Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 17:43 hrs

23°

Síguenos:

Carlos María Enrigue
ABR 20 2017
Reconcomios

Por Carlos María Enrigue carlos_enrigue@hotmail.com

Encerrando a Duarte

El sábado de gloria muchas personas recibieron con un relativo beneplácito la noticia de la detención del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte. Sin embargo, cabe decir, conforme pasan los días dicha detención ha generado un sabor semiamargo que provocó que el presidente lanzara su finísima frase respecto a embonaduras.

A esto, creo que uno debe recordar que en la primera y segunda detención de El Chapo Guzmán, se dio una circunstancia similar y que, por lo mismo, significa que nuestras autoridades no han puesto atención a las sesudas y profundas recomendaciones que se han hecho en este espacio de altísimos vuelos intelectuales.

Por ello, se sugiere que se suelte a Duarte para comenzar la cacería desde cero y que entonces se parta de las siguientes premisas: (i) Que no haya ninguna elección en ninguna parte de la república. Es importantísimo que, en aras de mostrar que la voluntad exclusiva que impulsa a nuestras autoridades a cumplir con su mandato constitucional, no exista el menor atisbo de especulación electoral al respecto de detenciones, obra pública, prestación de servicios o cualquier otra cosa que, en el fondo, sea algo positivo, puesto que resulta aberrante que un partido político haga cosas buenas por el ánimo de continuar en el ejercicio del poder – todos sabemos que los partidos políticos se componen por personas a quienes única y exclusivamente les interesa servir.

Así, dado que cada año hay elecciones aunque sea municipales en Tlaxcala, mejor sería desaparecer a las agencias de procuración de justicia puesto que cuando hagan alguna detención importante lo relevante va a ser que no se hizo algo positivo sino que se buscaba algún fin oculto.

(ii) Que se elimine el material en el que se limite o desvíe la responsabilidad de Duarte por parte de AMLO. Nuevamente, muy mal que esta detención se haya dado después de una elección local en la que el muy santísimo señor se dedicó a decir que a Javier Duarte lo perseguía Salinas – y por consiguiente ya lo había chupado el diablo.

Por ello, previo al juicio y a las elecciones de 2018 será requisito sine qua non el que se borre de la historia – al estilo de 1984 – todo trazo que pueda usarse para exponer cómo alguien puro hizo una defensa del canalla de Javidú.

(iii) Que detengan al mismo tiempo a todos los políticos corruptos. Bueno, uno puede decir, ya detuvieron a Duarte, pero por qué no detienen a x —inserte aquí el nombre de su rival político favorito— lo cual es del todo cierto, puesto que no tiene chiste el que sigan otros ladrones en la calle si solo se detiene a uno.

Para eso se recomienda ampliamente el elaborar una lista masiva de todos aquellos que nosotros sabemos o creemos son unos bandidos y, una vez conformada, citarlos a todos al Estadio Azteca —suponemos la lista será larga— y ahí, con su plena disposición, realizar un arresto masivo y así librar al país de tan funestas fuerzas.

(iv) Que la detención se haga un día que no haya fútbol. El futbol y Televisa son responsables en un cincuenta por ciento de idiotizar a esta raza de bronce, así que la detención masiva propuesta deberá hacerse un día que no haya futbol para que así la población pueda revisar lo que dice John Ackerman y no distraerse con un Puebla contra Jaguares que acabó en un 0-0.

Carlos María Enrigue

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores