Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 24 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 10:26 hrs

23°

Síguenos:

José M. Murià
ABR 7 2017
Replicando y en la procesión

Por José M. Murià jm@pgc-sa.com

La defensa de las remesas

Cada vez se hace más presente el deseo de ayudar a migrantes mexicanos en Estados Unidos y Canadá a defender y sacar mayor rendimiento de sus divisas.

Es el caso de que hay mecanismos de envío de dinero que resultan leoninos, pues llegan a quedarse hasta con el 30% de la suma remitida a los familiares de México.

De ahí que hasta hayan surgido organismos no gubernamentales, incluso fuera de México, algunos muy bien intencionados y otros no tanto, para orientar a nuestros paisanos sobre la mejor forma de hacerle llegar los centavos a sus familiares.

Para realizar tales funciones hubo, hasta hace poco, una empresa de voluntarios en el Sur de California, llamada Ollinia (en náhuatl “movimiento”), que educaba financieramente a mexicanos y coadyuvaba a arreglar sus historiales de crédito. Hay otra, en el Bayside Comunity Center, financiado por Wells Fargo que hace lo mismo. Supongo que debe haber más, pero el horizonte que requiere tal atención es enorme.

En reciente artículo de Excélsior, Arturo Zamora, todavía senador por Jalisco —que es un Estado que recibe buena cantidad de tales remesas—, puntualizaba que más del 4% de los hogares mexicanos depende casi por completo de ellas, además de que, a lo largo del año pasado ingresó al país, por este concepto, la friolera de casi 540 mil millones de pesos ($540,000,000,000.00). ¡No es poca cosa! Según dicen los expertos, esta es la mayor fuente de divisas de nuestro país, misma que, además, coadyuva a mantener el dólar menos alto.  

Zamora subraya, con justa razón, que aparte de conveniente, cuidar tal dinero resulta humanamente obligatorio, máxime que son producto de esfuerzo personal, con frecuencia extremadamente grande, de gente honrada y chambeadora, y va directamente a manos que lo necesitan sobremanera. Bien puede decirse que es un derecho humano que tales fondos lleguen con la mayor celeridad y la menor merma posible a sus destinatarios.

En consecuencia, vale sustentar que la iniciativa trumpista de imponerle tributos a tales envíos podría llegarse a considerar una suerte de crimen de lesa humanidad.

El secretario de Hacienda, Antonio Meade, ya sacó las uñas contra tal pretensión, como debe ser, ojalá que el señor canciller Videgaray, que no ha resultado ser un buen alumno en materia diplomática con respecto de América Latina, por lo menos ayude a defender bien este punto en las negociaciones que deberá llevar a cabo con sus amigos gringos.

Hace mucho que debió haberse hecho algo así pero, a fin de cuentas, del mismo secretario Meade, ha partido la iniciativa de que la banca de desarrollo mexicana facilite, otorgue seguridad y reduzca el costo de los trámites, además de que brinde sistemáticamente y de buen modo información financiera básica a nuestros paisanos. Halaga sobremanera que el Gobierno mexicano tome cartas en el asunto. Ojalá que ello se concrete muy pronto.

 

José M. Murià

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores