Guadalajara, Jalisco

Viernes, 20 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

16°

Síguenos:

Eduardo Escoto
MAY 30 2017
Notas de paso

Por Eduardo Escoto escotorobledo@gmail.com

Serialismo político

La música, como producción exclusivamente humana, ha estado desde siempre relacionada con las condiciones de uso y función de los entornos sociales y culturales donde surge. El vínculo es tan estrecho que determina su significado, es decir, una cosa es saber cómo suena, pero en ese punto aún es necesario entender dónde y por qué suena.

La música producida por el sólo deseo de expresión artística es relativamente reciente, y tiene que ver con las condiciones sentadas en el Barroco europeo y, de cualquier forma, la música que nace de esa manera no se excluye de su contexto.

Dentro de las numerosas vertientes que estos planteamientos abren se puede identificar la interesante relación de la música con el poder. La historia de la música occidental ofrece interminables ejemplos al respecto, como el nacimiento de la ópera en Florencia o la música de estilo turco con la que Lully ridiculizaba a las delegaciones diplomáticas de aquél país en El burgués gentilhombre de Moliere, todo por encargo de Luis XIV.

Pero el caso más reciente ha tenido lugar el jueves de la semana pasada. El ministro de Comunicación e Información venezolano, Ernesto Villegas, publicó en su cuenta de Twitter un video titulado “Nicolás Maduro inspirado en el piano”, donde el mandatario se encuentra en un escenario vacío, sentado frente a un piano de cola, ensimismado mientras oprime sin mucha técnica diferentes teclas con ambas manos en lo que podría parecer algún tipo de improvisación expresionista producto del azar, un serialismo poco comprensible que termina —eso sí— con una cadencia más o menos legible que da fin a la expedición de un minuto de duración.

Según el diario Prensa Presidencial, Maduro pudo así recordar “tiempos de juventud, con la música como pasión”.

Es bien sabido que Venezuela tiene cerca de dos meses en medio de un clima de irritación social que ha ido en escalada, esto se refleja bien en la cuenta del ministro Villegas, que mantiene una actividad febril orientada a presentar las versiones oficiales de los hechos.

¿De que simbolismos buscarían dotar a Maduro quienes tuvieron la idea de difundir la grabación? Básicamente talento, sensibilidad, introspección; es claro que la búsqueda de legitimación funciona más o menos de forma similar en tiempos de crisis. Por cierto, ya eran conocidas sus diferentes apariciones cantando, como lo hacia Chávez, aunque aquello era muy distinto, servía para demostrar apego al pueblo, a la expresión identitaria más llana, pero con lo del jueves pasado se buscó probar con un grado nuevo de sofisticación que ha provocado todo tipo de reacciones. La grabación puede ser vista en internet.

Eduardo Escoto

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.