Guadalajara, Jalisco

Domingo, 23 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 08:55 hrs

17°

Síguenos:

Maya Navarro de Lemus
ABR 21 2017
Mujeres que dejan huella

Por Maya Navarro de Lemus mayalemus@hotmail.com

Lilia Ruiz Chávez

Mañana día 22 de abril se cumplen 25 años de una de las tragedias que han enlutado nuestra ciudad: Las explosiones en el Barrio de Analco. Este artículo es una remembranza de la entrevista que le realicé hace 13 años a Lilia Ruiz Chávez. Por lo cual deben estar obsoletos —algunos datos— porque aún creo, las heridas físicas y emocionales siguen sin cicatrizar.

Lilia compartió conmigo lo sucedido a su persona: “A consecuencia de las explosiones, pierdo una pierna y me someto a 19 cirugías, con resultado irreparable. Tuve sentimientos de coraje, dolor, tristeza; cuando nos sucede, siempre la pregunta es, ¿por qué a mi? Saqué valor y decidí salir a la calle,  sentía pena que me vieran las personas sin mi extremidad. Sólo quien lo ha sufrido está en capacidad de entenderlo. Adaptada ya mi prótesis; fueron 10 meses de labor de los médicos en el  Hospital General e iba cada tercer día. Con mi pierna artificial ya puesta y con  mi andadera, me incorporé dentro de mis limitaciones, y posterior a esta historia tremenda intenté hacer mi  vida. Mi marido había perdido sus 2 carpinterías en la zona siniestrada y, paradoja de la vida, al no tener su trabajo, se dedicó a cuidarme, y a mis hijos también que estaban pequeños. ¡Habíamos perdido todo!”.

“Fondo Jalisco se ofreció a prestarnos 15 mil pesos y pagamos 11 mil, quedamos  a deber cuatro mil, viéndonos en la necesidad de hipotecarla. Estas cosas se dicen  en minutos, pero vivirlas lleva mucho tiempo, poder asimilarlo; más. Mi marido se volvió diabético por lo sucedido. Me di a la tarea de conocer al resto de los lesionados. Sí, mi caso era terrible, el de ellos era peor. La pérdida de mi pierna conlleva un dolor inenarrable, pero tenía hogar y familia, dándole  gracias a Dios. Los otros  siniestrados habían perdido su hogar, seres queridos, y, muchísimos en la total orfandad. Me dije ¡Lilia!, no se vale que llores, ésta gente ha perdido más. Las explosiones me ocurrieron cuando  me trasladaba en un camión urbano; mi carro estaba en el taller. Creí que nunca volvería a conducir y posterior a 4 reconstrucciones de la pierna completa, tuve el coraje de volver a manejar.  Una de las experiencias más traumáticas fue: Cuando me llegó una factura de un ataúd a mi nombre para sepultar mi pierna. Esto me impulsó a iniciar hacer algo por los demás lesionados. Pegué carteles en escuelas, mercados, con un texto que decía: “Sí fuiste lesionado por las explosiones del 22 de abril, comunícate con Lilia Ruíz Chávez”.

El Patronato de Reconstrucción, formado con dinero donado por Plácido Domingo y Vicente Fernández. PEMEX, dio una cantidad como donativo, no como responsable de la catástrofe. Se fueron enlistando afectados y formaron una Asociación Civil dirigida por Lilia Ruíz. Siendo su primer objetivo: recaudar una pensión de  600 pesos, para salud, despensas, becas para niños desamparados. Cifras de dinero, que  hace 13 años que la entreviste, recuerdo me parecieron ofensivas… hoy me parecen insultantes.

“El Patronato dio a quienes habíamos perdido una parte del cuerpo 53 mil pesos, a los deudos de muertos 48 mil. Con esa cantidad sobrevivieron para pagarse: comida, médicos, sillas de ruedas, medicinas. Mi prótesis costó 22 mil 500 pesos, mi cuerpo era un mapamundi de cicatrices, sólo un brazo de mi anatomía no se lesionó. Yo pagué, andadera, silla de ruedas y mis muletas. Agotados esos recursos, fuimos 84 seres en la pobreza y lesionados a Palacio de Gobierno a ser escuchados; los medios se interesaron en nosotros y nuestra causa fue creciendo. Los beneficios eran enviados en tiempos electorales, pasados estos, nos los retiraban y así hemos sobrevivido y luchado. La Federación envió 11 millones para los afectados al Patronato, cinco millones se perdieron, el resto  fue para  formar el “Fideicomiso de Apoyo”, que provee nuestras pensiones, nuestra Asociación Civil no interfiere en el dinero del Fideicomiso. Las otras garantías nos fueron retiradas. Hemos intervenido el gobierno en 6 ocasiones, para que restituyan la pensión y atención médica. PEMEX debe responsabilizarse para aliviar todo este desastre humano”.

Juzgue usted  pasados 13 años… si se les hizo justicia a las personas lesionadas.

Maya Navarro de Lemus

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores