Guadalajara, Jalisco

Martes, 19 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 17:14 hrs

27°

Síguenos:

Carlos Enrigue
MAY 7 2017
Ayer decíamos…

Por Carlos Enrigue carlosenrigue@hotmail.com

Temporada de estío

Por ser redundante no voy a tratar ni de lejos la cantidad de pillerías que muchos gobernantes -sobre todo en su modalidad de ex gobernantes- son señalados por los medios y por el clamor popular que poco se le haría que los quemaran en leña verde, acusaciones que en muy pocas ocasiones llegan a tener efectos.

Por dar un ejemplo cito el caso de nuestra H. Cámara de Diputados cuya fama de tirar el dinero es relatada por los medios; pues en 2015, en que muchos acusan despilfarros su presupuesto era de 949’513,627 (que incluía la auditoria) lo que dividido entre 39 padres conscriptos nos resultaba un gasto de 24’346,563 por cada legislador, pero, eso era antes, ahora entraron puros y purísimos, que incluso dicen cobrar menos y renunciar a prebendas. y el presupuesto, que también incluye la auditoria para 2017, es de 1,005’361,389 que dividido entre los mismos 39 diputados (cuyo número por fortuna no ha crecido) da la suma de 25’778,497 y aunque hay propuestas de disminuir el número de diputados yo nunca he oído de ninguna propuesta de reducir el presupuesto y a mi no me importaría que hubiera 1000 diputados, lo que me aflige es el costo.

Sin duda estamos entrando a la época más triste de la vida habitual de los mexicanos: la temporada electoral, donde prevalecen todo tipo de perversidades y mentiras de los aspirantes a algo, algo, claro está, relacionado con un presupuesto y es que estos son difíciles, muy difíciles de igualar, sin importar la bonanza económica del candidato; por rico que sea un candidato piense usted que un jerarca que administre una ciudad como Guadalajara tendrá en su periodo para gastar como treinta mil millones de pesos. Si es aspirante a la gubernatura accederá a un presupuesto anual de aproximadamente cien mil millones anuales, esto es seiscientos mil millones en su periodo y si es el suertudo que llega a la grande andarán sus presupuestos anuales como cinco millones de millones de pesos y eso es mucho dinero y no creo que haya alguien tan rico que goce de ese rango de ingresos y eso si no decidieran aumentar las deudas municipales, estatales y federales, lo que si bien hipotéticamente puede darse no es muy común que lo hagan.

También algunos de ellos dicen que su aspiración no es por ambición económica sino que tienen unas ansias naturales de servir al prójimo, cosa que dudamos quienes no tenemos ese amor por la humanidad y yo creo que si fuera cierto nuestro país tendría una producción de bondad que la misma Teresa de Calcuta hubiera envidiado.

Otra singularidad de los candidatos es el relatarnos todo lo que han hecho por nosotros tan malagradecidos con su bondad y exponen una cantidad de acciones -hechas claro con presupuesto- pero yo, a la mejor por amargoso que soy creo sinceramente que si fueran ciertas las buenas obras que presumen, el pueblo estaría enloquecido de felicidad. Asi que yo creo que la mayoría de acciones gubernamentales no son benéficas y las que lo son, son muy caras.

 

@carlosmorsa

Carlos Enrigue

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores