Guadalajara, Jalisco

Lunes, 26 de Junio de 2017

Actualizado: Jun-25 22:29 hrs

18°

Síguenos:

Jaime Gallardo
ABR 2 2017
Marca personal

Por Jaime Gallardo marcapersonal.informador@gmail.com

Medio lleno o medio vacío

Cuatro fechas del Hexagonal Final se han disputado. Con lo recorrido hasta ahora, la Selección Mexicana está claramente perfilada para llegar al Mundial de Rusia, de hecho, con el paso que lleva el conjunto de Juan Carlos Osorio seguramente obtendrá con inusual anticipación su boleto.

Uno de los objetivos que la FMF le estableció al estratega colombiano cuando lo contrató fue calificar al Mundial de Rusia sin los sobresaltos que se padecieron en los dos procesos anteriores, que calificaron a los mundiales de Sudáfrica y Brasil. Esa asignatura está a punto de concretarse, pudiéndose finiquitar en la Fecha FIFA del mes de junio en la que el Tri recibirá en el Estadio Azteca a Honduras y Estados Unidos.

Si el pase al Mundial ruso se amarrara en estos dos cotejos, se realizaría el deseo de la Comisión de Selecciones y del Cuerpo Técnico de ir a la Copa Confederaciones ya inscritos en la Copa Mundo que ya tiene a su primer invitado surgido de las eliminatorias: la Selección de Brasil.

Posiblemente más de alguno ya paladea el poder cantar “nos vamos al Mundial” tendiendo entre la audiencia del coloso de Santa Úrsula, ni más ni menos que a la Selección de Estados Unidos.

Se le tiene que dar el reconocimiento tanto a Juan Carlos Osorio como a los jugadores por la forma como están llevando la parte final de la eliminatoria, con lujo de facilidad, reconquistando la hegemonía perdida desde hace ocho años. Desde el proceso del Ricardo La Volpe no se veía a un equipo mexicano tan dominador en el Hexagonal Final.

Con una necesidad de ganar como fuera, el equipo de “Chepo” y en su breve relevo de Víctor Manuel Vucetich, el Tri ni ganaba ni gustaba. Ahora, con Osorio, gana, aunque no gusta del todo; en la eliminatoria pasada entre De la Torre y Vucetich lograron dos triunfos en 10 partidos, con el colombiano en cuatro encuentros se cuentan tres victorias.

Pero una vez que se logre la calificación ¿qué sigue? Sin duda la respuesta tiene que ser el lograr la mejor preparación para llegar de la mejor forma a la Copa del Mundo.

Con las estadísticas como un poderoso aliado, hay poco que objetarle al trabajo de Osorio, pero en ese poco estaría el reiterado tema de las rotaciones, el tener un cuadro base que evidenciara un entendimiento tal que se viera reflejado en un eficiente funcionamiento colectivo.

Queda claro que ante rivales del área, el Tri no tiene problema, pero al entrenador sudamericano no lo trajeron nada más para calificar, sino para hacer algo más que sus antecesores en el que dirigieron al equipo mexicano en un Mundial, aquí es donde entra la duda sobre qué tan efectiva pueda ser la forma de trabajar de Osorio ante equipos de alto de nivel, teniendo como antecedente la goleada sufrida ante Chile.

Así como se está cerca de la calificación al Mundial, también se está muy cerca de la Copa Confederaciones, que puede despejar la duda del verdadero nivel del equipo de Juan Carlos Osorio.

Jaime Gallardo

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores