Guadalajara, Jalisco

Martes, 30 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 00:21 hrs

24°

Síguenos:

Jaime García Elías
MAY 19 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* 1-1, favor Chivas

Si ninguno merecía ganar, quedó la sensación de que el Toluca lo merecía menos que el Guadalajara.

*

De conformidad con lo que suele suceder en los partidos de ida de la Liguilla, los dos equipos dedicaron más afanes a especular que a jugar. De antemano se sabe que uno de los dos será finalista, pero anoche, en el remozado estadio de “La Bombonera”, ninguno mostró estatura de aspirante al título.

Los dos cuadros se enfrascaron en una exhibición de que están en la fase decisiva del certamen sólo porque el sistema de competencia es generoso. A semejanza de lo que sucedió en los partidos de Cuartos de Final, ni Diablos Rojos ni Chivas mostraron argumentos que permitan al vencedor llegar a los duelos de la instancia definitiva en calidad de favoritos.

*

El Toluca, en deuda con su público porque en el partido de vuelta de la fase anterior, ante Santos Laguna, se quedó muy por debajo del nivel que cabía esperar después de su sorpresiva rotunda victoria en el encuentro de ida (4-1), sólo mostró la intensidad de un verdadero aspirante en el segundo tiempo, y especialmente en los minutos finales, cuando se vio obligado a hacer un esfuerzo supremo para levantarse de la lona en que lo colocó el gol con que Pizarro dio la ventaja al Guadalajara.

Esa ventaja, por cierto, gravitará seguramente, de entrada, en el partido del próximo domingo en el feudo de las Chivas: es el gol de visitante que da a los rayados, en teoría, 70% del boleto a la Final.

*

Los rayados, por lo demás, asumieron anoche el protagonismo que cabía esperar de los locales por el simple hecho de serlo. Para su desgracia, en esos minutos en que el partido fue totalmente suyo, Fierro y Pineda malograron las mejores oportunidades que su equipo fue capaz de generar.

El Guadalajara tuvo más tiempo la pelota en su poder. Los flancos fueron las vías de acceso que con mayor asiduidad ocuparon para sus ofensivas. Calderón y Pérez, por la izquierda, sirvieron los balones que representaron los más severos problemas para la defensiva de un Toluca que tiene individualidades, ciertamente, pero no muestra ideas colectivas en el aspecto ofensivo, y sí, en cambio, acusa una tibieza que contrasta con la enjundia tradicional de los grandes equipos que ha tenido esa plaza.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores