lo que soñamos y sobre todo a esas visitas disfrazadas de deseos.

Dejar que entre una y otra campanada llegue la hora. Esperar a la presa como si nada hasta que se acerque y reciba la cascada proveniente de la segunda llamada con todo y sus puntos suspensivos sin tener idea de lo que vamos a hacer, menos decir, en una especie de pánico escénico que me da antes de despertar para darme cuenta que lo único que importa es el aquí y ahora.

El Sol retarda su salida y hoy será a las 7:16. Perezoso, como se comporta en el verano con todo y sus trece horas de recorrido con las riendas sueltas y al descubierto, hasta ocultarse tras el bosque en ese “ir y quedarse, y con quedar partirse, partir sin alma, e ir con alma ajena, oír la dulce voz de una sirena y no poder del árbol desasirse.”

Como deseamos el frescor del otoño y el eco del poeta que reverbera y me pone a temblar, porque sé que, para estas alturas del partido se trata de “arder como vela y consumirse, haciendo torres sobre tierna arena; caer del cielo, y ser demonio en pena, y de serlo, jamás arrepentirse”, como bien lo sabía Lope de Vega.

Entre sueños, saltar una vez más como ciervo y cruzar de una zancada la Calle de Prado en López Cotilla de la casa paterna y de mis recuerdos: saltar con la alegría instintiva y la sensación de libertad que he defendido toda la vida, sin temor alguno, a pesar del paso torpe e inseguro con el que recorro lo que va entre las tres llamadas para sacudirme las migajas del chaleco, tomar mi sombrero y mi bastón y salir a escena con la cabeza en alto viendo a la gente a los ojos, poco después de haber reconocido a la diosa que durmió a mi lado, sonreírle y celebrar estar vivos y juntos.

La tercera del Sacristán con sus tres campanadas entreveradas por sus silencios, sin que sepa para quién tañen tan de mañana y sin importarle si ese día retiembla o no en su centro la Tierra.

Mejor “crear sospechas y negar verdades, es lo que llaman en el mundo ausencia, fuego en el alma y en la vida infierno”, hasta reconocer que ya es hora de levantarse, respirar hondo, asomarse a la ventana y tratar de ver al volcán por el Oriente, sentir el aire fresco y oler a tierra mojada.

Tercera llamada, tercera.

Comenzamos.

Martín Casillas de Alba

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.