Guadalajara, Jalisco

Jueves, 17 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 02:57 hrs

20°

Síguenos:

Ivabelle Arroyo
JUL 26 2017
La sopa

Por Ivabelle Arroyo ivabelle@gmail.com

Las virtudes de la macetota

Me encanta la macetota de Fors. Pero no brinquen, no soy, como la mayoría de los ilustrados tapatíos, una experta en el valor estético de una escultura. Soy apenas una lectora de la vida pública y me encanta la maceta de José Fors porque saca esa parte de Guadalajara que veo como un ideal: el de la participación colectiva en los asuntos que a todos competen.

¡Qué buena paliza le pusieron muchos ciudadanos al alcalde! Por la forma en la que adjudicó la obra, por el método de elección del artista, por la ubicación de la escultura, por la selección de prioridades.

¡Y qué buena defensa se armó para Fors! Por su trayectoria como artista, por la necesidad de contar con arte en la ciudad, por lo que representa el monto de la obra para una bolsa que saca cinco veces más para lucecitas navideñas.

La verdad es que es refrescante. Los ciudadanos con voz, los escritores, los artistas, los políticos y los enterados no le dieron tregua a un tema que tocó una de las fibras más profundas del ser en esta ciudad: la definición de lo bello y la calidad del arte.
 
No es la primera vez que un tema así pone a la opinión pública de cabeza. La colección de arte que compró el gobierno estatal todavía genera furias en las sobremesas. El uso que le daban al Cabañas aun hace sudar a los críticos de “doña Chofis”. El sacacorchos que en realidad es una parte de Quetzalcóatl ha hecho enemigos desde hace muchos años y hasta la Minerva es motivo de encono.

Esta vez hubo discusión presupuestal y estética. Nos enteramos todos del valor arquitectónico tradicional de la esquina en la que estará la moderna cabezota; se hizo pública la forma en que este gobierno, igual que todos los otros, adjudica obras; y la necesidad de contar o no con ornatos urbanos, salió al debate. Los adversarios políticos del gobernante acusado hicieron su agosto en julio y los medios husmearon en áreas que estaban desatendidas. Como debe ser.

La polémica me hizo reflexionar sobre la calidad de nuestros debates públicos y de nuestra ciudadanía. En general son muy malos. Pero aquí tenemos un ejemplo de que la sociedad jalisciense, tan mal evaluada cuando se trata de asuntos públicos, es extremadamente puntillosa y sólida cuando le tocan el arte. Hay un sector de primer nivel ahí, con capacidad para hacerse escuchar y hay que usarlo como ejemplo. Esta es una sociedad que sabe reclamar.

MC a la mitad del camino

A diferencia de la macetota, la aprobación o no de los alcaldes de MC, puesta a prueba en un ejercicio intermedio de ratificación, no generó debate importante. No se socializó ni su valor estético.

Ivabelle Arroyo

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores