Guadalajara, Jalisco

Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 10:10 hrs

19°

Síguenos:

Jaime García Elías
MAY 31 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Bravata

Ganar un campeonato, en México o en China, es difícil; ganar dos de manera consecutiva, extremadamente difícil; hilvanar una seguidilla de siete en nueve temporadas, cuatro de los cuales sin interrupción, como hizo el Guadalajara de hace más de medio siglo para ganarse el mote de “Campeonísimo” con que seguramente se le motejará por los siglos de los siglos, punto menos que imposible…

Así, por más que esté en consonancia con la euforia de sus legiones de simpatizantes ahora que festejan la conquista del duodécimo título de su historia, la declaración del dueño de los destinos del equipo más popular de México, en el sentido de que el campeonato obtenido el domingo será apenas el primero de “el nuevo Campeonísimo”, no pasa de ser, al menos de momento, simple bravata.

*

Salvo en España, donde Barcelona y Real Madrid acaparan los títulos de Liga (el Barcelona lleva ocho y el Madrid siete en lo que va del siglo), o en Alemania, donde el Bayern Munich los monopoliza (lleva 11 en lo que va del siglo), en el resto del mundo las fuerzas en esa materia están bastante divididas.

En México, también en lo que va del siglo, se han disputado 33 campeonatos (dos por temporada, recuérdese), distribuidos así: cinco del Pachuca, cuatro de Santos Laguna, América, Toluca y UNAM, tres de Monterrey y Tigres, dos de Guadalajara y León, y uno de Atlante y Tijuana. Si 11 equipos se han repartido los laureles, síntoma inequívoco de que las fuerzas, como ya se apuntó, están bastante equilibradas. Y aunque sería insostenible afirmar que en el futbol mexicano “cualquiera puede ser campeón”, la historia demuestra que el desenlace de los campeonatos ha sido, con mucha frecuencia, sorpresivo: no los ganó el mejor de la fase clasificatoria… aunque, de conformidad con el sistema de competencia, de ordinario —felizmente— haya ganado el mejor.

*

Independientemente de su génesis —motivo de un análisis adicional—, el  Guadalajara “Campeonísimo” ganó los títulos que le valieron ese mote porque sus entrenadores y dirigentes supieron darle continuidad… pero principalmente por obra y gracia de una generación de sobresalientes jugadores que casi no tuvo variantes, ni de un partido a otro ni de una temporada a otra: “Tubo” Gómez; Nuño (después Chaires), Sepúlveda, Villegas, Jasso, Pancho Flores, Isidoro Díaz, Reyes, “Mellone” Gutiérrez (después Héctor Hernández), Ponce y Arellano (después Jara).

Eso ya no se usa.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.