Guadalajara, Jalisco

Martes, 19 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 17:28 hrs

27°

Síguenos:

Laura Castro Golarte
JUL 8 2017
Ciudad adentro

Por Laura Castro Golarte lauracastro05@gmail.com

¿No hay remedio?

Hace por lo menos 20 años, fines del siglo XX, desde la sociedad civil y el periodismo crítico y de investigación, se empezó a vigilar y a cuestionar a los servidores públicos. Antes de que la alternancia fuera una realidad en México, la oposición de desgañitaba contra los abusos del PRI pero no pasaba nada. Y a través de medios de comunicación los “periodicazos” se fueron incrementando con repercusiones favorables en cuanto a la toma de decisiones o solución de las irregularidades que se exponían; se cortaban cabezas por lo general.

Así, cada vez más leíamos, veíamos y escuchábamos información relacionada con los sueldos y los gastos de la clase política, particularmente cuando los montos empezaron a crecer exponencialmente con el argumento (dizque) de que de esa manera se combatiría la corrupción (ajá).

A partir de los primeros señalamientos con respecto al mal manejo de los recursos públicos, ante las exigencias ciudadanas y la exposición constante en medios de comunicación, se tomaron medidas para contener los abusos como aquella comisión salarial en la que se determinarían los ingresos de los funcionarios públicos y que a la hora de la hora no sirvió de nada.

También se hicieron reglamentos y propuestas para frenar la escalada de gastos, sobre todo en el Legislativo, aunque por supuesto los ingresos y gastos de titulares del Ejecutivo e integrantes del Poder Judicial nos han escandalizado e indignado y hasta la fecha.

Pues bien, todo parece indicar que ninguna de las medidas, de los mea culpa, de los reglamentos y propuestas han servido para algo. Los legisladores, para no ir muy lejos, se siguen sirviendo con la cuchara grande, y bien, rebosante y varias veces.
El reportaje que se publicó ayer en El Informador es elocuente y nos confirma que los políticos no han hecho más que prometer, hacer como que la virgen les habla (para decirlo bonito) y desdeñar olímpicamente por no decir pasarse por el Arco del Triunfo, las demandas ciudadanas y de la sociedad civil organizada así como las normas que ellos mismos han diseñado para amarrarse las manos.

No podría creer en ningún integrante de la clase política, de la actual legislatura específicamente, alguna promesa o compromiso tendiente a corregir los vicios y la  proclividad a hacer mal uso de los impuestos que todos pagamos y que además debemos pagar con gusto y contentos porque luego nos echan en cara que nosotros no cumplimos y si no cumplimos con qué cara vamos a exigir ¿Y sobre la falta de cumplimiento de los servidores públicos? ¿Sobre la rendición de protesta en la que juran cumplir y hacer cumplir la constitución y todas las leyes que de ella emanan? ¿Y sobre la sumisión al mandato popular si acaso no lo hicieren? Todo eso es letra muerta no hay honor, ni el más leve asomo de vergüenza, de conciencia social y de amor por la patria chica y la grande.

Es escandaloso lo que gastan, es indignante que tomen dinero de lo que pagamos los contribuyentes para ellos comer muy bien e invitar a sus cuates, contratar seguros de gastos médicos, recibir un aguinaldo de 50 días, más viáticos cuando viajan dentro y fuera del país, gasolina, traslados, los sueldos y prestaciones de 17 empleados por diputado y una bolsa anual para el manejo de comités y comisiones, que para eso sí son muy buenos, para crearlas y obtener los presupuestos correspondientes. Ah, los famosos lonches también.

Cuando se trata de recortar estos gastos, de poner orden real y de vigilar cada centavo, los legisladores de todos los partidos se unen, se convierten en uno, como los mosqueteros, defienden, casi literal, a capa y espada sus jugosas prestaciones, sus prebendas y privilegios. Nunca han tenido éxito propuestas golondrinas para reducir sueldos, bonos y todo lo demás que conocemos de sobra y nos enardece por los abusos y por el contraste con la realidad paupérrima de la mayoría de mexicanos.
 
Cualquiera podría contestar la pregunta que encabeza esta columna. No, no hay remedio ni esperanzas de que lo haya. La desfachatez y el cinismo de la clase política los alcanza a todos y los abusos seguirán quién sabe hasta cuándo… sin remedio.

Laura Castro Golarte

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores