Guadalajara, Jalisco

Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Actualizado: Sep-24 19:29 hrs

22°

Síguenos:

Jaime García Elías
JUL 10 2017
Libre directo

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

Ciudad sin ley

Tiempos hubo, Señor Don Simón, en que Guadalajara se significó como paradigma de la vida provinciana: rutinaria —en el buen sentido— y apacible. El tópico la identifica como asiento de muchas de las más acendradas tradiciones mexicanas: el mariachi, el tequila, la charrería… Entre sus múltiples timbres de orgullo se cuentan haber sido la cuna del primer cardenal mexicano (José Garibi Rivera), del primer campeón mundial de boxeo mexicano (José Becerra), de “el portento musical del siglo” (Ernesto Hill Olvera, descubridor de la técnica que dio pie al furor efímero de “el órgano que habla”)… y, por supuesto, del primer “campeonísmo” desde que se implantó el profesionalismo en el futbol nacional. Modernamente, se le asocia con la Feria Internacional del Libro, la mayor del libro en español en el mundo.

-II-

Rutinaria y apacible, pues, como ya quedó apuntado, Guadalajara no ha quedado exenta de notas negativas. Las más notorias, quizá, las explosiones del ’92 en el Sector Reforma; el asesinato, un año después, del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, o la fuga, en 2001, del “Chapo” Guzmán de la cárcel (“de máxima seguridad”) de Puente Grande.

“Linda y provinciana”, como también la llamó uno de sus rapsodas, Guadalajara, excepcionalmente, acaba de ser noticia. Lo fue porque la prensa internacional difundió un par de episodios ocurridos el último fin de semana… Uno, la aparición, en un solo día, en diferentes puntos de la Zona Metropolitana, de nueve personas —no las dos o tres que de ordinario se registran— muertas en circunstancias violentas (tres de las cuales colgadas de un puente peatonal, sobre una de las avenidas más transitadas de la mancha urbana), con indicios —la saña, la espectacularidad…— de haber sido víctimas de la llamada “delincuencia organizada”: algo que, de confirmarse, condenaría tales episodios a la regla de la impunidad. Otro, el atraco a una agencia automotriz, de la que los ladrones —muchos, necesariamente—, como si se tratara de inscribirse en el Libro de Récords Guinness, se llevaron entre 27 y 40 automóviles.

-III-

Hay una manera —una sola— de demostrar que el llamado del gobernador Aristóteles Sandoval a favor de que, en vez de las acostumbradas “declaraciones irresponsables”, haya una “plena coordinación” entre todos los niveles de gobierno responsables de la seguridad, va más allá de las palabras: respuestas concretas.

Resultados, en una palabra… Si no, se robustecerá la hipótesis de que Guadalajara —tan apacible otrora— pasó a ser una ciudad sin ley.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.