Guadalajara, Jalisco

Viernes, 20 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

16°

Síguenos:

Eduardo Escoto
JUN 10 2017
Notas de paso

Por Eduardo Escoto escotorobledo@gmail.com

Valorando a Monteverdi

Se cumplen 450 años del nacimiento del compositor italiano Claudio Monteverdi (1567-1643), una de las figuras fundamentales en el desarrollo de la música formal occidental por las aportaciones técnicas y expresivas que configuró y justificó en un marco cultural e histórico por demás particular y trascendente.

Su formación musical –iniciada en su infancia- se dio aún bajo los cánones renacentistas que comenzaban a cuestionarse y flexibilizarse según las nuevas perspectivas estéticas que ideológicamente partían de la contrarreforma. La Iglesia Católica buscaba reconfigurarse, y la propuesta de llaneza, simplicidad y disidencia de los luteranos, se enfrentaba con una grandilocuencia expresiva que buscaba propiciar el sentimiento de inclusión del individuo en un plano infinito, universal e imprevisible.

De esta re-definición de la la relación entre la divinidad, el hombre y la Iglesia surge el Barroco como periodo estético.

Partiendo de la arquitectura y la pintura, la práctica musical se vio pronto en una serie de disyuntivas que habrían de definir su posterior rumbo y alcances, siendo necesario discutir el papel de la disonancia, la expresividad, la función del texto en la música vocal, las nuevas estructuras, la relación entre la música vocal e instrumental y un largo etc.

Las nuevas posibilidades emotivas y psicológicas de la música no podían explorarse bajo las normas respetadas hasta entonces, las nociones de proporción, orden y armonía debían expandirse pues respondían a necesidades que empezaban a cambiar.

En este proceso destaca Monteverdi, no como un precursor solitario, sino como el músico talentoso que supo dar continuidad y amplitud a la práctica musical con base en propuestas propias y en el estudio acucioso del trabajo de numerosos músicos contemporáneos que afrontaban las mismas inquietudes.

Tal es así que la reacción encabezada por Giovanni Maria Artusi contra aquellas nuevas libertades se dirigía en general contra la “música moderna”. Eso sí, la respuesta más sonada fue del propio Monteverdi, quien en su quinto libro de madrigales planteó la existencia de una “segunda práctica” opuesta a la práctica musical “antigua”. Negaba que tal propuesta fuese personal o nueva y la defendía a través de numerosos ejemplos –propios y ajenos- donde se mostraban las bondades del uso expresivo de la disonancia, el cromatismo y la libertad del tratamiento musical del texto.

Estos planteamientos fueron usados por Monteverdi en la música sacra, el resto de su producción vocal y en la naciente ópera. Su influencia se puede rastrear en compositores tan importantes como Pergolesi o Rameau. Así que este aniversario es un buen pretexto para acercarse a su obra y apreciar su enorme trascendencia.

Eduardo Escoto

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.