Guadalajara, Jalisco

Martes, 30 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 00:25 hrs

23°

Síguenos:

Guillermo Dellamary
MAY 18 2017
Misiva

Por Guillermo Dellamary delamar@yahoo.com

¿Qué tan responsable es la esposa, de la corrupción de su marido?

Difícil de responder, pero lo intentaremos, bajo el fácil riesgo de equivocarme.

La verdad es que no quisiera llamarlas cómplices, pero aunque no lo quiera lo son. Pues el matrimonio es una unidad, un pacto por un proyecto de vida en común y las cosas se planean conjuntamente.

Desde luego hay quienes tienen mejor comunicación y son más incluyentes. Pero en general, hoy las mujeres toman participación activa en la mayoría de las decisiones de pareja. Por supuesto que suelen estar muy enteradas de todo lo que le sucede a su marido y si no, lo indagan, pues su curiosidad puede llegar a convertirlas en auténticas investigadoras, tipo Sherlock Holmes, especialmente si sospechan de una infidelidad.

Hoy en día, difícilmente se puede hablar de una mujer tan inocente e ingenua que no llegue a enterarse de dónde saque tanto dinero extra su marido, sin que ella sospeche de algo. Simplemente no le dan las cuentas, si su esposo es un funcionario y sabe lo que gana, como para hacer gastos de lujo y compras de patrimonio sobresalientes. Pues es evidente, que la mayoría están muy atentas a lo que gana el esposo, en especial cuando hay carencias.

Además, sin el ánimo de ofender a ninguna esposa, pues les gusta vivir bien, tener confort, comodidades y saben gastar de lo lindo cuando hay, y ahorrar y limitarse cuando no.

Así que, en base a las consideraciones previas, me resulta casi imposible que permanezcan en un estado de ignorancia, gaste y gaste y viviendo como reinas, sin algún día preguntarse de dónde sale tanta abundancia.

A no ser que el corrupto marido sea un exitoso y experto mentiroso, engañador y que sea tan astuto que oculte perfectamente todo como para que su esposa no note nada. Y que por supuesto que los hay, como es el caso de los maridos infieles y con doble frente.
Pero, como ya lo hemos mencionado la mujer usualmente intuye y sospecha algo. Así que más temprano que tarde, se dará a la tarea de investigar la verdad. Aunque en el caso del origen corrupto del dinero, prefiere hacerse de la vista gorda, porque va en su favor, contrario a la infidelidad que va en su contra.

Si el marido es muy capaz y, logrará disfrazar sus ilegales ingresos con negocios y alianzas con brillantes amigos empresarios, para “lavar” su dinero sucio. Sólo así es posible esconderle a su esposa tanto excedente. Aunque también muchas inteligentes mujeres, que conocen tan bien a sus maridos, no se la compran fácilmente.

Por lo que me inclino a pensar que sí son cómplices, de una u otra manera. Pues si en los triunfos de un gran hombre, hay una gran mujer. También detrás de un gran corrupto, puede estar una mujer bien corrupta. Que lo permite, lo fomenta y desde luego disfruta de todos los recursos que le llegan a sus manos.

Digamos que no es responsable de la corrupción de su marido, pero tampoco lo impide y mucho menos lo denuncia.

Guillermo Dellamary

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores