Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 14:31 hrs

24°

Síguenos:

Luis Jorge Cárdenas Díaz
MAY 11 2017
Economía y fisco

Por Luis Jorge Cárdenas Díaz opinion@informador.com.mx

Reforma electoral

Las últimas reformas electorales han fracasado, son costosas y poco prácticas, sólo han servido para fortalecer económicamente a los partidos políticos. Los tribunales electorales no deberían existir pues sólo sirven para dirimir controversias entre los partidos políticos y sancionar a los candidatos que se salen de las normas oficiales; si todos obraran de buena fe y se apegaran a las leyes, no deberían existir estos costosos tribunales que, en todo caso, nomás deberían existir en época de elecciones, por lo menos si no trabajan, cobran todo el tiempo.

Se requiere de una legislación electoral que fomente la elección de candidatos que nos garanticen la administración de la justicia, la seguridad y el orden público, y para eso es necesario que las leyes electorales propicien la selección de los candidatos idóneos para lograr estos fines, pues hasta ahora el exorbitante costo de la democracia sólo nos ha conseguido gobernantes corruptos, desorden, delincuencia e impunidad.

Se requiere de una reforma electoral porque la gente ya está harta de la política; hay absoluta pérdida de la confianza, y un amargo escepticismo; la publicidad que nos pinta a los políticos como nuestros próximos salvadores es absurda y engañosa, ya nadie cree en ella. La gente ya no quiere votar, sabe que por cualquiera que lo haga las cosas no van a mejorar; que da lo mismo un candidato que otro. La masa popular se deja llevar por las falsas promesas de los candidatos populistas que son muy difíciles de cumplir pero que al igual que en las elecciones anteriores, todo quedará en promesas.

La realidad es que México está en un serio peligro de caer en el caos, de quedar en manos de políticos desquiciados que no nada más nos volverán a saquear, sino que pueden acabar con nuestro patrimonio y degenerar aún más la paz social, que corremos el serio peligro de que aumente la delincuencia, la corrupción, la impunidad.

La forma en que los partidos políticos escogen a los candidatos deja mucho que desear porque siempre hay en las cúpulas de los partidos pequeños grupos dominantes que son los que seleccionan a los candidatos, quienes a su vez están obligados a agradecer a aquellos a los que le deben el puesto y no a los votantes que los eligieron, los que finalmente no son más que el ingenuo instrumento que los llevó al poder.

La duda es: ¿la apertura política a los candidatos independientes nos llevará a un mejoramiento democrático que nos ayude a seleccionar mejores candidatos? Creo que vale la pena el esfuerzo de intentarlo, sobre todo porque de momento, mientras no se logre una reforma a fondo del sistema electoral, no tenemos una mejor alternativa. Por la lentitud con que está acostumbrado a trabajar el Poder Legislativo, ya es demasiado tarde para iniciar un movimiento social que nos lleve a una buena reforma electoral. Dejémoslo para mejores tiempos pero no en el archivo del olvido, sino como un ferviente deseo de mejorar este país, que es nuestra casa.

El enemigo a vencer en las próximas elecciones no son los malos candidatos, sino  el desánimo, la apatía, la abulia que genera el abstencionismo.

Luis Jorge Cárdenas Díaz

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores