Guadalajara, Jalisco

Viernes, 20 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

16°

Síguenos:

Jaime García Elías
JUL 26 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Escasa memoria

Los resultados de la metodología —hoy tan discutida— de Juan Carlos Osorio como técnico de la Selección Mexicana, están a la vista: el boleto para el Mundial (la empresa que en su momento se les dificultó hasta el punto de que les costó la chamba a Enrique Meza y Chepo de la Torre), está virtualmente asegurado. Pedir la cabeza del interfecto porque se sufrieron derrotas ante los finalistas Alemania y Portugal y no se ganó la Copa Confederaciones, y porque no se supieron ganar los partidos con que pudo haberse conquistado el derecho de jugar, hoy, la Final de la Copa Oro, es asumir que al técnico colombiano se le contrató para cortarle, sin excusas ni pretextos, peras al olmo.

*

Lo de menos es la vehemencia de algunos de los más furibundos críticos de Osorio. Algunos de ellos fueron entrenadores, y llevaron a la práctica el método que exigen a grito pelado: sostener un cuadro titular. Casi todos olvidaron, por lo visto, que en no pocas ocasiones vivieron en carne propia la experiencia del cese fulminante, aunque sostenían a capa y espada su cuadro titular… porque los resultados —¡los malditos resultados!— se les negaban.

Hay un hecho objetivo: el “Tri”, especialmente en los partidos de la Copa Oro en que los resultados fueron negativos —los dos ante Jamaica—, tuvo oportunidades de cambiar la historia… y los atacantes los malograron.

*

Más allá de la especulación ociosa acerca de que quizás el “Chicharito”, Jiménez o Peralta hubieran concretado las acciones en que al “Cubo” Torres y a Sepúlveda les faltó contundencia, la historia y la estadística demuestran la hegemonía absoluta de los extranjeros sobre los mexicanos no sólo en la lista de los campeones de goleo, sino en la que semanalmente, al cabo de cada jornada de la Liga, se confecciona.

Los centro delanteros mexicanos, hoy por hoy, se cuentan con los dedos de una mano… y sobran dedos. Dos de ellos están en Europa. Ninguno de ellos, ni en sus clubes ni en la Selección, es un cheque al portador, que garantice los goles que dan los triunfos que, sumados, se transforman en títulos.

Osorio y sus métodos son discutibles, por supuesto. Pretender endosarles, íntegra, la factura por los platos rotos en la Copa Oro, y culparlos —al primero, sobre todo— por un mal endémico del futbol mexicano, denota ignorancia supina… o escasa memoria.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.