Guadalajara, Jalisco

Martes, 19 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 15:31 hrs

27°

Síguenos:

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
JUN 5 2017
De poder a poder

Por Cuauhtémoc Cisneros Madrid ccmadrid@att.net.mx

El reto de capacitar y comunicar

La elaboración de leyes, reglamentos y programas de lo que usted quiera y guste requieren de todo un proceso de socialización, en el cual se encuentren en el centro de los mismos los ciudadanos, de ahí la importancia de que cuando estos sean elaborados, la planificación participativa este presente, pues de lo contrario se puede caer en el error de estar promulgando pura “letra muerta”.

Y cuando de Justicia se habla, el tema es mucho más delicado, sobre todo porque hoy en día se viven tiempos sumamente difíciles en todo el país, en donde se percibe que la impunidad es uno de los peores males que se padecen, pues desde delincuentes comunes hasta la delincuencia organizada parecen verse beneficiados con el principio de que nadie es culpable hasta en tanto no se le acredite jurídicamente el acto delictivo (lo que en principio y en la letra, parece perfectamente justo, no obstante, en nuestro país es una cultura que apenas se empieza a implementar, con fallas que suelen ser garrafales, pues tal pareciera que son precisamente los delincuentes quienes mejor conocen el nuevo sistema de justicia, y lo aprovechan en su beneficio).

Mientras tanto, autoridades de todos los ámbitos y niveles desconocen los principios y forma de implementar las leyes y los procesos mismos, lo que en no pocos casos ha sido factor determinante para que los delincuentes se salgan con la suya, debido a que en su momento (2008) y hasta la fecha no han recibido una capacitación adecuada, de tal manera que no pueden aplicar lo que no conocen. Y de lo poco que conocen, requiere tal proceso –que ellos consideran burocrático– que de plano le dan la vuelta para no tener que ejecutarlo.

Y en el caso de la ciudadanía, la situación está igual o peor, pues entre el desconocimiento del cómo se deben de llevar a cabo los procesos, así como de los nuevos términos utilizados en éstos, el desamparo y la impotencia suelen embargarnos a tal grado que la inconformidad se escucha por todos lados –tanto en el de la ciudadanía, como en el de los responsables de aplicar las leyes-.

Si desde 2008 se hubieran aplicado los millones y millones de pesos autorizados hasta la fecha para capacitar a policías, Ministerios Públicos y demás mandos, seguramente ahora estaríamos en mejores condiciones, pero vaya usted a saber qué hicieron con tanto dinero las “autoridades” de entonces.

Apunte: Hoy, lo único que queda claro, es que o nos capacitan –a las autoridades y a los encargados de impartir justicia en todos sus niveles y a la propia ciudadanía–, o los delincuentes seguirán burlándose de nosotros como hasta la fecha parecen estarlo haciendo.

Capacitación, difusión y una adecuada comunicación, son la respuesta… ¿lo podremos hacer?

Cuauhtémoc Cisneros Madrid

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores