Guadalajara, Jalisco

Sábado, 23 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 02:37 hrs

20°

Síguenos:

Diego Petersen
JUL 6 2017
En tres patadas

Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

Sembrar futuro

Para los que crecimos en el siglo XX, es decir los mayores de 50, como es mi caso, Campus Party es algo difícil de digerir. No nos queda claro si se trata de una convención de nerds, de niños genios o una mezcla de ambos. Si es una reunión de cuates o de negocios, donde se mueven capitales y se crean empresas. Si lo que vemos son chavos jugando a los inventores o boy scaouts urbanos que acampan en piso de concreto y que en lugar de cortar leña y cantar cursiladas alrededor de una fogata se la pasan en una pantalla con video juegos o absortos en sus teléfonos.

Campus Party es una mezcla de todo eso, y mucho más. Es la reunión de talento más importante de México y es el futuro de la economía no solo de Jalisco sino de todo el país. Si se divierten o no las y los jóvenes en esos campamentos gigantescos es asunto de ellos (yo espero y supongo que sí se divierten, y mucho) lo importante es lo que producen, lo que generan en valor en unos cuantos días dedicados a pensar, discutir y solucionar problemas con aplicaciones tecnológicas.

Todo mundo sueña con que de uno de estos campamentos surja el próximo Bill Gates, Steve Jobs o Mark Zuckerberg; empresas como Apple, Oracle, Microsoft, Facebook o Google. Sin embargo, esto va más allá. Por supuesto que en un medio ambiente creativo como este alguien puede dar un campanazo, pero lo que importa no solo es este o aquel árbol sino todo el bosque. Si logramos que se conjunten los elementos de una ecología creativa los árboles van a crecer, y habrá unos que despunten por encima de los demás, pero ninguno podrá desarrollarse si no hay un suelo, un clima y una humedad que los favorezca.

Hay que entender, pues, a Campus Party como el gran invernadero en el que se está sembrando la economía de futuro; la apuesta es que de esta edición nazcan 200 nuevas empresas basadas en soluciones tecnológicas. No basta con tener las semillas, no alcanza solo con el talento de los chavos, hay que crear las condiciones, el sustrato para que se desarrollen: hay que fertilizar para acelerar su crecimiento, con acceso a capital de riesgo y de trabajo. Hay que evitar las plagas, llámese trabas burocráticas, tramitologías absurdas, sindicatos balines. Hay que asegurar el agua y la humedad, hay que capturar nuevas semillas para que el talento se reproduzca. etcétera.

Estamos sembrando futuro.  

Diego Petersen

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.