Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 00:24 hrs

19°

Síguenos:

Luis Miguel González
AGO 12 2017
Caja fuerte

Por Luis Miguel González lmgonzalez@eleconomista.com.mx

Y, si Meade fuera el candidato…

El PRI quitó los candados y abre la posibilidad de que José Antonio Meade sea candidato tricolor a la Presidencia. Esta decisión resulta lógica desde el punto de vista del cálculo político, pero no dejará de tener consecuencias en el manejo económico del país. ¿Cómo afectará la decisión del PRI la opción de Meade a la Gubernatura del Banco de México? ¿qué impacto tendrá en su desempeño como Secretario de Hacienda?

El titular de la Secretaría de Hacienda es el jefe del gabinete económico. Ocupa una de las posiciones más demandantes del sector público y, por la trascendencia de sus decisiones, requiere estar 100% enfocado en su tarea.

Es claro que este funcionario no debe renunciar por el solo hecho de que el PRI decidió dar alas a sus aspiraciones a la Presidencia. Al mismo tiempo, es obvio que si quiere hacer crecer sus opciones a la candidatura, en las próximas semanas deberá dedicar a la tarea político-partidista una parte significativa de su atención y tiempo. En estos días, lo normal sería que Hacienda esté metida de tiempo completo en el paquete económico del 2018. Inevitablemente, estará dividiendo su atención entre Hacienda y la competencia política. ¿Tendremos el mejor presupuesto posible?

José Antonio Meade Kuribreña ha hecho un excelente trabajo desde su llegada a Hacienda en septiembre del año pasado. El gran público se enteró de quién era por el gasolinazo de enero, pero lo más importante que ha hecho este secretario fue contener el gasto público y el crecimiento de la deuda pública. En otras palabras, puso orden en una Hacienda Pública que se había desordenado. La mejora en la perspectiva de parte de las agencias calificadoras avala lo realizado en Hacienda en los últimos once meses.

El termómetro del optimismo económico ha mejorado sustancialmente, desde que Meade está en Hacienda. La cereza del pastel son la recuperación del tipo de cambio del peso frente al dólar y la revisión hacia arriba de los pronósticos del crecimiento económico.

¿Está listo el gabinete económico para la sacudida que vendría con la salida de Meade? Los próximos 18 meses serán turbulentos. Sabemos que viene la renegociación del Tratado de Libre Comercio y la contienda electoral. El nerviosismo que producirán esos dos temas requerirá una mano firme y experimentada en el timón. Se habla de José Antonio González Anaya como el sustituto natural. Tiene muchas de las características que requiere un secretario de Hacienda: está preparado, es inteligente y no tiembla al tomar decisiones difíciles, pero ahora está al frente de Pemex, una empresa que dejó la terapia intensiva, pero sigue en terapia intermedia. Cubrir a Hacienda descobijando a Pemex… no parece una decisión muy sabia. Pemex sigue estando delicado.

PS. No quiero ser malinterpretado. Me alegra que José Antonio Meade mantenga abierta la posibilidad de ser candidato a la Presidencia. Es un funcionario que no tiene el estigma de la corrupción, además es competente y tiene ese raro talento de saber dialogar con quien no piensa como él. Su participación enriquece las opciones del PRI y, bajo ciertas circunstancias, podría ser un excelente Presidente de la República. Sólo quiero enfatizar que el escenario económico no debe ser descuidado. Nos esperan tiempos muy complicados.

Luis Miguel González

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores