Guadalajara, Jalisco

Jueves, 17 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 02:57 hrs

20°

Síguenos:

Laura Castro Golarte
JUN 10 2017
Ciudad adentro

Por Laura Castro Golarte lauracastro05@gmail.com

Nos han enseñado mal la historia V

Ahora sí, esta es la quinta y última parte. Es un texto que me sirvió también para hacer catarsis y que resume reflexiones con respecto a lo aprendido, algo de lo aprendido; y nuestra realidad ahora marcada por un contexto electoral que no es nuevo lamentablemente, de hecho, es peor. Me preocupa la naturalidad y resignación con la que algunas personas reconocen que en el Estado de México, fue una elección de Estado y se quedan tan campantes. Me escandaliza el descaro de la compra de votos y de la manipulación mediática; la única esperanza está agarrada de aquel espíritu público al que me he referido. Sigo y concluyo:

El sentimiento nacionalista, el espíritu público que nació con fuerza y dio vida a México, fue aplacado pronto, aplastado y desconocido; aunque no en el primer intento. Es tan fuerte que todavía resurge y atemoriza. Entonces vuelve a ser sometido por el desdén y la impotencia; muchas veces es reprimido con violencia y más frecuentemente de lo que quisiéramos muchos, es cooptado por quienes tienen poder para maicear, los caciques de feudos pequeños, medianos, grandes y extra-grandes que logran que talentos extraordinarios claudiquen y caigan en el juego de la deshonestidad y la desvergüenza. Lamentablemente, universidades públicas son un ejemplo.

Todavía hace unos pocos años, a fines del siglo XX, vinieron historiadores a decir que no tuvimos conciencia de nación sino hasta muy tarde. Que salvo las élites ilustradas, lo demás eran poblaciones en donde campeaba la inconsciencia. Ni sentido de nación, ni percepción de la extensión del territorio, ni orgullo, ni casta, ni espíritu público.

Nos han enseñado mal la historia.

Nos han contado relatos de héroes y villanos; la historia de una raza de bronce en realidad débil y sumisa y nos han dicho que por eso estamos así, que por eso todas las desgracias actuales las merecemos; que no exigimos lo suficiente; que nos conformamos con una despensa para votar por el peor; y que en esencia somos corruptos, que a las primeras de cambio sale de lo más profundo de nuestro ser el indio taimado y ladino que todos llevamos dentro. No es así.
Nos han enseñado mal la historia.

Con maestría y paciencia, nos han cortado con la misma tijera y todos los mexicanos de todos los tiempos quedamos reducidos a una masa ignorante, pobre, abusiva y abusada; una multitud que busca el “sueño americano”, que se solaza con la música de mal y peor gusto, que no lee y vota por el candidato “más guapo”. No somos así, no todos somos así, ni siquiera la mayoría.

Nos han contado mal la historia.

A estas alturas, con un programa bien diseñado de mala educación y pobreza extrema convenientemente mantenida; con televisoras que ofrecen producciones para la enajenación, la manipulación y la violencia, para fomentar la frustración y llenar este país de wannabes, la sociedad mexicana tiene hoy menos margen de maniobra y la clase en el poder se sirve con la cuchara grande.

Les ha funcionado enseñarnos mal la historia para actuar a sus anchas, para venerar al dios de la corrupción, honrar las bajezas, enorgullecerse por la falta de escrúpulos y por los abusos infringidos a una sociedad noble, trabajadora, aguantadora, leal, pacífica, sometida a través de la ignorancia y capaz de perder dignidad y orgullo para llevar de comer a sus hijos.

No siempre fue así. Urge ahora difundir esa parte de orgullo y decencia que priva en todos y que se ha manifestado a lo largo de nuestra historia, con irregularidad, inconstancia y diversidad en las intensidades sí, pero que puede ser el clavo ardiente que nos salve, el punto de reencuentro, recuperación, restitución, reconstrucción y auto-reconocimiento con la carga de identidad que incluye; volver a los tiempos cuando la dignidad y el honor eran costumbre (Elena Hernández dixit); aquellas épocas en las que salimos en defensa del objeto de nuestras lealtades porque creíamos en eso y éramos capaces de dar la vida por la patria, el territorio donde nacieron y crecieron los hijos y sus hijos y sus nietos, generaciones de mexicanos herederos de grandeza, sabiduría, honestidad, entereza, determinación, creatividad, ciencia, arte, intelecto, filosofía de vida, solidaridad, amor por la naturaleza, respeto por los ancestros…
 
Hay honor y orgullo en nuestra historia; dignidad y conciencia; cultura, raíces profundas y significativas. Alimento para el espíritu público y la unidad nacional.

Realmente Fernando VII nos hizo un gran favor al insistir en pacificar y reconquistar; también el autoritarismo y los abusos de José de Gálvez ayudaron y todos los que rechazaron lo americano: Buffon, Pauwn, Raynal y Robertson. Antes ellos, ahora Peña y todos los partidos y Trump… Es quizá nuestra forma de surgir de las cenizas. Sueño eso.

Laura Castro Golarte

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores