Guadalajara, Jalisco

Sábado, 29 de Abril de 2017

Actualizado: Abr-28 20:40 hrs

28°

Síguenos:

Pablo Latapí
ABR 13 2017
Errante peregrino

Por Pablo Latapí platapi@hotmail.com

In Memóriam, Jimmy

Hoy jueves de Semana Santa, y aprovechando este espacio que generosamente me presta cada 8 días EL INFORMADOR, quiero hacer un alto en el camino para recordar a un buen amigo que hace unas semanas se nos adelantó.

Jimmy

Curioso pero aunque podría averiguarlo porque tenemos varios amigos en común nunca conocí su verdadero nombre. Siempre fue, y será Jimmy el más famoso taquero de Talpita, este barrio tan emblemático de la que llamamos la Gran Guadalajara.

Lo conocí hace ya varios años cuando yo acababa de llegar a esta ciudad. Fue Luis Valles, “El Gurú”, amigo y compañero camarógrafo de TV Azteca quien después de una cobertura periodística me llevó a media mañana a esa esquina en Talpita en que Jimmy tenía su puesto de chamorros y tacos. Tampoco recuerdo exactamente cuál es la esquina porque desde el primer día que fui grabé la ubicación en el GPS de mi teléfono y desde entonces llego en automático hasta los tacos.

Ir con Jimmy siempre fue divertido: él, atlista recalcitrante, y yo chiva irremediable, invariablemente discutíamos y platicábamos de futbol, siempre echando carrilla, a tal grado que varias veces personas que pasaban por ahí se detenían para escuchar los alegatos y eventualmente participar en ellos.

Memorables aquellas convivencias independientemente de si Atlas o Chivas iban bien o mal en el torneo.

Difícilmente Jimmy me dejaba pagar la cuenta, por lo que yo abusando de mi altura y de su corta estatura ponía el dinero en el techo del puesto de tal forma que bajarlo le iba a tomar por lo menos unos 15 minutos, tiempo suficiente para que yo ya hubiera tomado camino.

Ahí con Jimmy viví también una de las más memorables y aleccionadoras anécdotas que me han ocurrido en Jalisco.

Él, con su exultante generosidad tapatía, invitaba todas las mañanas a comer chamorro y tacos a un ciego de muy escasos recursos que vivía en el rumbo, y que paraba ahí antes de empezar su jornada.

Varias veces coincidí con el invidente frente a los tacos y chamorros de Talpita. El día que le conocí, para no variar Jimmy y yo estábamos enfrascados en uno de nuestros alegatos sobre Atlas y Chivas y el invidente me reconoció por la voz.

De alguna forma se metió en la discusión pero de pronto dijo con total solemnidad:

• A mí me dijeron que yo volvería a ver el día que Atlas fuera campeón…

Se hizo un silencio casi dramático ante tal afirmación.

Hasta que continuó:

• Pero ya valí, ¿verdad?

Fue el más memorable de tantos días vividos ahí, con Jimmy, hasta que un día cualquiera su comadre Silvia me llamó por teléfono para informar que “mi atlista” favorito, a pesar de ser un hombre en plena madurez, había fallecido víctima de un infarto fulminante.

Descanse en paz.

Pablo Latapí

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores