Guadalajara, Jalisco

Jueves, 20 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 13:21 hrs

22°

Síguenos:

José Luis Cuellar de Dios
MAY 19 2017
Aprender de ellos

Por José Luis Cuellar de Dios opinion@informador.com.mx

Paco Baruqui

Sabiendo que una vez mas por cincuentenaria ocasión, Francisco Baruqui Michel, Paco Baruqui, mi amigo “Paco”, asistía a la feria taurina de San Isidro en Madrid, su ciudad preferida, la noticia de su fallecimiento en aquella urbe me causo impactante incredulidad, hacia pocos días que estuvimos charlando de toros en su oficina, un “santuario” lleno de reconocimientos, tanto en el ámbito empresarial de agencias de autos como por su larguisima trayectoria como critico taurino y prolífico articulista del periódico, su periódico: EL INFORMADOR.

A Paco lo conocía, pero lo comencé a tratar a raíz de un festival taurino que se llevo a cabo en uno de los cortijos de esta ciudad, toreaba y lo hacia magníficamente el, su hermano José Luis, Rubén Pérez, q.e.p.d.y el que esto escribe, a partir de entonces nunca dejamos de estar pendientes uno del otro, como Paco lo hacia con todos sus amigos, muy selectivo con quien entablaba amistad hacia honor a lo que R. W. Emerson afirma: “ amigo es aquel cuya compañía no nos impide pensar en voz alta”.

Convertido en uno de los empresarios tapatíos mas exitosos en el ramo automotriz la pasión de su vida ha sido la fiesta de toros, dueño de esa inasible y etérea percepción del arte taurómaco se convirtió en uno de los críticos taurinos más importantes y lucidos de nuestro país. Rechazó al falso culto a los toreros de “probeta” con pretensiones de “figuras”, un total y absoluto iconoclasta de la critica taurina, fueron muchas décadas en las que no se dejo invadir ni por el hastío, ni por la desesperación ni por la abulia, su firme vocación supero cualquier obstáculo. A una de las aficiones mas exigentes de México, la tapatía, la aportación de Paco Baruqui fue definitiva para mantener la seriedad del espectáculo, tarea nada fácil en una fiesta de gloria, misterio y eternidad; además lo hizo con energía sin pretender ser el depositario de la tauromaquia mexicana, en otras palabras, su larga trayectoria como critico la desarrollo con sabia precaución.

El desempeño de Paco en cualquiera de sus múltiples actividades fue con rigor sin estridencias lo que le hizo impedir el arribo a la fase del cansancio, la palabra “retiro” no aparecía en su diccionario. Paco se guardaba muy mucho en términos sociales, empresariales y taurinos, ni ruidoso ni mediático, su fama fue la conquista de la perseverancia y de la claridad de sus convicciones.

Amigo cercano de un gran hombre, Don Jorge Álvarez del Castillo, Paco cumplió con una larga trayectoria como articulista de EL INFORMADOR, su periódico durante largas décadas, culto y de firmes convicciones escribía semanalmente una columna donde plasmaba sus puntos de vista respecto al devenir de la vida nacional.

Fue un gran gourmet que conoció a fondo los secretos de varias cocinas, principalmente la española, secretos que supo compartir y trasmitir con su cercano grupo de amigos en esas infaltables comidas mensuales —mi sentido pésame Manuel Ochoa—. De Paco admire especialmente la ejemplar y nutritiva relación de hermano que mantuvo toda su vida con José Luis, su hermano, “Pewe”, ha sido una relación fraterna donde el amor tenía la mayor importancia. Animo “Pewe” te toca continuar la tarea de una familia, la tuya, honorable y productiva. Por mi parte pienso en la reflexión del gran novelista americano W. Faulkner: “entre la pena y la nada, prefiero la pena. Suerte en el cielo Paco. 

José Luis Cuellar de Dios

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores