Guadalajara, Jalisco

Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 15:26 hrs

26°

Síguenos:

Jaime García Elías
MAY 18 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* “Chivas Gordas”

Cúmplanse o no los buenos deseos de los simpatizantes del equipo más popular de México, de que el Guadalajara esté a la altura de las circunstancias y de su propia historia, y de que aproveche la oportunidad que ahora mismo le da el destino para reverdecer laureles, el hecho consumado es que, hasta ahora, los rayados están convertidos en los animadores por excelencia de la “Liguilla” que hoy entra en la fase de Semifinales.

*

Dar a los rojiblancos el rango de grandes favoritos para llevarse el gato al agua en este certamen, es aventurado. Ni Roma ni los grandes equipos se hicieron en un día.

Así como tuvo sus Años de Vacas (o Chivas) Gordas, el Guadalajara tuvo también sus ciclos de Vacas (o Chivas) Flacas: alguna temporada en que coqueteó, a la par con el Atlas, con el fantasma del descenso a la entonces Segunda División; campañas de penurias financieras, en las que, en lo deportivo, la mediocridad fue la tónica…

*

La historia consigna dos etapas críticas: una, de 1993 a 2002, en que los dirigentes del Club Guadalajara, incapaces de darle solvencia financiera, dejaron la franquicia en manos de Salvador Martínez Garza (qepd); otra, una vez que los accionistas del Club vendieron las acciones a Jorge Vergara, en que, a raíz de las veleidades del actual propietario, de la falta de continuidad de los entrenadores y la ausencia de verdaderas figuras en el plantel, el equipo alternó las de cal con las de arena… hasta el punto de verse amenazado  de nuevo por el fantasma del descenso.

Entre el apoyo que se dio a Matías Almeyda y la incorporación —mediante los inevitables golpes de chequera— de jugadores como “Gullit” Peña, Brizuela, Calderón, “Gallito” Vázquez, Pineda, Pizarro y Pulido —más Pereira, Alanís y Cota—, amén de las aportaciones del “Chapo” Sánchez, Edwin Hernández, Ponce, Fierro y Cisneros y la madurez de Zaldívar, sucedió lo que hoy está a la vista: que, sin claudicar de su filosofía nacionalista —a la que debe, seguramente, buena parte de su popularidad—, el Guadalajara encontró los argumentos futbolísticos que le permiten competir, y no sólo hacer acto de presencia, en un campeonato en que todos los demás equipos pueden echar mano, de forma abusiva incluso, del recurso de subsanar sus carencias relativamente fácil, de importar, por carretadas, jugadores extranjeros. 

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.