Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Julio de 2017

Actualizado: Jul-24 19:37 hrs

23°

Síguenos:

Jaime García Elías
JUL 17 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Las claves

El gol de Edson Alvarez, en el minuto 91, disipó los fantasmas…

Se temía, a esas alturas de la película, que se repitiera la historia del último partido de la Copa Confederaciones, cuando Portugal empató un marcador que favorecía a México y dispuso las cosas para que en los tiempos extra se produjeran la voltereta y la consiguiente frustración.

*

México, hasta antes de ese gol agónico, tenía la victoria sobre Curazao sostenida con alfileres por el remate frontal con que Sepúlveda, a la mitad del primer tiempo, abrió el marcador.

El gol del “Cuate”, por cierto, sirvió para que el “Tri” inclinara a su favor un partido que se complicó porque los desaciertos defensivos regalaron a los caribeños por lo menos tres claras oportunidades de inclinar la balanza de su lado. Algo que no sucedió porque Chuy Corona, al detener un tiro cruzado de Van Kessel, preservó el cero en el marco mexicano: una historia que se repetiría en el segundo tiempo, cuando el arquero tapatío rechazó con los pies un fusilamiento de Bacuna, al que seguiría un balazo de Nepomuceno que dio en el travesaño.

*

A despecho del consenso en el sentido de que México estaba obligado a dejar constancia de su superioridad sobre el cuadro caribeño, hubo varios lapsos del encuentro en que los curazaleños no se limitaron a tener la posesión de la pelota, sino que dieron un toque al equipo tricolor.

Si los mexicanos, cuando el balón fue suyo, fueron incapaces de hacerlo circular con la rapidez y el sentido necesario para envolver, primero, y penetrar, a continuación, la defensiva rival, los curazaleños, en su turno, no sólo exhibieron mejor técnica, sino mostraron más creatividad.

La contundencia de Sepúlveda, en el primer gol, y la frialdad de Alvarez para resolver, en el área, la situación propicia que se le presentó, en el segundo, fueron, ayer, las claves de la victoria. El toque del “Dedos” López, en la etapa inicial, y la habilidad de Elías Hernández, en los minutos postreros, fueron, a la par con la solvencia de Corona cuando se vio exigido, las claves de la victoria.

*
En el capítulo del debe, se impone consignar que a Barragán, anoche, como al “Cubo” Torres, el jueves ante Jamaica, por su incapacidad de transportar al marcador las claras oportunidades que se les presentaron, la camiseta del “Tri” les quedó grande.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores