Guadalajara, Jalisco

Martes, 30 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 00:25 hrs

23°

Síguenos:

Jaime García Elías
ABR 24 2017
Entre veras y bromas

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

– Trump cumplirá…

Ahorremos saliva: si Donald Trump ya dijo y ahora reitera que México pagará  el muro que él ya decidió construir en la frontera Sur de los Estados Unidos, lo va a cumplir. Cuando la obra esté concluida, lo mismo si ornamentada o no con una réplica en glorioso tecnicolor de su vera efigie en alguno de sus puntos más emblemáticos, a la manera de los bustos de Washington, Jefferson, Theodore Roosevelt y Lincoln en Monte Rushmore —una pena que Gutzom Borgium ya no viva para esculpir el “menumento”—, Trump podrá proclamar, satisfecho, volteando hacia territorio mexicano, su victoria: “¿No que no…?”.

-II-

Considerando las particularidades de la relación comercial entre los dos países, y principalmente, de qué lado del pan está —en el caso— la mantequilla, Trump puede encontrar tanto en las divisas de los mexicanos residentes en la Unión Americana como en las cargas fiscales de las exportaciones mexicanas, resquicios para conseguir los recursos con que va a financiarse su personal versión de la Muralla China o del derruido Muro de Berlín. Por lo demás, está en todo su derecho de hacer cuanto le plazca, sensato o disparatado, pertinente o aberrante, para reforzar la seguridad de su país y de sus habitantes.

El meollo del asunto —“The question”, diría Hamlet— es que la construcción de un muro, por inexpugnable que sea, en la frontera entre su país y el vecino indeseable que de manera sistemática le envía ladrones, violadores, narcotraficantes y demás ralea de delincuentes, no va a constituir, ipso facto, como por arte de magia, la solución a los más agudos o acuciantes problemas de inseguridad de los Estados Unidos…

-III-

Los autores de los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y al Pentágono, no ingresaron a la Unión Americana a través de la frontera con México; los suministros de droga que demandan —con la correspondiente complacencia de las leyes de su país— los consumidores norteamericanos, no llegan en las míseras valijas de los infelices que eluden a la Border Patrol a través del Desierto de Arizona para buscar en los Estados Unidos las perspectivas de sobrevivencia que se les niegan en “el patio de atrás”.

Conformes, pues: México pagará —a la buena o a la mala, a corto o a largo plazo— el monumental capricho de Trump. Ya el tiempo acabará por exhibirlo como un necio… tanto en la acepción de terco como en la de estúpido.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores