Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 17:34 hrs

24°

Síguenos:

Salvador Camarena
ABR 19 2017
LA FERIA

Por Salvador Camarena camarena_ny@yahoo.com

Mancera tiene miedo

El gobernante de la capital se ha distinguido por la opacidad en torno a la información sobre cómo financia vuelos que hace al interior de la República y al extranjero. Aquí una nota vieja al respecto (http://bit.ly/2oLxaW0). Pero eso es una constante.

Hoy sabemos que a Mancera tampoco le gusta que la ciudadanía que le votó (y la ciudadanía en general) sepa a dónde y con quién viaja cuando utiliza alguno de los helicópteros de la Secretaría de Seguridad Pública.

La semana pasada Animal Político reportó que desde su llegada al poder, en diciembre de 2012, el jefe de Gobierno ha hecho un centenar de viajes en helicópteros de la SSP. (http://bit.ly/2oLxaW0)

Según información obtenida por ese portal, Mancera voló en esas naves 36 veces en 2013, 33 en 2014, 15 en el 2015 y 16 en el 2016.

¿Son muchos o son pocos esos viajes? Ni idea. Dado que el Gobierno de la capital se empeña en ocultar datos específicos sobre esos vuelos, al ciudadano se le cancela la posibilidad, de elemental sentido democrático, de formarse su propio criterio sobre la utilización de esos helicópteros.

Por esa misma opacidad, la ciudadanía tampoco podrá responder una cuestión más importante: muchos o pocos es relativo, lo clave sería saber si recurrir a ese medio de transporte fue lógico o pertinente.

Una pista para ello sería conocer los destinos de esos vuelos y las personas que viajaron en los mismos.

Pero eso Mancera no quiere que lo sepa nadie. O por lo menos pretende que no se sepa antes del 2020, fecha en que se romperá la reserva que el jefe de Gobierno decretó imponer a las bitácoras de sus 100 vuelos.  

Animal Político obtuvo el número de vuelos, pero nada más: las autoridades se niegan a informar destinos o viajeros. Y lo hacen con un argumento digno de Irak o Siria.

El jefe de Gobierno que se ufana de la seguridad que vive la capital (según él), hizo que la Secretaría de Seguridad Pública a su cargo contestara lo siguiente sobre la decisión de ocultar la bitácora sus vuelos:

“Dicha información podría ser utilizada por la delincuencia para identificar a los mandos que operan y se trasladan en dichas aeronaves los cuales podrían ser objeto de ataques y represalias, además de estar en posibilidad de plantear un esquema de los itinerarios de las aeronaves de la Secretaría de Seguridad Pública, boicotearlas e inclusive derribar las mismas”.

Mancera, ese que niega la inseguridad de las calles, cree que esa (inexistente) delincuencia de la que (injustificadamente) se quejan los (ingratos) capitalinos sería capaz de tumbarle helicópteros al Gobierno de la ciudad por el solo hecho de informar sobre los destinos y la compañía que tuvo en sus viajes aéreos de los cuatro primeros años de su (es un decir) Gobierno.

Sería más deseable que Mancera se sincerara y nos dijera: es que tengo miedo, tengo miedo de que sepan a quién subo y a dónde viajo en vehículos oficiales.

Porque lo contrario, aseverar que con soltar esa información la delincuencia que opera en la ciudad sería capaz de derribar helicópteros, generaría terror. Qué bueno que el líder se oculte para estar seguro. Desde acá abajo lo saludamos los mortales.

Y pensar que un día tuvimos un jefe de Gobierno que se movía en Tsuru.

Salvador Camarena

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores