Guadalajara, Jalisco

Martes, 26 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 09:32 hrs

26°

Síguenos:

Rubén Martín
AGO 16 2017
Antipolítica

Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

Odebrecht y la impunidad en México

La trama de corrupción armada por la constructora brasileña Odebrecht es tan sagaz, amplia y sorprendente que parece escrita por guionistas de Netflix. Se trata del caso de corrupción más grande de América Latina y probablemente del mundo.

Odebrecht era la constructora más grande de América Latina con ventas hasta por 40,000 millones de dólares, hasta que la justicia empezó a investigar a sus directivos por pagos de corrupción a la petrolera estatal Petrobras a cambio de grandes contratos.

La investigación judicial Lava Jato en Brasil, confirmó la red de corrupción entre esta empresa, directivos de Petrobras y altos funcionarios de gobierno que alcanzaron, incluso, al ex presidente Lula da Silva. A partir de esa investigación brasileña y luego de la justicia de Estados Unidos, 77 altos funcionarios de Odebrecht aceptaron colaborar contando los detalles de la trama corrupta, a cambio de reducción de penas. Esta investigación llevó a la cárcel a Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa. En abril de este año, la justicia de Estados Unidos informó que se impuso una multa de 2,600 millones de dólares (mdd) a Odebrecht, de los cuales 2,391 mdd los recibirá Brasil; 116 mdd Suiza y 93 mdd Estados Unidos.

De acuerdo a lo que revelaron en tribunales de Estados Unidos y ante la Procuraduría de Brasil, los funcionarios confesaron que entre 2001 y 2016, Odebrecht pagó 788 mdd en sobornos para quedarse con más de 100 proyectos en 12 países. Por esos pagos de corrupción la constructora brasileña obtuvo beneficios de 3,336 mdd (El País, 17 abril 2017).

¿Cómo se repartieron esos pagos? 349 mdd en Brasil, 98 mdd en Venezuela, 92 mdd en República Dominicana, 59 mdd en Panamá, 35 mdd en Argentina, 29 mdd en Perú, 33.5 mdd en Ecuador, 18 mdd en Guatemala, 11 mdd en Colombia, y 10.5 mdd en México (La Tercera, 24 febrero 2017). Esta trama de corrupción implica a tres ex presidentes peruanos (Ollanta Humana, Alejandro Toledo y Alan García), y al actual presidente colombiano Juan Manuel Santos. En la mayoría de estos países se han abierto investigaciones contra los servidores denunciados, pero no en México.

En febrero de este año el titular de la PGR, Raúl Cervantes, viajó a Brasil para participar en una inusual reunión de procuradores de al menos quince países para que la fiscalía brasileña los pusiera al tanto de la red de corrupción de Odebrecht. Es decir, desde febrero, la PGR y el gobierno mexicano sabían que funcionarios de este país estaban implicados en este esquema de corrupción, y desde entonces se mencionó a Emilio Lozoya Austin, pero inexplicablemente no se había citado a este personaje que formó parte del círculo cercano de Peña Nieto durante la campaña presidencial de 2012, justo cuando empezaron a llegar pagos de Odebrecht a Lozoya, antes de que asumiera como director de Petróleos Mexicanos.

La trama Odebrecht no sólo parece serie de Netflix, es también una radiografía de la corrupción contemporánea, las imbricaciones que existen entre empresas contratistas y los gobiernos. Y esta radiografía reveló el grado de impunidad que existe en México, pues en el resto de países ya empezaron a investigar a los políticos que recibieron pagos corruptos, menos aquí.

Rubén Martín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.