Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 16 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 18:18 hrs

23°

Síguenos:

Laura Castro Golarte
JUL 1 2017
Ciudad adentro

Por Laura Castro Golarte lauracastro05@gmail.com

Agua… Historia de infortunios

No sé si es una maldición o qué, mañas, mala suerte, corrupción, aires de grandeza, soberbia, terquedad, negligencia, capricho ¿qué será? O todo combinado en un coctel pernicioso y pervertido.

Guadalajara y el agua tienen una historia infortunada, y no por obra y gracia de la naturaleza, en ese sentido, al contrario, porque la abundancia con la que por lo general es regada y dotada la ciudad es un privilegio desde tiempos inmemoriales, mucho antes de que la Virgen de Zapopan fuera nombrada patrona contra rayos, tormentas y tempestades para proteger a los tapatíos de los temporales.

Es infortunada porque, ante el crecimiento poblacional constante, y en diferentes momentos de su historia, incontrolable y desordenado, la demanda de agua ha aumentado a niveles tales que se ha convertido en uno de los puntos prioritarios de la agenda pública aunque mal atendido por decisiones equivocadas y por la lista de conductas de la clase política que acabo de escribir en el primer párrafo.

Infortunada, porque han prevalecido modas, caprichos, intereses y preconcepciones miopes que contrastan con una visión moderna, sustentable y protectora del medio ambiente; esa visión que garantizaría la dotación de agua por décadas al convertirla en un recurso renovable vía el manejo adecuado de la naturaleza; hay métodos, técnicas, estrategias probadas, confirmadas y emuladas en distintas partes del planeta. Con una decisión que ponderara esta postura, sin duda el líder que lo hiciera pasaría a la historia del lado de quienes enfrentaron grandes retos a favor de la sociedad; de alguien que rompió con un patrón de conducta que, reitero, ha sido mezquino y pernicioso; y optó por la responsabilidad y soluciones de larga duración y largo alcance.

Han dicho hasta el cansancio (y no hay dobleces ni intereses perversos) los activistas que no se cansan de alzar la voz, quizá algún día sean escuchados, que no es necesario construir presas para disponer del agua que necesitamos los sedientos citadinos y los campos y las industrias, bastaría con reforestar, supervisar y administrar caudales superficiales y subterráneos. Captación, carga y recarga, conducción, ahorro, manejo responsable, cuidado… ¿Es tan complicado? Seguramente costaría menos que los ¡90 millones de pesos! del estudio para determinar que sí, que la presa va con una cortina de 105 metros y la inundación de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

¿Por qué traigo todo esto a cuento? Precisamente porque la decisión de construir la presa El Zapotillo, retomada ahora después de pagar ese carísimo estudio, es una muestra clara de la falta de visión (miopía pues) y de compromiso con el manejo del agua y los habitantes de este Estado. Dos ejemplos que me conducen directo a la idea de los infortunios.

¿Qué se podría hacer con 90 millones de pesos? ¿Cuál sería nuestra realidad ahora si los millones y millones de pesos que se han destinado a estudios para construir presas se hubieran invertido en acciones más inteligentes, racionales, sustentables e innovadoras en el manejo de los recursos?

No debería extrañarnos el anuncio que hizo el gobernador Aristóteles Sandoval el jueves; de hecho, ni siquiera era necesario que se gastaran los 90 millones de pesos. Estaba claro que de todos modos lo haría. Es su modus operandi ¿se acuerdan de Arcediano? A mí no se me olvida aquella cortina de humo de los agentes infiltrados, entre el fin de la administración de Ramírez Acuña y el inicio de la de González Márquez, cuando Aristóteles Sandoval, como presidente de la Comisión de Hacienda en el Congreso del Estado —29 de enero de año 2007— permitió la aprobación del crédito para Arcediano. Permanece en internet una nota de entonces: “Sin contar con un estudio de impacto ambiental y a horas de que concluya su gestión, la Comisión de Hacienda del Congreso de Jalisco aprobó un crédito de mil 920 millones de pesos al Gobierno estatal para la construcción de una presa en Arcediano” (La Jornada).

Ahora, en un tono condescendiente, afirma que no se construirá nada hasta que no concluya la mudanza y las indemnizaciones; y se justifica: que el asunto quedó fuera de su alcance, que tenía las manos amarradas y expresiones así. Otra más.

La lista de infortunios de Guadalajara y el agua es larga. De un lado está lo que se ha hecho mal y del otro, lo que se ha omitido o suspendido como la negociación del crédito japonés que hoy nos tendría en otra realidad, menos infortunada, con respecto al agua.

Y eso que no he hablado del Lago de Chapala, el vaso lacustre protagonista de esta historia de infortunios. Chapala y los acuerdos de la Cuenca, los transvases, la contaminación, el lirio, el nivel, las plantas de tratamiento, agua para Guadalajara, el canal de Atequiza, la desforestación, el azolve, el pescado blanco…

Laura Castro Golarte

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores