Guadalajara, Jalisco

Viernes, 20 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

16°

Síguenos:

Jaime Gallardo
JUL 30 2017
Marca personal

Por Jaime Gallardo marcapersonal.informador@gmail.com

Verano sin Sol

Concluida la actividad veraniega de la Selección Mexicana llega el momento de sacar conclusiones y hacer un balance de lo acontecido en los partidos del Hexagonal, la Copa Confederaciones y la Copa Oro: en los tres casos el común denominador fue la sensación de que el Tri pudo haber hecho algo más.

Por orden cronológico; en los dos encuentros de la eliminatoria de la Concacaf disputados en el Estadio Azteca, el equipo mexicano despacho a Honduras sin mayores contratiempos 3-0.

Con una gran expectativa se jugó contra Estados Unidos, los aficionados que hicieron un entradón en el Coloso de Santa Úrsula se quedaron con las ganas de que su Selección les regalara la gran satisfacción que esperaban; empate a uno fue el marcador final.

Con la tranquilidad de ser líder del Hexagonal el Tri viajó a Rusia para disputar la Copa Confederaciones. El objetivo trazado para este torneo era llegar a Semifinales, mismo que se cumplió.

México terminó con una actuación discreta y dentro de sus parámetros futbolísticos, venció a los que podía vencer, empató con el que estaba en igualdad de condiciones y perdió ante la potencia.

El mal armado del equipo, las rotaciones, el improvisar a centrales como laterales, dejar a Carlos Vela en la banca ante Alemania y su pésima conducta ante Nueva Zelanda y Portugal hicieron a Juan Carlos Osorio acreedor a una suspensión de seis partidos y blanco de críticas despiadadas habiendo pocos argumentos para rebatirlas.

En la Copa Oro con equipo alterno y sin haber establecido el refrendo del título como meta, el equipo mexicano fue en busca de un actuación digna, según los antecedentes las semifinales eran el tope cuando no presentaba al Tri mayor; la historia se repitió.

Una vez más por su metodología, las críticas le volvieron a tundir al seleccionador.

Juan Carlos Osorio va a ser el entrenador de México en el Mundial de Rusia, quienes mandan no tienen la intención de cesarlo, lo cual dentro de la lógica de respetar los procesos es correcto. Guillermo Cantú afirmó que las rotaciones llegaron para quedarse, y como no, si él las trajo.

Ratifican a Osorio porque va a calificar al Mundial, lo cual es irrefutable, pero ¿y luego qué? ¿no hay un objetivo mayor?

Por como están las cosas qué confianza puede haber dados los resultados en la Copa América Centenario, la Copa Confederaciones y la Copa Oro. Hoy parece que se está más cerca de no llegar al cuarto partido del Mundial que de disputar el quinto.

Quienes hoy molestos o decepcionados, deben entender que la visión de los directivos no es la misma que la de los aficionados, para los dirigentes primero las utilidades y después todo lo demás.

Seguramente el pase al Mundial se amarrará en los partidos eliminatorios de septiembre, por lo que el resto del Hexagonal será de trámite; la Selección Mexicana no volverá a tener otra competencia internacional hasta el Mundial de Rusia en junio del 2018, tiempo suficiente para que se olviden los malos ratos de este verano y para otro intento de “inflar el globo”.

Jaime Gallardo

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.