Guadalajara, Jalisco

Sábado, 19 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 02:25 hrs

19°

Síguenos:

Raymundo Riva Palacio
JUN 7 2017
Estrictamente personal

Por Raymundo Riva Palacio rrivapalacio@ejecentral.com.mx

Encerrona en Los Pinos

La gran interrogante, dentro del grupo en el poder, es cómo leerá el Presidente Enrique Peña Nieto el resultado de la elección en el Estado de México, que durante meses se convirtió en su única prioridad y donde, por su comportamiento, parecía que no habría mañana para él si su candidato, Alfredo del Mazo, perdía la gubernatura. El clímax se dio durante el fin de semana, al aislarse en su casa en Ixtapan de la Sal y no regresar a Los Pinos sino hasta entrada la noche del domingo, para seguir junto con su gabinete, los coordinadores parlamentarios del PRI y dirigentes del Partido Verde, los primeros datos preliminares oficiales del órgano electoral mexiquense. Personas que acudieron a la cita en el Salón Venustiano Carranza de la casa presidencial, describieron la tensión que se vivió ante los datos de las encuestas de salida que perfilaban una contienda muy cerrada, con probabilidades de derrota. Demasiado esfuerzo y recursos invertidos en el proceso, ¿para nada?

La cita fue a las ocho de la noche, donde los convocados se fueron sumando a quienes habían estado todo el día en Los Pinos, el staff del Presidente. Llegó todo el gabinete, menos el secretario de Agricultura, José Calzada, por razones que no están claras. También asistieron, fuera del priismo, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, junto con el líder de facto del Partido Verde, Jorge Emilio González, “el niño verde”, cuyo partido participó en la operación territorial del domingo en el Estado de México, donde desplazaron a 800 operadores de campo para mover el voto. Peña Nieto llegó cerca de las 11 de la noche, cuando se alistaba el Instituto Electoral del Estado de México a difundir su conteo rápido. Cuando se anunció que la tendencia de voto favorecía a Del Mazo, el Salón Venustiano Carranza se inundó de satisfacción, pero sobre todo se oyó la exhalación de alivio de respiración contenida.

No hubo excesos en la celebración, porque de acuerdo con algunos presentes, el propio Presidente lo impidió. Es un gran resultado, dijo Peña Nieto a los pequeños grupos que se repartieron por el salón. Pero no hay que caer en la arrogancia, enfatizó. Esta frase fue resaltada por los participantes que hicieron una narración de lo que sucedió en Los Pinos, desde el domingo por la noche hasta casi las seis de la mañana del lunes, cuando terminó la encerrona. La razón de ello son las dudas sobre la influencia que pudieran tener algunos colaboradores de Peña Nieto en la interpretación del resultado en el Estado de México, que podrían convencerlo de que la victoria es un referéndum a lo que está haciendo. El triunfalismo, sin embargo, sería un error del Presidente. Ganó Del Mazo, pero perdió el PRI. Retendrán el Gobierno, pero el priismo de Peña Nieto sufrió una gran herida.

El hecho de que el PREP, con poco más de 97% de las actas contabilizadas le dé una ventaja de 2.9% a Del Mazo sobre la candidata de Morena, Delfina Gómez, no revela lo que sucedió el domingo. La movilización del voto, la participación del gabinete en pleno, de varios gobernadores, incluidos no priistas trabajando a favor de Peña Nieto, y la presión y amenazas para que el candidato del PRD, Juan Zepeda, no declinara a favor de Gómez, no fueron suficientes para que el voto priista le diera la victoria a su candidato. Del Mazo obtuvo 57 mil votos menos de los que logró Gómez. Sólo el sacrificio —porque perdieron el registro— del Partido Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social, que fueron coaligados con el PRI, le dieron los 226 mil 298 votos con los cuales aventaja el priista la votación.

Esta es la prudencia a la cual probablemente se refería Peña Nieto, y que se reflejaba en la actitud de varios miembros del gabinete que participaron directamente en el proceso mexiquense. La principal, Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Urbano y Territorial, a quien la llamó repetidamente “coordinadora” Peña Nieto, por el papel que jugó como la responsable federal en las elecciones. Robles no dejaba de observar las pantallas con el PREP, mientras que otra figura, claramente desmoronándose, ocupó en una esquina sin moverse para no notarse. Era el secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, íntimo amigo del Presidente, y quien le decía con toda confianza que con el solo dinero iban a tener una elección holgada en el Estado de México. La estrategia fontanera de Miranda no le alcanzó al PRI, y lo dejó convertido, para quienes lo vieron arrumbado en el Venustiano Carranza, en una figura desechable.

Pero más allá de él, una lección analizada esa noche es cómo tampoco se dio el apoyo homogéneo de los padrones de los programas sociales federales, al registrarse derrotas en prácticamente todos los municipios en el Norte y Poniente de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, y los lastres en imagen y rechazo a la gestión de Gobierno que arrastró la campaña del PRI. Del Mazo parecía entender bien la realidad de la elección, pues cuando llegó a las tres de la mañana a Los Pinos, en compañía del gobernador Eruviel Ávila, no había triunfalismo en su actitud, sino prudencia. Esto mismo es lo que se notó en el actuar de Peña Nieto, que desde este domingo, dejó entrever otro asistente a la encerrona, el líder del PRI, Enrique Ochoa, empezó a trabajar la sucesión presidencial.

Raymundo Riva Palacio

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores