Guadalajara, Jalisco

Martes, 19 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 17:19 hrs

27°

Síguenos:

Guillermo Dellamary
MAY 11 2017
Misiva

Por Guillermo Dellamary delamar@yahoo.com

¿Los corruptos también son mentirosos?

Desde luego que son muy capaces de ocultar, a sus familiares, el origen del dinero que obtienen.

Ya me imagino a un funcionario corrupto, revelándole a su esposa que la camioneta nueva que le regaló, la compró con las “mochadas” que recibió meses antes.

O que la nueva casa que construyeron, es producto de las negociaciones “chuecas” que acaba de hacer con unos empresarios.
O el hombre de negocios que recibió un jugoso contrato con el Gobierno a base de “componendas” y le confiese a sus amigos que el crecimiento de su empresa se basa en la corrupción.

¿Qué agente de tránsito, o policía federal de caminos, o agente aduanal, corruptos, va a confesar, que parte de su patrimonio es producto de la corrupción diaria en su trabajo?

En consecuencia los corruptos tienen que ocultar la verdad del origen de parte de su dinero, y eso los lleva directamente a tener que mentir, engañar, disfrazar, encubrir y hacer todo tipo de maniobras, con tal de que no se conozcan sus operaciones deshonestas.

Muchas familias de empresarios y funcionarios deshonestos, realmente nunca recapacitan que los lujos que se dan, tienen su origen en la corrupción. El dinero lo gastan sin reflexionar de dónde viene. Y la lógica es que supongan que su esposo o papá, se lo gana bien y debido a su profesionalismo y éxito laboral.

Quiero tan sólo pensar, qué pasa cuando la esposa o los hijos se enteran de que el hombre de la casa es un corrupto. Desde luego lo negarían y se sentirían ofendidos. Por lo tanto si en México hay tanta corrupción, es lógico pensar que hay todo un sistema de encubrimiento y forma de “lavar” el dinero sucio, a la hora de gastarlo en y con la familia.

Muchos hombres corruptos son expertos en manejar, con elevada inteligencia, el dinero que ganan. Precisamente para que no sea fácil que sus propios seres queridos sepan de dónde viene. Y la idea más frecuente, es aparentar que las cosas están saliendo muy bien y que sus ingresos y patrimonio son producto de su gran capacidad de trabajo y de fórmulas exitosas de hacer negocios. Por eso la compra venta de bienes raíces es una fórmula muy eficaz.

Ciertamente hay muchas esposas que sí sospechan de la corrupción de su marido, y hay casos en que son verdaderas cómplices. Pero la mayoría de las veces prefieren hacerse de la vista gorda, porque les beneficia directamente el enorme caudal de dinero que les llega para gastar. Y la verdad, la moral en estos casos no es tan importante. Eso sí, en caso de infidelidad la moral es muy estricta y exigente. Pero no en el origen sucio del dinero. Por eso he conocido propuestas jurídicas que pretenden involucrar a la pareja en los casos de corrupción u organización delictuosa.

En la psicología de la identidad del mexicano, como hemos venido estudiando los últimos años, entender este aspecto de la corrupción y la familia es fundamental.

 

Guillermo Dellamary

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores